Paula Fernández Seijo: "Los testimonios de víctimas de violencia sexual me marcaron"

Un viaje de 7 meses a India cambió la percepción del mundo de esta mujer, que trabaja para la Onu en el Cuerno de África y fue designada Arzuá do Ano
Paula Fernández Seijo. EP
photo_camera Paula Fernández Seijo. EP

Existen individuos cuyo espíritu altruista y compromiso con la justicia social les lleva a dedicar sus vidas a la ayuda humanitaria sin recibir apenas reconocimiento. Paula Fernández Seijo es una de esas personas excepcionales cuyo trabajo ha dejado una huella profunda en comunidades de todo el mundo. Originaria de la parroquia de Dombodán, en Arzúa, esta periodista se ha convertido en una figura inspiradora en el ámbito de la cooperación internacional, con una trayectoria de 15 años dedicados a promover, entre otras cosas, los derechos de las mujeres y niñas en contextos de conflicto.

¿Qué le motivó a convertirse en cooperante internacional?
Tras acabar mi carrera de periodismo, viví una experiencia transformadora en un viaje de siete meses a India. Allí viví en primera persona las duras realidades de las comunidades más desfavorecidas. Sentí una llamada a la acción.

Han pasado muchos años desde aquello y no ha perdido el tiempo.
Decidí dedicarme a un periodismo más comprometido, desilusionada por la escasa cobertura de temas sociales. Comencé mi carrera en el campo del desarrollo en El Salvador y, más tarde, en Bruselas, donde gestioné proyectos de ayuda huminataria para Bangladesh o Haití, y en prevención de desastres en América Latina.

Pronto se dio cuenta que su pasión estaba en el propio terreno.
Exacto. En 2013 llegué a Colombia. Durante siete años tuve el privilegio de formar parte de equipos que lideraron campañas muy exitosas en colaboración con diversos organismos internacionales.

Después llegó el covid y pasó a formar parte de la bolsa de personal de emergencias de Naciones Unidas.
Sí, y me llamaron para apoyar la respuesta al conflicto en el norte de Etiopía, donde vivo ahora. Forma parte del UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas).

¿Cuál es su papel específico?
Mi labor se enfoca en coordinar las actividades de comunicación de la organización en Etiopía. Esto implica establecer relaciones con los medios, desarrollar las capacidades técnicas del personal en comunicación, y llevar a cabo acciones de incidencia sobre los derechos de las mujeres y niñas.

Realizan labores especialmente sensibles y complejas.
Sí, buscamos erradicar el matrimonio infantil, la mutilación genital femenina, la violencia sexual en situaciones de conflicto, así como promover los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y niñas. Para mí, como activista por los derechos de la mujer, este trabajo es un sueño hecho realidad.

Ha tenido que vivir experiencias impactantes como cooperante.
Sin duda, es difícil quedarme con una. Por ejemplo, en Etiopía, me marcaron mucho los testimonios de mujeres víctimas de violencia sexual. Pienso en Mulu, una mujer obligada a casarse con su violador debido a una práctica tradicional todavía vigente en algunas zonas. Son experiencias difíciles de digerir y no se me olvidarán.

¿Qué sensación le deja haber realizado trabajos humanitarios?
Han dejado una huella profunda en mí. La verdad es que estos años han sido un viaje enriquecedor y gratificante, lleno de aprendizajes, desafíos y oportunidades de crecimiento personal y profesional.

¿Cómo describiría la experiencia vivida en tantos lugares y culturas distintos?
Ha sido un recordatorio poderoso de la riqueza que surge del intercambio intercultural y la colaboración global. Me ha enseñado la importancia de la empatía, la adaptabilidad y el respeto por la diversidad. Me ha desafiado a cuestionar mis propias suposiciones. Un aprendizaje constante.

"Me llena de orgullo participar en trabajos que han mejorado la vida de las personas"

Los trabajos de Paula Fernández han contribuido a la promoción de los derechos humanos, la igualdad de género y la justicia social en diferentes partes del mundo.

¿Cuál es la mayor satisfacción que ha tenido en su carrera?
Me llena de orgullo haber trabajado en proyectos que han tenido un impacto positivo en la vida de las personas más vulnerables, sobre todo en mujeres y niñas afectadas por lugares en conflicto.

¿Qué aspectos cree que la gente no entiende de su trabajo?
A menudo, suele pasar desapercibida la complejidad y la diversidad de las situaciones en las que intervenimos. Esto no es un voluntariado de un mes y hasta luego.

¿Qué consejos le daría a alguien que esté considerando una carrera en la cooperación internacional?
Además de formación académica, es importante desarrollar habilidades específicas en este campo. Después, la pasión por hacer un cambio positivo en el mundo será fundamental para sobresalir en la profesión.

"No contemplo una vuelta a España por el momento"

Recientemente Paula Fernández Seijo fue distinguida con el premio Arzuá do Ano 2023 en la Festa do Queixo celebrada en su localidad natal.

¿Qué siente al recibir este galardón?
Me siento profundamente honrada y agradecida con el Concello de Arzúa por haber pensado en mí para este premio. Aunque no lo pude recoger en persona, aprovecho para dedicárselo a todas las mujeres de Galicia, especialmente a las mujeres del rural, que son el corazón y el alma de nuestra tierra

¿Cómo se mantiene conectada con su hogar?
Procuro mantener una comunicación constante con mi familia y amigos a través de llamadas telefónicas, videollamadas y mensajes. Después de tantos años fuera, se siente la distancia. Aunque Galicia siempre será mi tierra natal, con el tiempo uno comienza a sentirse como un ciudadano del mundo.

¿Cómo se ha adaptado a la vida en un entorno tan diferente al gallego?
Ya es lo normal, una costumbre. Se ha vuelto tu manera de ser y ver el mundo. Echará de menos la comida... Cuando vives en un país sin acceso al mar, como es mi caso siendo gallega, definitivamente lo que más extraño es el marisco fresco y los pescados de Galicia.

¿Ha valorado regresar?
Por el momento no contemplo una vuelta a España. Como oficial humanitario es difícil saber cuál será tu próximo destino, pero me gustaría seguir trabajando por los derechos de mujeres y niñas en África o Asia. Todavía queda mucho por hacer aquí en este sentido.

¿Cómo ha influido su origen gallego en su trabajo?
Ser gallega ha ayudado mucho (risas). La cultura gallega, arraigada en valores como la solidaridad o la empatía ha influido en mi enfoque hacia el trabajo humanitario.

¿Qué actividades disfruta en su tiempo libre en Etiopía?
Me gustan las actividades que me permiten conectarme con la naturaleza. Me encanta viajar por las impresionantes tierras altas etíopes, descubriendo sus paisajes únicos o conocer sus diversas comunidades. Disfruto especialmente de hacer senderismo en las montañas y explorar los parques naturales del país.

Comentarios