lunes. 26.08.2019 |
El tiempo
lunes. 26.08.2019
El tiempo

A Ulloa, tierra de leyenda

José María Blanco Corredoira, en la presentación de su libro en Madrid. EP
José María Blanco Corredoira, en la presentación de su libro en Madrid. EP

El halo de misterio que envuelve la comarca ulloana centra la última obra del autor Blanco Corredoira, un madrileño con raíces palenses

SI existe una comarca mística por excelencia esa es A Ulloa. En sus frondosos parajes al borde del río Ulla el visitante puede perderse en un mundo de fantasía. Cada pequeño rincón esconde mil y una leyendas que hablan de tesoros escondidos, castillos imperturbables, meigas o milagros inexplicables. Una tierra hermosa donde las haya con una riqueza patrimonial única que ya inspiró en su día a la escritora gallega Emilia Pardo Bazán en su novela más conocida.

El paraje que se extiende entre los concellos de Palas de Rei, Monterroso y Antas de Ulla guarece infinidad de historias legendarias que gracias a la sabiduría popular y a la tradición oral han resistido al paso del tiempo. Relatos que dejan volar la imaginación y que ahora un autor madrileño con raíces en la zona ha recopilado en su última obra: El secreto de Amarante.

«El amor por esta tierra me llevó a indagar en su historia. De esa pasión surgió la curiosidad por conocer que era lo que se escondía detrás de esas hermosas iglesias, pazos o fortalezas que me encandilaron siendo un niño», explica José María Blanco Corredoira, nacido en Madrid, pero con corazón ulloano. Se reconoce como un gallego más en la diáspora y admite que los largos veranos que pasó en la tierra de sus abuelos -de la parroquia palense de San Miguel de Coence - y de su madre - oriunda de Palas- le marcaron de por vida. «Desde siempre presté mucha atención a las historias que los lugareños me contaban y con este libro me propuse darles forma y ponerlas en relación con un contexto histórico», explica el autor.

Fábulas en torno al castillo de Pambre, historias de crímenes encubiertos, acusaciones de brujería en Amarante o relatos sobre los condes de Borrajeiros son algunas de las historias que compila esta obra. «En todos hay algo insólito, pero me atrevería a sugerir tres muy distintos. "Pambre y su ángel", sobre la leyenda de cómo perduró este castillo; Hérmora y su enigma, que trata sobre un crimen encubierto durante años o Galicia en dos madres, sobre la emigración».

Un compendio de una veintena de cuentos en los que se alterna el transfondo histórico con tintes fantásticos. «En la tradición oral la gente me hablaba de hechos producidos en "o tempo dos mouros", o los situaban en espacios difusos con expresiones como "pola zona de", "na parte de...". Mi propósito fue coger los argumentos principales y darles forma», precisa Blanco Corredoira. Para ello, el madrileño estudió a autores como Antonio López Ferreiro, Eduardo Pardo de Guevara o a Manuel Vázquez Seijas y consultó fuentes documentales que le arrojaron datos insólitos. «Repasando el testamento del primer conde de Monterrei me asombró ver que reconoce muchos de sus crímenes, o me quedé atónico al comprobar cómo el rey de Castilla, Enrique IV, aprobó la destrucción de los castillos por parte de los Irmandiños».

La devoción por la comarca queda latente en cada línea de este libro en el que el autor la define como «la más bella y mágica de todas». Sus visitas a la tierra de sus ancestros son constantes. Viajes que lo han convertido en un perfecto conocedor de la comarca. «Levo más de treinta años dando vueltas en coche, en moto y a pie por esas corredoiras. Perdiéndome por sus parajes paradisíacos y caminando con las sensación de atravesar un bosque encantado que resiste el paso del tiempo», relata. De sus escapadas robó estampas, imágenes que le impactaron e historias que luego plasmó en su libro.

«Me gustaría que mi obra deje huella y sirva para difundir las maravillas de esta comarca», indica el autor, que ya presentó el ejemplar en Madrid y pretende darlo a conocer en otras localidades «para que todo el mundo sepa que A Ulloa es legendaria».

A Ulloa, tierra de leyenda
Comentarios