"Pagamos ata 48.000 dólares por 700 gramos de semente de eucalipto nitens de Nova Gales do Sur"

Los viveristas forestales Caselas de Mondoñedo son de los que trabajan con una de las variedades más en boga en las plantaciones de eucalipto del nororeste peninsular, por su resistencia a plagas y enfermedades o adaptabilidad, pero recoger semilla en Australia no sale barato
Los primos Caselas, en su vivero forestal de Mondoñedo. X.L.
photo_camera Los primos Caselas, en su vivero forestal de Mondoñedo. X.L.

En plena campaña de plantación, que lleva un poco de retraso debido a las abundantes lluvias, el eucalipto vuelve a correr por toda la geografía gallega y los viveristas llevan meses poniendo a punto la que ahora es la variedad reina, el nitens NSW, con procedencias como la Tallaganda de Nueva Gales del Sur. Dicen que es el que mejor resiste el frío y enfermedades como la mycosphaerella y por eso ha desbancado al nitens de procedencias como Central Victoria que se plantaba con más frecuencia en años anteriores. El clásico globulus ya no aparece en los catálogos de varios suministradores forestales, que sí ofrecen en cambio el eucalipto regnans (conocido como caracolillo) y el obliqua (eucalipto peludo).

"Nosoutros temos o nitens NSW dende hai anos e vai moi ben ao afectarlle menos as enfermidades e pragas pero o problema é a semente, que non hai. Eu cando lles digo o prezo, algúns clientes quedan sorprendidos", dice Hugo Caselas quien junto con su primo Jonathan Caselas gestiona un vivero forestal en Mondoñedo

"Chegamos a pagar ata 48.000 dólares por 700 gramos de semente nitens NSW —explica Hugo—, case a prezo de ouro e despois de chamar directamente a Australia para que nos puxeran en contacto cunha empresa de recolección". Dice que es una semilla pura y calibrada pues las procedencias de Australia y Nueva Zelanda ofrecen una pureza y germinación muy superior a las genéticas de otras regiones de Chile, por ejemplo. Pero la recolección es difícil.

Una vez nace la planta y consigue el tamaño adecuado, la venden a los clientes particulares y plantadores, lo mismo que el mejor pino radiata (insigne) y pinaster (del país).

Semillas de eucalipto nitens NSW. X.L.
Semillas de eucalipto nitens NSW. X.L.

Sobre el pino —cuyo cultivo también está en alza debido a la prohibición de más eucalipto en Galicia si no es en parcelas donde ya está presente—, tampoco abunda la semilla cualificada del radiata (etiqueta rosa), el que mejor crece y resiste el ataque del hongo que los seca, Lecanosticta acicola, conocido como banda marrón. Esta, desde que estró en Euskadi y se extendió hasta Asturias, provoca muchos más daños en las masas de pinos que la banda roja en la que actúan hongos como Dothistroma septosporum y Dothistroma pini.

"Pedimos dez quilos o ano pasado ao Sequeiro do Centro de Reprodución Forestal da Xunta en Carballo, que o reparte entre os viveiros galegos", explica sobre este material con mejora genética muy escaso y cotizado. En el mismo centro también estudian  el pino del país seleccionado para ver si resiste al nemátodo Bursaphelenchus xilophilus, que había entrado hace años por el sur galaico desde los montes portugueses. 

Entre Portugal y el País Vasco comercializan su planta forestal los Caselas. "Eu empecei no 2019 logo de xubilarse meu tío, que levaba 36 anos co negocio", dice Hugo, quien resalta las mejoras conseguidas con el eucalipto nitens: "Temos feito cortas con só 9 anos e sacar 500 toneladas por hectárea, o cal é unha produción brutal, aínda tendo en conta que se trataba de moi bo monte, sen fallas e cun abonado e reabonado con fertilizante encapsulados na plantación, que ten unha liberación rápida de nitróxeno e alto contido en fósforo".

Aunque en Portugal hay cultivos de eucalipto aún más intensivos si cabe: "Nós visitamos parcelas alí sen moito fondo que cortan aos oito anos logo de reabonar ao ano de plantalo, ao terceiro e volver a fertilizar no quinto ano", indica. Los industriales portugueses cada vez muestran más interés por la producción de eucalipto en el noroeste y no solo por el más reciente proyecto de la planta de Altri en Palas de Rei. También Navigator busca desde hace algún tiempo arrendar terrenos en Galicia, trae material genético propio y compra aquí madera para sus fábricas lusas. Hugo Caselas cree que "con Ence e no caso de montarse Altri, faría falta máis madeira da que hai hoxe en día, e tamén a competencia é boa". Dice que todavía son muchos los montes abandonados y sin producción susceptibles de aprovechar. 

"É normal que se prohíba plantar eucalipto nalgunhas zonas, como xa se fixera hai anos vetando poñelos preto das casas, ríos ou nas pradeiras, pero alí onde non só hai toxos e non se dá outra cousa máis que eucaliptos, a normativa a partir do 2025 debería telo en conta", argumenta. 

ÉPOCA DE GLÓBULUS, SUPERADA. Desde este vivero consideran que la época del eucalipto globulus, a pesar de su gran densidad y aprovechamiento industrial, ha pasado. "Agora plántase no Brasil pero aquí, aparte do problema das pragas, non medra como o nitens e o turno de corta depende moito do abonado", indica Caselas, quien añade: "O eucalipto sempre tivo necesidade de facerlle algo pero non se lle axudaba porque era para cortar con 30 anos e así estudar un fillo ou comprar un coche, pero agora búscase rendibilizalo antes, espérase uns dez anos".

La alta calidad de la madera del globulus y las toneladas de celulosa que produce todavía la ansían maderistas e industrias. Sus semillas fueron las primeras que llegaron a España a mediados del siglo XIX. El catedrático ribadense de Edafología y Química Agrícola de la Universidade de Santiago, Francisco Díaz-Fierros, recoge en su libro del 2022  ‘Eucalipto en España. Razones y pasiones’, que un ejemplar globulus fue plantado en Ortigueira en los primeros años de la década de los cincuenta del XIX pero "las primeras plantas de eucalipto que crecieron en Europa correspondían a ejemplares de obliqua y lo hicieron en 1774 en los invernaderos del Jardín Botánico de KW, en Londres".

Su llegada la propició un coleccionista a bordo de la segunda singladura del capitán Cook por el Pacífico. 

La aclimatación del eucalipto en España se hizo con globulus pero también con variedades gigantea, colossa y marginata pues los ingenieros de minas recomendaban especies de crecimiento rápido para entibar y dejar atrás su uso ornamental. A partir de la Revolución Industrial y su necesidad de madera con nuevas plantaciones forestales más densas que las de Chavín, el eucalipto gana peso, y su expansión, a menudo conflictiva, ha dado origen al paisaje actual de A Mariña y zona atlántica gallega donde el árbol se adaptó muy bien a un espacio forestal y clima propicios. 

Desde entonces hasta hoy, la silvicultura y el propio desarrollo sostenible están en evolución y discusión, también para la ciencia y los propietarios forestales. 

Planta de nitens y otra de regnans. X.L.
Planta de nitens y otra de regnans. X.L.

De sacar al año dos millones de plantas, a vender cinco millones

Con el cambio de normas autonómicas los Caselas se han lanzado a producir pino, que ha pasado en el vivero de apenas nada a 500.000 unidades al año. Pero el negocio está en el eucalipto. De 'elaborar' dos millones de plantas, ahora sacan 4-5 millones y en cada kilo de simiente que traen del otro extremo del mundo llega el germen de 1.230.000 árboles. Bajo los invernaderos se ven muchos nitens y regnans, que se distinguen fácil.

Eucalipto nitens NSW

Hojas estrechas y tronco cuadrado al nacer, su resistencia a las enfermedades y plagas es proverbial y se adapta a cualquier altitud para turnos de corta breves. Es para celulosa pues crece muy rápido. 
 

Eucalipto regnans

Con tronco redondo al nacer, sus hojas son más lanceoladas y el pecíolo es rojo. Progresa en áreas montañosas, de mucha lluvia y suelo profundo. "Enraíza moito na superficie—dice Hugo—, e os ventos fortes poden tiralo, por iso recomendo meter micorriza, para expandirlle as raíces". 

Eucalipto obliqua (peludo)

Verde tirando a marrón, la madera se trabaja bien. Procede de zonas frías del sudoeste australiano. 

Plantones de pino radiata de calidad superior. X.L.
Plantones de pino radiata de calidad superior. X.L.

Eucaliptales degradados deben transformarse hasta 2050 y los pinos sufren mucho con los hongos

Si han viajado recientemente por carretera en Bizkaia habrán podido comprobar los cambios en las plantaciones forestales. Lo que para los vascos suponía casi un oro verde, cortando cientos de miles de metros cúbicos de pino radiata al año, ahora se está extinguiendo a causa de una virulenta cepa del hongo de la banda marrón que entró por Guipúzkoa y aprovecha el clima actual de gran humedad y calor. Entre Leikeitio y la capital vizcaína se aprecia cómo muchos propietarios han talado pinos incluso por miedo a la enfermedad fúngica y plantaron eucaliptos, el oro verde al que se aferran los productores forestales gallegos desde hace décadas y cuyas mejores genéticas se cotizan casi a precio de oro. 

La gran espesura en A Mariña, y con ella el avance de plagas y enfermedades, llevó a recurrir al mejor material posible, y cambiar a los nitens NSW de Caselas, Max Verde de Viveros Mañente o L2 de Ence, aunque esta sigue apostando también por sus clones de globulus. Las repoblaciones de alta calidad genética y las mejoras silvícolas son el modelo de monte que persigue la primera revisión del Plan Forestal gallego. La Xunta quiere desarrollar un inventario forestal continuo pese a dificultades como que el documento estatal no segrega bien las especies globulus y nitens. Este se ha expandido por el interior al soportar mejor las temperaturas y en la costa luguesa y coruñesa tolera más los hongos. El globulus apenas resiste en las latitudes de Pontevedra.

SUPERFICIE EQUILIBRADA. Tras la prohibición de incrementar la superficie plantada con eucalipto hasta 2025, ahora la Xunta tiene a consulta pública este mes de abril un plan director para el sector forestal-madera, pues asume que es estratégico para el país y tractor para muchas otras actividades. Se pueden hacer aportaciones en su portal de transparencia. 

No obstante, hay líneas marcadas en el Plan Forestal, donde se habla de "una superficie de eucalipto equilibrada con un control adecuado sobre su evolución y gestionada activamente, donde en el primer quinquenio (2021-2025) el número de nuevas hectáreas no se incremente más de un 3% para que al final del cuarto quinquenio (2036-2040), la superficie total haya disminuido hasta un 5% de la superficie actual".

Los productores tendrán que fertilizar mejor las parcelas y plantar el de mejor rendimiento. Según la Xunta, una de las vías para contener la superficie a eucalipto sería "mediante el programa de transformación de eucaliptales degradados, incrementándose cada quinquenio 5.000 hectáreas, 10.000 ha. y 15.000 ha hasta alcanzar las 20.000 en el último quinquenio, mejorando la productividad y subiendo su tasa de aprovechamiento con el objetivo de alcanzar un 90% de crecimiento corriente anual".

Casi todo el monte gallego es privado y muy fragmentado, y se pretende seguir con programas sanitarios como el control biológico e integrado del gorgojo del eucalipto, el goniptero platensis, o de la procesionaria que sigue afectando los pinares. 

Comentarios