¿Sufres el síndrome del impostor?

Tú preguntas, www.psicologia.com responde
business-people-working-wit
photo_camera La persona que sufre síndrome del impostor siente que está engañando a su entorno laboral. FREEPIK

PREGUNTA 1: SÍNDROME DEL IMPOSTOR

Me interesa saber más sobre el síndrome del impostor, porque creo que lo tengo en mi faceta profesional y siento que me genera dudas constantes y algunas veces me bloquea. ¿Cómo se trabaja? 

El síndrome del impostor se entiende como una percepción distorsionada de nuestra valía, vinculada estrechamente con la autoestima. Surge de la sensación de estar engañando a otros, haciéndoles creer que merecemos algo que, en nuestra opinión, no merecemos realmente. Esta sensación se acompaña de una preocupación de ser descubiertos como farsantes.

A pesar de los logros y el esfuerzo dedicado, la persona afectada siente que está fingiendo competencia y éxito. Es como si la mente nos estuviera jugando una mala pasada, sembrando dudas sobre nuestras habilidades. Este estado de ánimo nos impulsa a perseguir una perfección inalcanzable, sin estar seguros de alcanzarla.

Esta situación dificulta valorar nuestros logros, fortalezas y talentos, llevándonos a minimizarlos o a mantenerlos en privado. Es crucial entender este fenómeno para poder trabajar en él. Para empezar, estaría bien entrenar nuestra mente para que sepa reconocer y apreciar nuestros éxitos y habilidades con seguridad. Para ello:

–Crea un espacio en tu hogar u oficina para reflexionar sobre tus logros y fortalezas. Puede ser una pared vacía, un tablero de corcho o una sección de tu escritorio.

–En un papel grande, escribe con letras llamativas ‘recuerdos felices’ u otro título inspirador.
–Divide el papel en secciones dedicadas a diferentes categorías de logros y fortalezas (académicos, profesionales y momentos de superación personal).

–Reflexiona sobre tus logros en cada categoría y apúntalos en notas adhesivas, colocándolas en la sección correspondiente del mural. Recuerda incluir más habilidades que veas importantes.

–Decora el mural con colores y elementos que te inspiren, realzando la energía positiva.

–Una vez completado, tómate un momento para admirarlo y reflexionar sobre tus logros y fortalezas. Permítete sentirte orgulloso y reconocer lo logrado.

–Coloca el mural en un lugar visible donde puedas verlo todos los días, utilizándolo como fuente de inspiración y motivación constante.

Además de esto, es fundamental trabajar en nuestra confianza y en reconocer nuestro propio valor y merecimiento:

● Aprende a aceptar el merecimiento que recibes. Cuando te halaguen, simplemente di «gracias» y permite que esos elogios refuercen tu autoestima en lugar de restarles importancia.

● Busca una oportunidad para convertirte en mentor de alguien que esté dando sus primeros pasos. Esta experiencia te permitirá compartir tus conocimientos, destrezas y vivencias con alguien que pueda beneficiarse de tu guía. Al asumir el rol de mentor, tendrás la oportunidad de reconocer y valorar más tus habilidades y logros, contrarrestando el sentimiento de impostor. Además, al observar como tu influencia positiva impacta en la vida y carrera de otra persona es probable que obtengas una nueva perspectiva sobre tu valía profesional.

El síndrome del impostor es una ocasión ideal para convertir la duda en la certeza de tu verdadero valor. Sigue aprendiendo y creciendo, y que tus pensamientos no te empequeñezcan. La duda es solo una fase en el camino hacia la verdad. ¡Convierte a tu ‘impostor’ en tu mejor aliado para avanzar!  

PREGUNTA 2: DUELO

Hace unos meses perdí a un ser querido y estoy desolada. ¿Cuánto dura este proceso? 

Queremos envolverte con nuestro más sincero apoyo en este difícil proceso que estás atravesando: el duelo.

El duelo es como un viaje emocional que comienza después de una pérdida. Imagínalo como un camino lleno de paradas, cada una con su propio significado y desafío.

La primera parada es la negación, donde tu mente se resiste a aceptar lo sucedido, intentando protegerte del dolor que se avecina. Luego viene la ira, donde podrías sentirte enfadada con la situación, con la persona que se fue o incluso contigo misma.

Después está la etapa de negociación, donde buscas desesperadamente cambiar lo ocurrido, aunque sabes que es imposible retroceder en el tiempo.

La depresión es otra parada, donde la tristeza profunda y la sensación de pérdida se hacen presentes. Finalmente llegamos a la aceptación. No significa olvidar o dejar de amar a quien perdiste, sino acceder a un lugar donde puedas aceptar la realidad y seguir adelante con tu vida.

Pero recuerda, el duelo no sigue un manual de instrucciones. Cada persona lo vive de manera única y a su propio ritmo. Es normal sentir más una emoción que otra, no hay un orden establecido para atravesar las etapas, ni un tiempo definido para completar el proceso del duelo.
Lo importante es permitirte sentir todas esas emociones, buscar apoyo en tus seres queridos o en profesionales si es necesario, y tomarte el tiempo que necesites para sanar. Es un camino difícil, pero con el tiempo el dolor se vuelve más llevadero y podrás recordar a tu ser querido con amor y paz en tu corazón.

Queremos recomendarte una serie de Amazon Prime llamada ‘Días mejores’, que podría acompañarte en este viaje. Te dejamos una frase de la serie que nos encanta y que esperamos te reconforte:

"Algunos dicen que no se puede rehacer una vida. Pues yo no estoy de acuerdo. Claro que se puede rehacer. Siempre nos faltarán pedacitos, pero aparecen otros. Que no son iguales, no son mejores, no son peores. Son distintos. Y probablemente no encajen como los otros, pero nosotros mismos no somos iguales y pueden formar una nueva vida… Y ser increíble". 

Recuerda que el duelo es el proceso mismo de sanación, es escoger que el amor no muere nunca y admitir que un corazón roto es un corazón abierto para abrazar la gratitud de los momentos vividos junto a esa persona en medio de la tristeza.

Envía tus preguntas a [email protected] / [email protected]