Sara Regal: "Todo mi trabajo se centra en la sostenibilidad"

Esta mariñana, diseñadora y creadora multidisciplinar, ha instalado su taller en un olivar en Mallorca, desde donde vende sus piezas a galerías de arte de todo el mundo.
Generated by  IJG JPEG Library
photo_camera Sara Regal, en pleno proceso creativo. ELISABETH SALCEDO

Siempre mirando al mar, Sara Regal cambió el azul profundo del Cantábrico por el azul casi turquesa del Mediterráneo. Salió de Viveiro y recaló en Mallorca –con varias paradas intermedidas–, donde experimenta con materiales reciclados para crear piezas de arte diferentes y únicas que vende a galerías de todo el mundo.  

Pasó de vivir en Viveiro a hacerlo en Mallorca, ¿qué la llevó ahí? 

Yo nací en León, de donde es mi familia materna –la paterna es de Chantada–, pero cuando tenía dos años nos mudamos a Viveiro y ya nos quedamos ahí. Antes de Mallorca, tras acabar mi etapa universitaria, me fui varios años al extranjero: Londres, Suiza, Holanda, Hong Kong... Así que para mí Mallorca fue un regreso, es cierto que es distinto, pero lo siento mucho más cercano a todo lo anterior.

Sin embargo, la influencia de sus raíces sigue muy presente en su obra.

Yo creo que todos los creativos trabajamos desde nuestras vivencias, especialmente con todo eso que absorbes cuando eres pequeña, y en mi caso yo tuve la suerte de crecer en Viveiro, en un entorno muy natural que te hace entender la vida de un modo determinado. También está toda la influencia de la cultura gallega, que en mi caso he reflejado con guiños a nuestras artesanías, que es un ámbito muy rico y extenso. 

Tuve la suerte de crecer en Viveiro, en un entorno muy natural que te hace entender la vida de  un modo determinado

¿Fue ese el germen de su vocación artística?

En mi casa todos son muy artistas, en el sentido de que son de hacérselo todo ellos mismos. Yo crecí con esa misma mentalidad y, en un momento dado, la quise adoptar como forma de vida.

Hace un momento recordaba sus años en el extranjero, ¿cómo valora esa experiencia?

Cuando acabé la carrera no veía muchas opciones a nivel profesional y me planteé que marcharme era una necesidad. Ahora valoro que fue algo muy enriquecedor, no solo a nivel profesional sino también personal y cultural. Estar en contacto con personas con otras formas de trabajar, de ver, de entender... me ha ayudado mucho en todos los niveles.

Cuando acabé la carrera no veía muchas opciones, así que irme al extranjero fue una necesidad

De todos esos lugares en los que estuvo, ¿cuál es el que más la ha marcado?

El que más me ha marcado es Hong Kong, que paradójicamente es en el que menos tiempo estuve. Su cultura es la más diferente a todas con las que he convivido y me ha hecho concienciarme más, sobre todo en cuestiones de superproducción y consumismo. Pensar que eso es algo que hay que tomarse muy en serio.

Se lo ha tomado tan en serio que trabaja con métodos más sostenibles y usando materiales reciclados. ¿Es ese el único camino? 

Sí, la sostenibilidad ya no es una elección sino una necesidad en el sector creativo. Quien haga algo sin tenerlo en cuenta está actuando de una forma poco responsable con la sociedad y con el medio ambiente. Es cierto que yo lo centro todo en ello, pero todos debemos tenerlo en mente.

¿Esta conciencia ecológica ha implicado alguna renuncia en su trabajo?

Sí, claro, implica procesos que casi siempre son más costosos y también renunciar a algunas cosas, incluso a ofertas de trabajo, pero no hay nada trágico en ello porque es una decisión libre y madura. 

Ha instalado su taller en una caseta de obra en medio de un olivar, demostrando que aún hay muchos caminos que se pueden explorar en el rural.

En mi caso fue algo que surgió de forma natural. En las ciudades es difícil poder contar con un lugar de trabajo que resulte asequible y no me costó nada decidirme. Además, esto es algo que veo como un filón para las comunidades rurales, sobre todo después de la pandemia, que nos ha obligado a reconectar con la naturaleza. Sin importar donde estás, las telecomunicaciones ponen a tu alcance trabajar con Nueva York, con Singapur o con donde sea.  

Puedes vivir en el campo y trabajar con Nueva York, Singapur o donde sea

Antes de aventurarse como creadora independiente trabajó en una firma reconocida como Camper. ¿Qué recuerdos guarda de su etapa de diseñadora industrial?

Fue una experiencia enriquecedora, especialmente porque no me encasillé dentro de la empresa, que es lo que suele pasar cuando esta es grande, y pasé por distintas ramas, desde ‘set designer’ [decorados y escenografías] a dirección creativa, diseño de escaparates, de eventos... y todo resultó beneficioso. Es muy distinto a lo que hago ahora, pero me ha ayudado a estar donde estoy.

¿Y por qué decidió cambiar?

Tenía muchas ganas de poder dar rienda suelta a todo lo que llevaba dentro, porque al final cuando trabajas en una empresa estás ahí muchas horas y no resulta compatible. Camper me ocupaba demasiado tiempo y me decidí a dar el paso, porque sino siempre me hubiese quedado la espinita de no probar. Ahora mismo estoy trabajando con distintas marcas en muchas cosas: en temas de interiorismo, como consultora de sostenibilidad... algo que no podría hacer si no hubiera dado ese paso.

Está claro que a nivel creativo no se arrepiente, ¿y a nivel económico?

Por ahora estoy experimentando, así que será mejor que me preguntes dentro de un año. Es muy pronto para poder hacer un análisis.

¿Qué proyectos tiene entre manos en estos momentos?

Estoy haciendo varias piezas para distintas galerías, acabo de llegar de una exposición de lámparas en Barcelona y también trabajando como ‘set design’ para algunas marcas.

PERFIL
Formación
► Sara Regal (1989) nació en León, pero con dos años toda la familia se trasladó a Viveiro. Ella se siente viveirense.
► Tras finalizar el grado de Ingeniería en Diseño Industrial en la Universidade de A Coruña se fue a trabajar a Londres.
► Realizó el máster de Diseño de Producto en la prestigiosa Ecal de Lausanne (Suiza).
► Completó su formación en el Hong Kong Design Institut.
Trabajos
► De vuelta a España la contrata la firma de calzado Camper como diseñadora (2018-2021). 
► Entre las últimas exposiciones en las que ha participado están Metro Ochenta, en Nave Seis (Barcelona, 2022); Design lab, en Bergdorf Goodman (New York, 2022); o Adaptation, en la Culture Object Gallery (New York, 2021).

comentarios