¿Qué es la viruela del mono? ¿Cómo se contagia? Todo lo que debes saber sobre el virus

Síntomas, origen, tratamiento... toda la información sobre esta enfermedad rara tras la aparición de 23 posibles casos en Madrid
Lesiones en la piel producidas por la viruela del mono. OMS
photo_camera Lesiones en la piel producidas por la viruela del mono. OMS

La viruela símica o 'viruela del mono' es una enfermedad rara, provocada por un virus transmitido de roedores y primates a las personas y que genera unas lesiones "muy grandes y llamativas" en la piel, al igual que la viruela. En Madrid se han detectado 23 posibles casos sospechosos que se están estudiando y que evolucionan bien. El Ministerio de Sanidad ha emitido una alerta a nivel nacional y ha avisado "a todos los actores clave para garantizar una respuesta rápida, coordinada y oportuna".

¿CÓMO SE TRANSMITE?

Se trata de un virus desconocido para el sistema sanitario español pero con menor capacidad pandémica que la covid, ya que se transmite principalmente por contacto estrecho a través de fluidos, piel o lesiones cutáneas activas.

 En los casos iniciales, la infección se produce por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales o las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados. Se considera que los roedores son el principal reservorio del virus. Un posible factor de riesgo es la inadecuada cocción de la carne de animales contagiados.

La transmisión secundaria o de persona a persona puede producirse por contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada, o con objetos contaminados recientemente con los fluidos del paciente o materiales de la lesión.

Lesiones en la piel producidas por la viruela del mono. OMS
Lesiones en la piel producidas por la viruela del mono. OMS

El contagio se produce principalmente por gotículas respiratorias, generalmente tras prolongados contactos cara a cara con el paciente, lo que expone a los miembros de la familia de los casos activos a un mayor riesgo de contagio. La infección se transmite asimismo por inoculación o a través de la placenta (viruela símica congénita). 

"Hasta la fecha no se ha podido demostrar que la transmisión de persona a persona por sí sola pueda sostener la infección por el virus de la viruela símica en los seres humanos", alerta la OMS en un informe publicado en 2019. 

"Durante bastante tiempo ha habido casos infrecuentes en personas, normalmente jóvenes, que tenían ratas como mascotas" en otros países, aunque ahora parece que se puede transmitir por vía sexual, lo que "resulta un problema porque es más difícil de detectar", advierte por su parte la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC) Margarita del Val.

Del Val: "La viruela del mono es una enfermedad benigna, pero muy molesta al causar grandes lesiones en la piel" 

¿QUÉ SÍNTOMAS PRODUCE?

La viruela del mono produce lesiones en la piel, como vesículas con pústula que terminan desarrollando pus. La enfermedad puede prolongarse durante dos o tres semanas y es más contagiosa cuando el enfermo tiene las lesiones activas. Sin embargo no hay contagio cuando las lesiones están resueltas o cicatrizadas y tampoco antes de que aparezcan.

El periodo de incubación de la viruela símica, es decir, el intervalo entre la infección y la aparición de los síntomas, suele ser de 6 a 16 días, aunque puede variar entre 5 y 21 días. Y la infección puede dividirse en dos periodos. El primero, llamado periodo de invasión (entre los días 0 y 5), caracterizado por fiebre, cefalea intensa, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor lumbar, mialgias (dolores musculares) y astenia intensa (falta de energía). 

El periodo de erupción cutánea (entre 1 y 3 días después del inicio de la fiebre), cuando aparecen las distintas fases del exantema, que por lo general afecta primero al rostro y luego se extiende al resto del cuerpo.

Las zonas más afectadas son el rostro (en el 95% de los casos), las palmas de las manos y las plantas de los pies (en el 75% de los casos). La evolución del exantema desde maculopápulas (lesiones de base plana) a vesículas (ampollas llenas de líquido), pústulas y las subsiguientes costras se produce en unos 10 días. La eliminación completa de las costras puede tardar hasta tres semanas. 

El número de lesiones varía desde unas pocas hasta varios miles, y afectan a las mucosas de la boca (70% de los casos), los genitales (30%), la conjuntiva palpebral (20%) y la córnea (globo ocular). Algunos pacientes presentan linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos) grave antes de la aparición del exantema. Ese signo característico de la viruela símica permite diferenciarla de otras enfermedades similares. 

¿ES LETAL?

La tasa de letalidad de la viruela del mono ha variado mucho en las distintas epidemias que se han producido hasta el momento, según señala la Organización Mundial de la Salud que advierte de que siempre ha sido inferior al 10 por ciento. La OMS destaca que la tasa de mortalidad en los distintos brotes se ha situado por lo general entre el 1 y el 10%, y la mayoría de las defunciones se producen en los niños pequeños. En general, los grupos de edad más jóvenes parecen ser más susceptibles a la viruela símica. 

¿CÓMO COMBATIR SU PROPAGACIÓN?

El portavoz de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas y Microbiología (SEIMC), Fernando De la Calle, ha avisado de la importancia de tener una "buena fase de contención" y que los casos sospechosos, una vez confirmados, se aíslen en cuarentenas o sean manejados en unidades especializadas en infecciosas de alto nivel, como en su día fueron las que atendieron a pacientes con ébola.

Durante los brotes de viruela símica, el contacto estrecho con otros pacientes constituye el factor de riesgo más importante de infección. La OMS recomienda evitar el contacto físico estrecho con las personas infectadas por el virus de la viruela símica. Y en las zonas endémicas debe focalizarse en evitar cualquier contacto con roedores y primates y, en segundo lugar, limitar la exposición directa a la sangre y la carne, y cocinarlos a fondo antes de consumirlos. 

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

De la Calle ha precisado que para este enfermedad no hay un tratamiento específico disponible pero, al parecer, la vacuna de la viruela puede ser protectora frente a complicaciones y un comportamiento más agresivo.

El diagnóstico definitivo de la viruela símica solo se puede establecer mediante pruebas de laboratorio. El virus se puede identificar mediante diferentes pruebas que tienen que realizarse en laboratorios especializados. 

La OMS advierte de que no hay tratamientos ni vacunas específicas contra la infección por el virus de la viruela símica, aunque se pueden controlar los brotes. En el pasado, la vacuna antivariólica demostró una eficacia del 85% para prevenir la viruela símica. Sin embargo, la vacuna ya no está accesible al público, puesto que se suspendió su producción tras la erradicación mundial de la viruela. Con todo, la vacunación antivariólica previa puede contribuir a que la evolución de la enfermedad sea más leve. 

¿CUÁL ES SU ORIGEN?

Aunque el virus se conoce desde finales de la década de los 50, De la Calle ha explicado que se trata de un virus nuevo con brotes en África y un goteo fuera del continente, que en España ha aparecido por primera vez con esas 23 notificaciones de posibles casos, aún pendientes de confirmar. Nunca antes se habían notificado casos de sospecha ni confirmados en nuestro país.

El brote más importante conocido se produjo en 1996-1997 República Democrática del Congo. Y el más relevante fuera de este país se dio en 2017 en Nigeria. Fuera de África, el mayor foco se dio en 2003 en Estados Unidos a raíz del traslado de monos y roedores desde Ghana para laboratorios de investigación, que tenían el virus. Y es así, por el contacto con los fluídos, como acaba saltando el virus del animal a la persona.

La mayoría de los brotes se han producido en la República Democrática del Congo, aunque desde su aparición en 1970 se han dado casos esporádicos en otros países dentro y fuera del contienen africano. Precisamente, desde que la OMS confirmara este martes de un caso de viruela símica en el Reino Unido, en las últimas horas se ha alertado de varios casos sospechosos también en Portugal, además de los 23 casos detectados en España (Madrid). 

La OMS destaca que los casos que aparecen son esporádicos incluso en algunas partes centrales y occidentales de la selva tropical de África. En África se han descrito infecciones humanas resultantes de la manipulación de monos, ratas gigantes de Gambia o ardillas infectados.

LAS PREVISIONES DE LOS EXPERTOS

De la Calle ha querido lanzar un mensaje de precaución. "Hay que ser atento y alerta pero sin que eso signifique estar asustados. Y comprender que es un virus que se está conociendo lo que abre las puertas a que se pueda desmadrar o a que se contenga en unos pocos casos". "Todavía estamos aprendiendo de este virus", ha añadido.

Por su parte, la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC) Margarita del Val ha explicado que la viruela del mono es "una enfermedad razonablemente benigna, pero muy molesta al causar unas lesiones muy grandes y llamativas en la piel". Preguntada por si hay que preocuparse, ha señalado que frente a la viruela "creamos una inmunidad muy potente". Por ello, las lesiones que genera son "locales, se curan solas" y no suelen generan casos graves. 

comentarios