Diego González Rivas: "Me gusta enseñar, compartir lo que sé y montar equipos; es pura satisfacción"

Diego González Rivas ha operado en 134 países, publicado más de cien trabajos científicos en revistas internacionales y puesto en marcha una fundación (www.fundaciondiegogonzalezrivas.com). El cirujano gallego atesora un currículum casi inabarcable con sus 186 páginas.
IMG-20240416-WA0058
photo_camera Diego González Rivas nació en A Coruña, pero tiene raíces lucenses. AEP

Todo es frenético en la vida de Diego González Rivas (A Coruña, 1974). Su agenda es un reto en sí misma, y nuestra charla lo atestigua. Comenzó la semana pasada estando él en Costa Rica –donde en solo dos días practicó diez operaciones a pacientes con cáncer de pulmón, los primeros en beneficiarse de la actividad de su fundación en Latinoamérica– y continuó el martes, buscando huecos en la programación del curso que impartía en Bucarest. Lisboa, Madrid, Praga, Berlín, Kuwait y China completan sus previsiones para abril. 

Su carrera despegó en 2010, con la creación de la técnica quirúrgica Uniportal, que se aplica en enfermedades tan graves como el cáncer de pulmón. Primero fue con la modalidad Uniportal VATS, una intervención en la que a través de una mínima incisión se opera dentro de la cavidad torácica, y posteriormente con la cirugía robótica RATS. En ocasiones, ni siquiera se precisa intubación ni anestesia general.

¿Cómo llegó a desarrollar la técnica quirúrgica uniportal VATS?
Me fui a Estados Unidos a mejorar mi técnica en el año 2006, al hospital Cedars Sinai de Los Ángeles, formándome allí en cirugía mínimamente invasiva con un método de tres incisiones con el doctor Rob Mckenna. Cuando ya tenía experiencia, supe que el doctor Damino, en el centro médico de Duke de Carolina del Norte, operaba con solo dos incisiones y aprendí a su lado. Con el tiempo y la experiencia vi que muchas veces se podía resolver con una incisión única y lo hicimos por primera vez en el mundo en junio de 2020 en A Coruña. Muchos cirujanos se empezaron a interesar, contactaron conmigo desde Shanghai, donde querían abrir el mayor centro mundial dedicado al cáncer de pulmón, y me involucré en el Shanghai Pulmonary Hospital, donde estamos haciendo 150 cirugías al día, además de viajar por todo el mundo para enseñar estas técnicas. Es una locura.

En el Shanghai Pulmonary Hospital estamos haciendo unas 150 cirugías al día

Muchos de sus pacientes tienen cáncer de pulmón. ¿Mejora el pronóstico si la intervención se hace con el método Uniportal?
El pronóstico no mejora, pero sí la supervivencia. Esta intervención mejora la calidad de vida del paciente, ya que es la técnica menos invasiva para operar cáncer y así se evita mucho dolor, se presentan menos complicaciones y también hay una recuperación más rápida. Una recuperación rápida puede incidir en la supervivencia, ya que el paciente empezará antes con las terapias que precise, optimizando su resultado.

Esas son las ventajas que le aporta al paciente, ¿y al profesional?
El cirujano disfruta de una mayor ergonomía y puede instrumentar mejor. Sobre todo, tenemos una visión directa como la que tendríamos en una cirugía abierta.

La tecnología ha impulsado nuevas técnicas y ahora llega la inteligencia artificial (IA). ¿Supondrá el comienzo de una nueva era?
Evidentemente, de hecho está muy presente en todas las innovaciones y con el tiempo se convertirá en fundamental. Ahora estamos viviendo la revolución que ha propiciado la robótica, fruto de la cual mi equipo y yo desarrollamos en el año 2021 en A Coruña la técnica Uniportal RATS, y ahora estamos haciendo mucha cirugía robótica a través de una sola incisión. Precisamente, sobre esto es el curso que estoy impartiendo en Bucarest, al que asisten 22 cirujanos de todo el mundo. 

Dedica mucho de su tiempo a la divulgación y ya ha llevado sus técnicas a 134 países. Personalmente, ¿qué le aporta esa labor?
Me gusta enseñar, me gusta compartir conocimientos y montar equipos. Me encanta que la gente aprenda estas técnicas, que no solo es algo bueno para los cirujanos, lo es especialmente para los pacientes. Vas creando escuelas por todo el mundo y a mí eso me estimula, me motiva. Después mantenemos el contacto y tenemos lo que llamamos la ‘familia Uniportal’ [ríe]. Los cirujanos te llaman, te comentan casos con ilusión... De hecho, han sido varios los que me han dicho que llevaban muchos años haciendo el mismo trabajo y esto les ha infundido motivación, les ha aportado un subidón, y eso es muy bonito. Para mí conseguir que las cosas mejoren y evolucionen es pura satisfacción, sobre todo en los países en vías de desarrollo que, si tú no fueras allí, nadie les enseñaría, porque sus profesionales no pueden permitirse viajar a cursos. Voy a África a operar desde hace diez años y para mí es una satisfacción enorme que gente sin recursos se pueda beneficiar de esto. Con la fundación hemos estado en Sierra Leona, Liberia... y, además de dar formación a sus profesionales, también les hemos dejado mucho material con el que ni siquiera soñaban y están súper emocionados.

Me gusta divulgar, porque es importante que la gente sepa lo que se hace, y si me llaman de un programa de televisión voy

Los viajes también le han permitido entrar en contacto con muchos sistemas sanitarios diferentes, ¿importaría alguno a España?
No, el sistema sanitario público español es muy bueno, pero hay que solucionar el problema de las listas de espera. Yo lo que haría es agilizarlo todo un poco más y tratar de motivar más a los profesionales. 

China le otorgó su galardón más importante, el Nacional de Medicina, siendo el primer extranjero en lograrlo. ¿Es una asignatura pendiente que España lo reconozca?
Bueno, quizás llegue en algún momento... Aún soy joven y ya he tenido premios importantes en otros países. Al final, todo llega, aunque no es algo que me preocupe porque mi mayor premio es la satisfacción de los colegas con los que trabajo y que mis pacientes estén bien. 

Lo que está consiguiendo es el reconocimiento del público, también a través de su faceta mediática. Una de sus cirugías apareció en la serie La casa de papel, visitó El hormiguero, a Broncano en La resistencia...
Me gusta divulgar, porque es importante que la gente sepa lo que se hace en España, en Galicia... Y por este motivo si me llaman de un programa voy. La divulgación es fundamental, pero siempre sin vender humo, lo que no me gusta es la gente que vende algo que no hace.

Sin embargo, muchos colegas suyos rechazan ese tipo de divulgación. Solo les interesan las publicaciones científicas.
Bueno, muchas de las personas que lo critican es porque a ellos no los llaman. Tú puedes hacer publicaciones científicas y divulgar también desde estos medios, que te permiten llegar a un público más amplio.

Comentarios