"Si te tatuaste el nombre de tu ex, puede que borrarlo te duela más que la propia ruptura"

Tan solo cinco años después de haberse hecho un tatuaje, seis de cada diez personas deserían que este desapareciera de su piel. Afortunadamente, ya no son para siempre, aunque eliminarlos resulta más difícil, caro y doloroso que hacerlos, como explica el enfermero, escritor y divulgador sanitario Héctor Castiñeira
Generated by  IJG JPEG Library
photo_camera El láser es el método más utilizado para eliminar tatuajes. AEP

Héctor Castiñeira cuenta que cuando una persona piensa en borrar su tatuaje es "porque este ya no lo representa y no se siente a gusto con él. La mayor parte de las veces se trata del típico tatuaje que se hace fruto de un arrebato y con el paso de los años se arrepienten o incluso les resta a la hora de encontrar trabajo, pero también hay quienes lo borran porque les recuerda a su expareja o porque se han tatuado su nombre. Es más fácil borrarlo que buscar una nueva pareja con el mismo nombre".

Los tatuajes se pueden eliminar recurriendo a la cirugía. ¿Cómo es la intervención?
El borrado con cirugía plástica es poco frecuente y además solamente sirve para tatuajes de pequeño tamaño, aunque es el método más rápido de hacerlo. El cirujano plástico anestesia la zona, extirpa ese trozo de piel tatuada y sutura. En el peor de los casos puede ser necesario un injerto de piel. Es un procedimiento similar al de extirpar un lunar. 

¿Puede quedar un queloide a consecuencia de la cirugía?
Es una posibilidad. Que una herida cicatrice bien y apenas sea visible o que, por el contrario, se engrose y se eleve formando un queloide depende sobre todo de la tendencia que tengamos a que estos se formen. Cualquier herida, perforación o roce puede acabar con una cicatriz queloide si no la cuidamos bien y, sobre todo, si somos propensos a ellos. 

La otra forma de borrar un tatuaje es con el láser, ¿cómo actúa?
Rompiendo la unión entre la tinta y las células de la piel. Suele emplearse tecnología láser basada en un hiper-resonador que emite unos pulsos que golpean los pigmentos hasta romperlos, y luego nuestro cuerpo absorbe esos fragmentos y los elimina. Es la opción más frecuente para borrar un tatuaje. 

¿Cuántas sesiones pueden hacer falta?
Bastantes más que para hacerlo. Lógicamente, van a depender del tamaño del tatuaje, pero también de si tiene colores o no. De media estamos hablando de entre cinco y ocho sesiones para borrarlo completamente, y ten en cuenta que entre cada sesión hay que esperar un par de meses para que la piel se recupere. El tatuaje se irá difuminando y aclarando tras cada sesión y en total estamos hablando de un año. 

Si el tatuaje tiene colores claros, como el amarillo o el verde, el láser no suele ser totalmente eficaz y pueden quedar zonas de sombra

¿El resultado es bueno?
Eso va a depender sobre todo de si tiene colores y de qué colores. Si el tatuaje es negro, el resultado va a ser bueno. Pero si tiene colores claros como el amarillo, el blanco o el verde, la cosa se complica y el láser no suele ser totalmente eficaz, pudiendo quedar alguna sombra donde teníamos esos colores. 

IMG_9932
Héctor Castiñeira firma sus libros como Enfermera Saturada

¿Se trata de una técnica agresiva para la piel?
Después de cada sesión con láser la zona se va a inflamar y enrojecer y vamos a sentir escozor, ya que no deja de ser similar a una quemadura e incluso podrían aparecer ampollas en el peor de los casos, por eso tenemos que cuidar la zona y dejar que se recupere antes de la siguiente sesión. Es relativamente frecuente también que cambie la pigmentación de la zona porque el láser afecta a la melanina, pero es algo temporal. 

¿Qué cuidados se deben aplicar?
Los primeros días, la prioridad será bajar la inflamación de la piel por la lesión que provoca el láser y calmar el dolor, pero también evitar infecciones aplicando un antiséptico. Por supuesto, tenemos que evitar rascar la zona aunque sintamos escozor. 

¿Cuánto tiempo hay que evitar que dé el sol en esa zona?
El tratamiento de borrado con láser provoca una lesión en la piel que tras cada sesión debe curar, y como cualquier herida debemos evitar exponerla directamente a los rayos del sol. Así que mientras no terminen las sesiones deberemos cubrir la zona, es por eso que el momento ideal para borrarlo es después del verano. 

¿Diría que es un proceso más o menos doloroso que el de tatuarse?
Borrar un tatuaje duele más que ponerlo. Influye que hacerse un tatuaje es mucho más rápido que quitarlo, pero también que cuando lo ponen son microagujas las que inyectan la tinta y cuando lo quitan es un láser el que nos quema la piel. Si el tatuaje era el nombre de tu ex, puede que borrarlo te duela más que la propia ruptura.  

Las reacciones alérgicas a la tinta son poco frecuentes, pero la mayoría están provocadas por la de color rojo

¿Quién debe hacer este trabajo, un tatuador u otro tipo de profesional?
Hay que tener mucho cuidado con quién y dónde nos aplicamos el láser, acudir siempre a centros donde trabajen profesionales de confianza y huir de quienes se ofrecen a domicilio por internet. Hay empresas que, en diez horas y por 600 euros, aseguran que forman a cualquier persona en su manejo, y el láser para borrarlos puedes hasta comprarlo en Aliexpress por 900 euros. Es un despropósito al que el Ministerio de Sanidad prometió meter mano ya antes de la pandemia, cuando creó un grupo de trabajo con la Academia Española de Dermatología. 

¿Los tatuajes son seguros para la piel?
Mirando los estudios científicos que tenemos hasta el momento, no hay razones para pensar que tatuarse no sea seguro para la piel. Las tintas con las que trabajan los tatuadores profesionales a día de hoy no tienen nada que ver con las que se utilizaban antiguamente. 

¿La tinta puede provocar reacciones alérgicas?
Que tengamos una reacción alérgica a las tintas de los tatuajes es poco frecuente, pero puede suceder. De todos modos, la gran mayoría de estas reacciones son provocadas por la tinta de color rojo, por sus componentes.