Miércoles. 22.05.2019 |
El tiempo
Miércoles. 22.05.2019
El tiempo

Un viaje a Vietnam y Camboya para recordar

Bahía de Halong, en Vietnam. EP
Bahía de Halong, en Vietnam. EP

Templos, arrozales y algunos de los paisajes más llamativos del sudeste asiático. Es imposible ver todas las maravillas que albergan Vietnam y Camboya en 15 días, pero sí que es tiempo suficiente para realizar una visita satisfactoria y, al mismo tiempo, quedarse con ganas de repetir la experiencia. Así pues, pasamos a mencionar algunos puntos de interés que no pueden faltar en un primer viaje a Vietnam y Camboya.

Desde los majestuosos templos en medio de la selva de Angkor, pasando por la icónica Bahía de Halong, empezamos un viaje a Vietnam y Camboya que tiene todos los ingredientes para convertirse en una experiencia inolvidable

Maravillas que hay que ver en Camboya

El volumen de turismo en Camboya se debe en gran medida al complejo arquitectónico de Angkor, cercano a la Ciudad de Siem Riep (en la provincia de idéntico nombre). Angkor, que fue capital oficial del Imperio jemer, alberga más de 900 monumentos que lo alzan como una de las mayores joyas arquitectónicas de Asia. La edificación de fascinantes obras religiosas empezó con el primer emperador, Jayavarman II, seguidor del culto “Devaraja” y por el que se autoproclamó rey-dios. Con la caída del imperio en el siglo XIV, quedaron para la posterioridad legados artísticos de incalculable calibre y algunos de los sitios que se tiene que ver en Camboya, como el Templo Bayon, Ta Prohm, el templo Banteay Srei o Angkor Thom.

Y, cómo no, Angkor Wat. Con su extensión, superior a 1,5 kilómetros cuadrados (investigaciones recientes afirman que dicho tamaño podría ser mayor) está considerado una de las más trascendentales estructuras religiosas del mundo - y de la historia -. El templo es motivo de orgullo, tanto para Camboya que lo incluye en su bandera oficial (único país en hacerlo con un edificio), como para la Humanidad, de la que es Patrimonio desde 1992. 

A pesar de su impronta hinduista-vaisnavista inicial, Angkor Wat fue sometido a reformas posteriores, incluidas las de los monjes budistas Theravadas. Fueron precisamente estos monjes los responsables directos de su excelente estado de conservación, extraordinario en relación a sus vecinos, mayoritariamente desolados por siglos de abandono e invadidos por la exuberante vegetación tan característica del país. 

La importancia de este lugar turístico es tal, que muchos viajeros que visitan países vecinos como Tailandia o Vietnam aprovechan para pasar unos días de viaje en Camboya para descubrirlo. La descomunal afluencia de turistas a Angkor (que alcanzó los 2,5 millones en 2017) ha abierto un debate sobre la necesidad de restringir el acceso a zonas delicadas.

Tras una agotadora jornada de placer cultural, Siem Reap es la urbe más próxima a los templos para reponer fuerzas en este viaje a Vietnam y Camboya. Con gran variedad de hoteles, es un buen sitio para una merecida relajación. También para los paladares más inquietos que se sentirán tentados por ofertas culinarias exóticas (carne de serpiente o cocodrilo, frituras de insectos y arácnidos…).

Pero la ancestral atracción del hechizo camboyano no se limita a la arquitectura, sino que esta ruta por Vietnam y Camboya también puede orientarse a otros encantos, destacando su orografía. Así pues, su paradisiaco ambiente costero es un oceánico imán para el turismo de playas, como demuestra el éxito de la ciudad de Sihanoukville y la isla de Koh Rong, un espléndido destino para tumbarse en las mágicas arenas de este viaje a Vietnam y Camboya.

Prodigios que hay que ver en Vietnam

En cuanto a exotismo, Vietnam también tiene mucho que decir en nuestro viaje combinado a Vietnam y Camboya. Empezando por su mayor núcleo poblacional, la ciudad Ho Chi Minh, conocida como la antigua Saigón. Una urbe que impacta por su dinamismo y el diseño de sus diseños más emblemáticos.

Desde el sur pasamos por el centro continuamos la ruta al centro de Vietnam para llegar al  conjunto de monumentos de la ciudad de Huế, la “Ciudad Prohibida de Vietnam”. Una muestra de excepción del imperio feudal que dominó el país. Entre los lugares de interés encontramos el Río del Perfume, la pagoda Thien Mu o la Ciudadela imperial. 

En el norte del Vietnam, se encuentra la subtropical capital del país, Hanoi. Un ciudad vietnamita ideal para callejear en su Old Quarter o degustar la rica gastronomía de Vietnam. En especial para probarla en sus puestos callejeros de comida.

Además, desde Hanoi se puede llegar a la Bahía de Halong, quizás el lugar más famoso si hablamos de turismo en Vietnam. Reconocida como una de las 7 maravillas naturales del mundo por la UNESCO, la Bahía de Halong es un lugar mágico para recorrer en barco tradicional y explorar sus islotes y cuevas. Otra opción en el norte para los apasionados de la naturaleza es acercarse a la cara montañosa del país, para descubrir la localidad de Sapa y realizar senderismo entre etnias locales y su bella naturaleza.

Pero hay mucho más que ver y hacer en Vietnam. Junto a la identidad cultural, sus boscosas colinas y sus inolvidables arrozales, las costas también se están convirtiendo en un reclamo para viajeros que buscan turismo de playa. Gracias a su clima subtropical, año a año crece la popularidad de las playas de la isla de Phu Quoc. Pero también es popular la zona de playa de la ciudad de Hoi An, una población ya de por sí recomendable para el público occidental por su oferta de bares, restaurantes y tiendas de artesanía. Ambas buenas opciones para rematar un viaje a Vietnam y Camboya con unos días de relax.

Un triángulo ideal

Como puede ver, no hay que elegir entre viajar a Camboya o Vietnam, sino que puede planificarse un ordenado viaje a Vietnam y Camboya, para disfrutar de las bellezas de ambos lugares. Sus grandes atractivos turísticos, así como su proximidad y el bajo coste de los desplazamientos entre ellos, hace que valga la pena.

Asimismo, esta experiencia se sublima con un tour de turismo en Tailandia. Los bellos paisajes tailandeses y sus idílicas playas de arena blanca constituyen una verdadera ensoñación. Una alternativa para quien busca maravillarse con los tesoros naturales, culturales e históricos de Vietnam y Camboya, pero quiere conocer algunas de las mejores playas del mundo. De este modo, una ruta o viaje a Tailandia, Vietnam y Camboya forma un triángulo excepcional y, seguramente, la mejor opción para descubrir el sudeste asiático.

Un viaje a Vietnam y Camboya para recordar