El presidente de Afganistán abandona el país y los talibanes entran en Kabul

Los talibanes recuperaron el control de la capital tras casi veinte años de guerra

Una patrulla de los talibanes, este domingo en la ciudad de Kandahar. STRINGER (Efe)
photo_camera Una patrulla de los talibanes, este domingo en la ciudad de Kandahar. STRINGER (Efe)

El presidente afgano, Ashraf Ghani, abandonó este domingo el país, mientras los talibanes entraban finalmente en Kabul, para evitar —dijeron— robos ante la huida de las fuerzas de seguridad, una presencia de los insurgentes en las calles de la que Efe fue testigo.

Los talibanes recuperaron así el control de Kabul después de casi veinte años de guerra, con la entrada de sus combatientes en la capital sin encontrar resistencia. Después de una semana en la que los insurgentes fueron tomando una tras otra casi la totalidad de las 34 capitales de provincia afganas, este domingo amanecía con la noticia de que los talibanes se habían apostado al norte, oeste y sur de los límites de Kabul.

El pánico estalló entonces en la capital, con las autoridades afganas pidiendo a todos los funcionarios que abandonasen sus puestos de trabajo y fueran a sus hogares, mientras cerraban tiendas y bancos, con el tráfico paralizado por grandes atascos.

"Para evitar actos de saqueo en Kabul y que los oportunistas no hagan daño a la gente, el Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) ordenó a sus fuerzas entrar en las áreas de Kabul de donde salió el enemigo", aseguraron en un comunicado.

Los talibanes, que previamente habían asegurado que no entrarían en Kabul hasta que se produjera una transición de poder pacifica, insistieron en que la población "no debe temer a los muyahidines". Afirmaron que sus combatientes entrarían en la ciudad "con calma, no se meterán con nadie. Los militares y los empleados civiles del Gobierno deben confiar en que nadie les hará daño".

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani. EFEPoco antes, se daba a conocer el anuncio de que el "expresidente" Ghani (en la foto) había abandonado el país, lo que acercaba aún más la victoria de los talibanes tras veinte años de guerra. En un mensaje de vídeo, el presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional de Afganistán, Abdullah Abdullah, aseguró que "el expresidente" Ghani ha abandonado el país, y lo culpó de la situación que vive en estos momentos Afganistán.

"Mi esperanza es que Dios y el pueblo de Afganistán decidan sobre el expresidente de Afganistán, que abandonó el país y puso a la nación en esta situación", dijo Abdullah, que en el pasado llegó a compartir poder con Ghani. Abdullah pidió a los ciudadanos "paciencia para pasar estos días difíciles" en los que espera, dijo, los afganos puedan encontrar una forma de vida pacífica.

Al final del día, y tras soportar numerosas críticas por su huida rápida y silenciosa, Ghani justificó su marcha para evitar "un derramamiento de sangre", algo que logró, dijo, con su salida y la toma de Kabul por los talibanes sin encontrar resistencia. "Los talibanes ya habían declarado que, para expulsarme, estaban dispuestos a llevar a cabo ataques contra la ciudad de Kabul y sus ciudadanos. Para evitar un derramamiento de sangre, pensé que era mejor marcharme", aseguró el presidente en un comunicado.

Los talibanes se habían apostado en la mañana de este domingo al norte, oeste, y sur de los límites de Kabul, marcando el asedio en casi todo el perímetro de la ciudad y con casi todas las provincias vecinas bajo su control, a la espera de una transición de poder pacífica.

Este fin de semana se esperaba que lleguasen a Kabul una mayoría de los 4.000 militares estadounidenses que el Pentágono ha decidido enviar a la capital afgana para la evacuación de la mayor parte del personal de la embajada de EE UU y de ciudadanos afganos. Esa evacuación comenzó ya, con el continuo vuelo de helicópteros que llegan y luego abandonan la embajada estadounidense en Kabul.

Otros países como Canadá, Alemania, Reino Unido o España también han anunciado la próxima evacuación de parte del personal de sus embajadas y de otros ciudadanos afganos con sus familias que trabajaron codo con codo con ellos durante estas dos décadas, aunque la entrada de los talibanes en Kabul puede complicar los planes.

Familias de desplazados de las provincias del norte, que huyeron de sus hogares debido a los enfrentamientos, se refugian en un parque público en Kabul. HEDAYATULLAH AMID (EFE)

España evacuará a cientos de afganos y a todo el personal de la embajada
España acelera el plan para evacuar de Afganistán a todo el personal de su embajada, una decena de trabajadores, y a varios centenares de afganos que colaboraron durante las misiones militares y los proyectos de cooperación españoles, según han informado a Efe fuentes diplomáticas.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha cerrado con el de Defensa la logística y el número de personas que serán repatriadas y los aviones que se emplearán en esta misión ante el avance de los talibanes, que han conquistado en pocos días varias de las principales ciudades de Afganistán.

Por ello, esas mismas fuentes han incidido en que, "en cuanto las circunstancias lo permitan", comenzará la evacuación, que incluirá a afganos que colaboraron durante las misiones militares, al personal diplomático, funcionario y de seguridad de la embajada, así como a los seis españoles que están registrados como residentes en Afganistán, todos en la capital, excepto un funcionario internacional que trabaja para una organización multilateral.

La lista de personas que serán evacuadas asciende a varios centenares, han asegurado esas fuentes, que han subrayado además que todo plan de evacuación exige una logística muy detallada, la coordinación con varios ministerios, una preparación de varios días y un "trabajo intenso".

Además de España, varios países han anunciado ya la próxima evacuación de parte del personal de sus embajadas y de otros ciudadanos afganos con sus familias que trabajaron codo con codo con ellos durante estas dos décadas.

comentarios