Detenidas 21 personas en Colombia por disparar el precio de alimentos con extorsiones

En Tuluá hay artículos que cuestan un 300% más que en otras ciudades por las amenazas a productores y comerciantes
La gobernadora Dilian Francisca Toro durante la reunión en la que se dio a conocer el dispositivo. EP
photo_camera La gobernadora Dilian Francisca Toro durante la reunión en la que se dio a conocer el dispositivo. EP

En la ciudad de Tuluá, en el Departamento del Valle del Cauca en Colombia, los precios de frutas, verduras, lácteos y huevos cuestan hasta más del 300 % con respecto al resto del país como consecuencia de la extorsión que los productores y los comerciantes deben pagarle a la organización criminal La Inmaculada. En las últimas horas se realizó un gigantesco operativo policial que permitió la captura de 21 personas, que participaban en acciones delincuenciales.

Para ese despliegue, con el que los consumidores esperan que el precio de los productos se equipare al de los demás mercados, fue necesario que durante más de medio año, con el apoyo de inteligencia policial, del ejército y de la Fiscalía General de la Nación, se hicieron seguimientos e interceptaciones telefónicas con más de 93.000 audios, según dijo el coronel Elver Vicente Alfonso Sanabria, el director nacional antiextorsión y secuestro del Gaula (Grupo de Acción Unificada por la Libertad Personal).

“En el procedimiento, donde esperamos haber derribado el mito de más de siete años, fueron incautadas tres armas de fuego, 24 celulares de alta gama, recibos y consignaciones fruto de las exigencias económicas que tenían estas personas que serán procesadas por homicidio, fabricación y tráfico de armas, fabricación y tráfico de estupefacientes y concierto para delinquir”, aseguró Alfonso Sanabria.

Mientras, Dilian Francisca Toro, la  gobernadora del Valle del Cauca, explicó que, bajo amenazas de muerte, los ya capturados intimidaban con armas de fuego a sus víctimas a través de la implementación de panfletos de tipo extorsivo aduciendo pertenecer a la estructura delincuencial La Inmaculada, logrando recaudar con este modus operandi sumas de más 74.000 euros (300 millones de pesos colombianos) mensuales aproximadamente.