Bombardeos rusos sobre Járkov causan nueve muertos, entre ellos un bebé

Rusia toca las puertas de Severodonetsk, el último bastión ucraniano de Lugansk

Elena llora sobre el cuerpo de su esposo Yegor en el metro de Járkov. ESTEBAN BIBA (Efe)
photo_camera Elena llora sobre el cuerpo de su esposo Yegor en el metro de Járkov. ESTEBAN BIBA (Efe)

Al menos nueve personas han muerto, entre ellas un bebé de cinco meses, y otras 19 resultaron heridas en los bombardeos lanzados por el ejército ruso este jueves sobre la ciudad de Járkov, la segunda mayor de Ucrania, según  informaron fuentes de la autoridad militar regional reproducidas por el portal Ukrinform.

"Hasta ahora, 19 personas han resultado heridas, incluido un niño de 9 años. Y, desafortunadamente, nueve murieron, incluido un bebé de 5 meses. Era una familia que caminaba afuera. El padre y el bebé murieron; la madre está en el hospital, en estado crítico", explicó el jefe de la Administración Militar Regional de Járkov, Oleh Syniehubov.

Según Syniehubov, el bombardeo se llevó a cabo utilizando los lanzacohetes múltiples y la artillería Tornado y Smerch, cuya modificación está siendo verificada actualmente por expertos.

Los ataques se lanzaron desde el norte de la región y solo contra las áreas residenciales, "por lo que el enemigo está aterrorizando a la población civil, lo que no se observó en las últimas semanas debido al éxito del ejército ucraniano", añadió.

La autoridad militar advirtió de que "todavía es peligroso caminar por las calles de Járkov". Agregó que, además, este jueves se registraron bombardeos rusos en los distritos de Derhachiv, Zolochiv y Chuhuiv, y que continúan intensos tiroteos en el norte de la región.

El Estado Mayor ucraniano informó este jueves de al menos 63 ataques con misiles y 41 bombardeos aéreos entre el 19 y el 26 de mayo, la mayor parte de los cuales fueron contra infraestructuras ferroviarias y otros objetivos del este del país. Los ataques se producen tanto sobre ciudades como sobre pequeñas poblaciones, lo que según el mando ucraniano apunta a una nueva fase de la guerra que se abrió con la invasión iniciada el pasado 24 de febrero.

Rusia toca las puertas de Severodonetsk

Las fuerzas rusas avanzan a marchas forzadas en Lugansk, en el este de Ucrania, donde ya controlan el 95% del territorio y se encuentran a las puertas de Severodonetsk, centro administrativo de la región que pretenden separar del resto del país. 

"Rusia ha ocupado el 95% del territorio de la región de Lugansk", declaró Serhiy Gaidi, jefe de la Administración militar de esa región de Donbas, lo que fue confirmado también por milicias prorrusas. En el último bastión ucraniano en Lugansk, Severodonetsk, quedan ya solo 15.000 de sus más de 100.000 habitantes. 

Situación en Ucrania xoves

El mando ucraniano reconoció en su parte matutino que "los principales esfuerzos del enemigo se centran en tomar el control total de Liman y tratar de mejorar la situación táctica cerca de Severodonetsk y Avdiivka". 

"El enemigo está tratando de hacerse con un hueco en el área de Severodonetsk", indicó el Ejército ucraniano, horas después de que el portavoz de las milicias prorrusas de Lugansk, Andrei Marochko, asegurase que tanto esa ciudad como Lysychansk están en un "cerco operativo". Sus unidades lograron bloquear estas ciudades y controlan con fuego de artillería las carreteras de acceso, con lo que impiden el abastecimiento o la retirada de las tropas ucranianas, según los separatistas. 

Esta situación que se agrava con el avance de los prorrusos en Liman, localidad situada a unos 50 kilómetros de Severodonetsk de camino a la ciudad de Sloviansk, importante plaza fuerte ucraniana en la región de Donetsk. "Todavía hay resistencia en las afueras, pero no será por mucho tiempo", dijo en declaraciones a la televisión rusa el portavoz de las milicias de la república popular de Donetsk, Eduard Basurin. 

El Ejército ucraniano constata también la presión ejercida por las milicias prorrusas desde el flanco sur hacia las afueras de la capital de Donetsk, Avdiivka. "Los ocupantes llevaron a cabo operaciones de asalto en los distritos de Krasnohorivka, Kamyanka, Avdiivka y Pisky, pero no tuvieron éxito", informó el Ejército ucraniano. 

Las fuerzas rusas están literalmente "borrando de la faz de la tierra" esa ciudad, que se encuentra en primera línea del frente en Donbas desde 2014, comentó a la agencia Unian el diputado ucraniano Musa Magomedov. "Avdiivka es un infierno. Están simplemente devastando la ciudad. Hay muchos destrozos entre los edificios. Hay incendios por toda la ciudad", afirmó. 

Esta visión fue corroborada por el jefe de la administración militar de la urbe, Vitaly Barabash, quien afirmó que "la situación humanitaria es realmente difícil". 

Situación en el norte del país

A ello, se suman ataques, por momentos intensos, en el norte del país, donde los rusos castigaron con morteros de 120 milímetros y artillería las localidades de Bachivsk y Krasnopillya, en la región de Sumy, y la de Zarichche, en la región de Chernihiv, informó el Ejército ucraniano. 

En el sur los rusos continuaron mejorando sus posiciones hacia la región de Mikolaiv y buscando el acceso a las fronteras administrativas de Jerson, aunque sin éxito, según el parte militar de Kiev. 

"En estos momentos los combates han alcanzado su intensidad máxima", subrayó la viceministra de Defensa de Ucrania, Hanna Malyar. "El enemigo asalta las posiciones de nuestras tropas en varias direcciones. Nos espera una etapa de lucha extremadamente difícil y larga. Hay que comprender que esto es una guerra y las pérdidas en nuestro bando son inevitables", advirtió Malyar. 

Sin embargo, pese a estas circunstancias la Presidencia ucraniana no está dispuesta a rendirse o ceder Donbas.

comentarios