jueves. 02.04.2020 |
El tiempo
jueves. 02.04.2020
El tiempo

Urbaser denuncia la falta de civismo estos días por parte de algunos lucenses

Materiales que no pueden tirarse en la calle. VICTORIA RODRÍGUEZ
Materiales que no pueden tirarse en la calle. VICTORIA RODRÍGUEZ
Se encuentran muchos enseres que no pueden arrojarse al contenedor y heces de perro por todas partes

El comité de empresa de Urbaser denuncia la falta de civismo de una parte de la ciudadanía, a la que acusan de escasa colaboración porque da la impresión de que muchos están empleando el tiempo en reorganizar la casa y en tirar enseres no permitidos.

Carlos Arias, presidente de dicho comité, explica que pretenden “facer un chamamento a cidadanía para que entre todos poidamos frear o virus en Lugo. Algúns deixan as bolsas de lixo fóra dos colectores, e outras persoas levan estas bolsas a unha hora que non lles corresponde, co que é imposible que se poida facer unha limpeza e desinfección a fondo dos colectores de lixo”, comentó.

El Concello anunció al inicio de esta crisis sanitaria que asola el país, que se suspendía la recogida de enseres de las calles hasta el fin del estado de alarma y, aun así, “todos os días encontrámonos con sofás, cadeiras, mesas e colchóns xunto aos colectores, o que dificulta moito o traballo dos compañeiros e ademais pode converterse nun foco de propagación do virus”, dice.

Además, también advierte del aumento de heces de perro en la vía pública desde el decreto del gobierno que confinaba a la población al confinamiento obligatorio. “Os donos dos cans saen con eles e ven as rúas desertas e entón deciden deixar os excrementos sen recoller en bolsa, como se non pasase nada”, argumenta el presidente del comité de empresa de Urbaser en la provincia.

Sillones, sillas o mesas son depositados en numerosos puntos de la ciudad pese a la suspensión del servicio de recogida de enseres

PERSONAL DE REFUERZO. Urbaser es la firma adjudicataria del servicio de limpieza del Ayuntamiento de Lugo desde hace años y cuentan en su plantilla con 130 empleados fijos, que se dividen en varios turnos durante las veinticuatro horas del día, y que redoblan turnos para mantener las calles de la ciudad en las mejores condiciones higiénicas.

Esta labor se ve reforzada desde hace dos semanas por diez operarios más que actúan como apoyo en las labores de limpieza y desinfección los domingos y festivos.

“Necesitamos que os cidadáns de Lugo nos boten unha man. Deste xeito, coa colaboración de todos, será máis sinxelo que non se espalle o virus pola cidade e non se vexan contaxiadas máis persoas das que xa o están”, concluyó Carlos Arias.

Urbaser denuncia la falta de civismo estos días por parte de...
Comentarios