Restaurante Caminito de Lugo: para gozar de la carne a la parrilla

Los amantes del asado criollo tienen cita obligada en el Caminito de Lugo, donde sus carnes, así como sus cortes, satisfacen los paladares más exigentes 
G
photo_camera Restaurante Caminito de Lugo. VICTORIA RODRÍGUEZ

CAMINITO es un restaurante muy apropiado para disfrutar de las carnes a la parrilla al estilo argentino, con unas técnicas de asado y unos cortes diferentes. La materia prima sí es autóctona, con una clara apuesta por la vaca y ternera gallega suprema, que siempre son sinónimo de calidad. Otra de las apuestas del local es la chuleta de cachena. Un grupo de comensales optamos por una degustación para empaparnos del espíritu de este asador.

El festín comenzó por el tataki de solomillo ibérico, con la carne marcada en la parrilla y cortada en finas lonchas. Fue un entrante espectacular, al que siguió una de las opciones de verduras y hortalizas a la brasa, otra de las especialidades de la casa.

En esta ocasión nos sirvieron unos corazones de alcachofa, que simulaban una pequeña cesta y destacaban por su textura y delicado sabor. Para acercarnos a la cocina tradicional del país austral probamos la provoletta, plato muy popular que lleva el nombre de una marca argentina de queso provolone, cubierto por una rodaja de tomate con hierbas aromáticas.

Para cerrar la ronda de primeros no faltaron las empanadillas criollas, rellenas de carne de ternera, con una masa fina y ligera al paladar que envolvía al abundante y contundente contenido. No son los únicos entrantes dignos de mención.

La tortilla de Paula, poco hecha, tiene también una gran aceptación entre la clientela, al igual que el gambón argentino al pil pil, la parrillada de verduras o el chop suey, un revuelto de verduras al estilo oriental con secreto de ibérico o gambas.

Entre los segundos optamos por varias carnes a la parrilla para compartir. La picaña de angus rozaba la excelencia, al igual que el secreto ibérico y la tira de asado de ternera. La carta incluye una larga y sugerente lista de ensaladas para acompañar las carnes, así como unas patatas fritas con un corte fino y longitudinal.

En la carta, como no puede ser de otra manera, figuran otros platos con acento platense con el vacío, una carne que se adapta de maravilla a la parrilla, y la entraña de ternera. Las mollejas a la parrilla, que se hacen los jueves, o con salsa teriyaki, receta que se utiliza de viernes a domingo, son otras de las referencias, al igual que los chinchulines, que es como se denomina la tripa de intestino delgado a la parrilla, que se prepara por encargo.

Aunque al Caminito se va a comer carne, hay también algunas sugerencias de productos del mar, como el pulpo a la parrilla o a la gallega y el lomo de bacalao o los carabineros, también a la parrilla Para rematar la comida pedimos unos postres variados, entre los que sobresalía la espectacular milhoja con dulce de leche y una tarta de queso muy lograda.

La carta de vinos destaca por su precio contenido. En nuestro caso probamos un Izadi suave y grato al paladar. Este restaurante, que abre de jueves a domingo, cuenta con varios comedores, lo que lo hace muy idóneo para comidas de empresa o familiares.