La Protectora de Lugo: un refugio para encontrar un hogar

Cada semana llegan decenas de perros y gatos al albergue de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas  de Lugo, tanto por motivos de abandono como por malos tratos  

La familia Rueda Romeo jugando con los perros de la Protectora. EP
photo_camera La familia Rueda Romeo jugando con los perros de la Protectora. EP

A las afueras de la ciudad, en la parroquia de Muxa, se encuentran los aproximadamente 600 animales que habitan en el albergue de la Protectora de Lugo. Los perros y gatos conviven en sus caniles y jaulas, respectivamente, siendo atendidos por el personal que trabaja allí. Tienen asistencia veterinaria, además del personal que se encarga de su higiene y alimentación. También cuentan con la ayuda fundamental de los voluntarios que acuden a pasearlos o cepillarlos, que los acogen y, por supuesto, que los adoptan como un miembro más de la familia.

VOLUNTARIOS. En la Protectora están inscritos como socios oficiales 140, aunque la verdadera implicación y presencia no llega a los 25. Dentro de estos últimos, está la familia Rueda Romeo, que lleva acudiendo durante un año a pasear a los mismos perros. Tres veces a la semana, Quinto, Blow y Baliña dan largos paseos con ellos por las cuatro hectáreas que forman la finca. Caminatas en las que se crea un vínculo con los perros. "Cuando te ven aparecer te reciben con toda la alegría del mundo, como si estuvieran esperando a que llegases", cuenta la voluntaria Lola Romeo.

Otro caso es el del estudiante de doctorado Joao Estevao que, en su estancia en Lugo, se enamoró de la pequeña Lola, a la que decidió adoptar. Mientras no se la lleva con él a su casa, acude todos los días a jugar, pasear y cepillar a su futura mascota. Trabajando en generar una confianza previa que siempre es recomendable, según los responsables de la Protectora, antes de iniciar la convivencia.

PPP. Sin embargo, no todos los perros y gatos tienen la misma suerte que Lola, muchos llevan años atrapados en los mismos caniles sin encontrar un hogar. "Los motivos por los que algunos animales no son adoptados suelen ser su aspecto físico, su edad o la categorización como perros potencialmente peligrosos", explica el presidente de la Protectora, Alberto Losada. Entre las últimas páginas del historial de la asociación, donde aparecen los perros más veteranos, destacan las razas categorizadas como peligrosas. Entre ellos encontramos a Dana. Un cruce de pitbull con un carácter cariñoso, sociable y cero agresivo. Dana llegó al albergue debido a un mal cuidado por parte de su dueño, de eso hace ya 5 años y tres meses.

Perros Dana, de raza peligrosa y difícil acogida
Los perros de razas categorizadas como peligrosas tienen una adopción mucho más difícil y  normalmente tardan más en encontrar un hogar. Este es el caso de Dana, una pitbull que, a pesar de su carácter cariñoso y sociable, lleva cinco años y tres meses en la Protectora.

 

Para poder adoptar un perro de una raza considerada como potencialmente peligrosa son necesarios más trámites. Los requisitos pasan por ser mayor de edad, carecer de antecedentes penales graves, además de un certificado de aptitud psicológica y de responsabilidad civil. Después de la adopción, los perros deberán llevar bozal por la calle e ir atados con correas de menos de dos metros de longitud. Estas trabas se suman a los prejuicios que crecen alrededor de estos animales y que dificultan su adopción.

GATOS. Por otro lado, no son solo perros los que encuentran un refugio en la organización. Tras un local de piedra decorado por una ilustración de un gato, están las jaulas, separadas por motivos sanitarios, en las que viven los felinos recogidos por la Protectora. En los últimos años su número ha aumentado bastante. "Ha crecido la sensibilidad general de la población, por lo que llaman más en relación a gatos en mal estado o solos", explica Alberto Losada. Entre los nuevos miembros están Full y Cata, encontrados en el arcén de una carretera. Al verlos, una familia contactó con el 092, ya que es la Policía Local la que atiende estos casos. Cuando llegó el lacero para recogerlos, la más pequeña de la familia lo esperaba con la hucha de sus ahorros para los perros y gatos abandonados.

Gatos Seria, uno de los nuevos miembros
El número de gatos en acogida en el albergue lucense va en aumento. Según los responsables de la Protectora, la sensibilización de la población con respecto a la situación de los gatos callejeros ha producido más alertas al 091, avisando de casos de abandono o de mal estado.

 

Cuando todos estos animales llegan a la Protectora, se ubican en las instalaciones disponibles. Una serie de locales que se ven insuficientes para dar cabida a todos los animales que lo necesitan. Ofreciendo solución a esto, el Concello y la Diputación están trabajando en la adaptación del viejo matadero municipal de Lugo como futura sede del refugio animal.

Traslado
El viejo matadero como nueva sede 
El antiguo matadero municipal de San Xoán de Pena, en Nadela, se convertirá en el nuevo hogar de los 600 animales que viven en la finca de Muxa. Según la directiva de la Protectora, las obras para la adaptación del local estarán listas "muy pronto".

Con motivo de la insuficiencia de las instalaciones para albergar a todos los animales que lo requieren, el Concello de Lugo y la Diputación eligieron este nuevo emplazamiento, cerrado desde 2009, para la sede de la Protectora.

Nuevas instalaciones
El antiguo matadero ofrece un espacio mayor para los caniles y locales de gatos, la principal
necesidad de la Sociedad Protectora. En 2020, la finca actual se intentó ampliar pero, debido a su localización sobre un regato, las obras fueron denegadas. Ante esto, se planteó el traslado de la
sede al antiguo matadero, que aunque presenta una finca de menor tamaño, cuenta con una zona preparada para instalar los habitáculos donde los perros y gatos podrán vivir dignamente.

 

comentarios