Javier Casas, jefe del servicio de Urología del Hula

"Queremos extender el tratamiento del suelo pélvico también a varones y niños"

Al frente de un servicio joven, donde la mayoría de especialistas no llega a los 45 años, el doctor Casas (Zaragoza, 1981) apuesta por potenciar el área de urooncología creando una consulta de consejo genético y aumentando el acceso a ensayos clínicos. Ampliar el rango de pacientes atendidos por problemas del suelo pélvico es otra de sus metas
G
photo_camera El jefe de Urología del Hula, Javier Casas. VICTORIA RODRÍGUEZ

Como el resto de sus compañeros urólogos varones, el doctor Casas llega a finales de noviembre con bigote por su participación en Movember. En esta entrevista cuenta el objetivo de esa iniciativa y también sus planes tiene para el servicio, entre los que se incluye promover la coordinación con Primaria, servicios con los que colabora de manera estrecha como Oncología o los dos hospitales comarcales.

¿Qué persigue el Movember?

Es una iniciativa que se celebra cada mes de noviembre y que, a través de acciones como la de dejarse crecer el bigote, intenta concienciar a la población no solo sobre el cáncer de próstata, sino también sobre otras cuestiones de la salud masculina, como la prevención del suicidio o el cuidado de la salud sexual, recordando por ejemplo que la disfunción eréctil muchas veces es una patología previa a un infarto, ocurre en el 30% de disfunciones mayores. A los pacientes les decimos que vayan al cardiólogo para descartar patología cardíaca. También se refiere a la incontinencia masculina porque se habla mucho de la femenina pero también se da entre los hombres. De hecho en pacientes mayores de 70 años, hombres y mujeres tienen la misma tasa de incontinencia pero se conoce mucho más la femenina.

Seguramente porque empieza antes.

Sí, ocurre así con la incontinencia de esfuerzo pero la de urgencia, esa en la que de repente te entran ganas de orinar y no puedes aguantar, es más común en los hombres. Solo hay que pensar en cuántos hombres se ven en la autovía meando, que han tenido que parar con urgencia. Hay que dar visibilidad a esas cosas, que los hombres sepan que pueden pedir ayuda porque es algo que puede tener una gran afectación en su calidad de vida. Puede implicar que te vayas cohibiendo y dejando de hacer cosas, de socializar.

Sospecha de tumores: "Hemos conseguido coordinarnos bien con Primaria y dar respuesta en menos de diez días a los pacientes"

¿Ha crecido la carga asistencial del servicio en los últimos años?

Sí, mucho. Antes no se hacía litiasis [piedras en el riñón] y ahora las asumimos todas. Cuando llegué al Hula no había láser para poder destruir las piedras y si no las puedes romper no la puedes eliminar; así que se mandaban todos lo  casos a A Coruña y ya se hacía todo allí. Ahora tenemos una cartera de servicios completa. Por ejemplo, con respecto a A Coruña no hay ninguna diferencia; excepto, obviamente, el trasplante renal que está centralizado y cirugías de pacientes que pueden precisar soporte de cirugía torácica. El resto lo hacemos todo. Cuando llegué no se hacía laparoscopia, ahora es todo por laparoscopia y, desde hace tres años también robótica. Antes se derivaban los casos complejos de patología de uretra y ahora el Hula es centro de referencia a nivel del área de Lugo. Empezamos a hacer enucleación láser de próstata del Holep, que reduce el postoperatorio a 24 ó 48 horas comparado con los 5 días que podían estar antes los pacientes. Permite una capacidad de resolución mayor a nivel del quirófano y ya no necesitas a dos urólogos, sino uno. Cuando llegué aquí hacíamos entre 5 y 8 quirófanos a la semana, ahora estamos casi en 15 quirófanos a la semana.

Además de asumir procedimientos que antes se derivaban también se habrán incorporado otros nuevos.

Claro, por ejemplo, liberación de pudendo, que somos de los pocos centros de Galicia que hacemos esa intervención para dolores pélvicos crónicos. Hacemos colposacropexias [intervención para el prolapso genitourinario], incorporamos toda la parte de Andrología, ... En proporción hemos crecido más en cartera de servicios que en urólogos, Y lo que sí que hemos intentado es reorganizar un poco toda la patología, subespecializarnos.

¿Cuáles son las subespecializaciones del servicio?

Son cinco: uretra y andrología, suelo pélvico funcional, urooncología, litiasis y patología de próstata funcional. Hemos conseguido coordinarnos bien con Primaria para generar vías rápidas y dar respuesta en menos de 10 días a pacientes con sospecha de un tumor. El Sergas establece que debe ser en menos de 40 días.

Pero han logrado bajar ese tiempo a 10.

Sí, la rueda ya está muy en marcha, gracias a la coordinación con otros servicios implicados como Radiología o Anatomía Patológica. Se valora a todos los pacientes en menos de una semana, si no tienen todas las pruebas precisas  se les piden para contar con ellas el día de la consulta.

¿Cuáles son sus planes para el servicio?

Estamos viendo con el servicio de Oncología cómo hacer una vía de consejo genético. Son muy conocidas las mutaciones en el gen BRCA en el cáncer de mama. Yo, como urólogo, no tengo que intervenir ante un cáncer de mama pero si esa mujer tiene un hijo varón que también tiene alteraciones en ese gen hay que hacer un seguimiento específico de cáncer de próstata. En ese caso el límite del PSA ya no es 4, como en otros pacientes, sino 2 y hay que hacer otras pruebas. Nos gustaría tener una consulta de consejo genético urológico y ofrecer ese seguimiento específico. También con Oncología queremos seguir aumentando el acceso a ensayos clínicos. Somos el centro del Sergas que participa en más ensayos clínicos urooncológicos y queremos que nuestros pacientes tengan aún más oportunidades de acceso. Hay que recordar que, en muchos casos, suponen una oportunidad de tratamiento cuando no hay otra o de adelantar terapias que en un futuro van a ser de primera línea.

Investigación: "Somos el centro del Sergas que participa en más ensayos clínicos y queremos seguir ampliando ese acceso"

¿Y con respecto al suelo pélvico?

Queremos poder interrelacionarnos con más servicios por el suelo pélvico. El Sergas ha establecido que se hagan vías rápidas para que las mujeres accedan a unidades de suelo pélvico y los médicos tenemos que adaptarlas a la realidad que vemos en consulta. Los niños también tienen pérdida de orina. Los varones también tienen incontinencia. No se les puede negar el acceso a esas vías rápidas. Queremos extender el tratamiento del suelo pélvico a todos: mujeres, desde luego; pero también varones y niños. Para eso necesitamos el apoyo de Cirugía Infantil del hospital de A Coruña porque aquí no hay. Un parapléjico traumático, que está muy estable y quizás está yendo una vez al año al centro de referencia que está en A Coruña para hacerse una ecografía, un estudio dinámico... quizás nosotros podemos hacer ese seguimiento específico y evitarle esos viajes.

Fue el primer médico del Hula en hacer cirugía robótica. En su servicio empezaron a usar el robot Da Vinci en tumores de próstata, ¿para qué lo usan ahora?

Para patología oncológica: cáncer de próstata, de vejiga, de riñón... En el caso del riñón te da la opción de valorar si puedes hacer una eliminación parcial. Con laparoscopia o por vía abierta es mucho más difícil, pero el robot te da la posibilidad de quitar un trozo, solo el tumor, y poder volver otra vez a reconstruir el hueco que ha dejado el tumor para evitar quitar un riñón completo. En Urología se puede hacer todo por cirugía robótica, pero en el hospital hay un solo robot y lo usamos distintos servicios, de manera que hay que priorizar. Por eso seleccionamos los casos que más se van a beneficiar de la cirugía robótica sin que perjudique a la lista de espera.

Comentarios