Las multas por conductas incívicas y de riesgo alivian la frágil economía del Concello de Lugo

La Policía Local realiza una media 45 sanciones al día, de las que más del 60 por ciento son por infracciones de tráfico. El gobierno local asegura que se denuncia igual que en otras épocas, aunque hay campañas específicas y en la calle se percibe más presión
Paula Alvarellos charla con agentes de la Policía Local. EP
photo_camera Paula Alvarellos charla con agentes de la Policía Local. EP

La Policía Local realizó en los cuatro primeros meses del año 5.494 denuncias que dieron lugar a otras tantas sanciones, el 63% (3.514) motivadas por infracciones de tráfico.

Son unas 45 multas diarias y aunque un elevado porcentaje están relacionadas con la circulación y la seguridad vial, el cómputo abarca muchas otras conductas irregulares, como depositar residuos fuera de contenedores, orinar en la vía pública, instalar terrazas sin autorización o sin cumplir los requisitos establecidos y hacer obras sin permiso. 

El gobierno local no ha dado a conocer el montante de esas sanciones, pero sin duda estas suponen una ayuda para una economía municipal que atraviesa por momentos delicados.

El Concello está pendiente de concertar un crédito para poder llevar a cabo la práctica totalidad de las obras e inversiones que previó para este año y, desde que Paula Alvarellos asumió la alcaldía, lleva a cabo ajustes en distintos ámbitos para tratar de reducir el gasto y se ve obligada a hacer transferencias de crédito para abordar otros.

Pese a esa evidente necesidad de ingresos, el gobierno local asegura que las cifras de denuncias son similares a las de los últimos años. Sin embargo, esa no es la impresión que existe en la calle, donde la labor sancionadora de la Policía Local y su efecto son más visibles de un tiempo a esta parte y donde la comprensión ciudadana es desigual, porque también lo es el modus operandi de los agentes. 

Un ejemplo: ahora se ven menos coches estacionados en paradas de bus o en carga y descarga, pero también hay quejas de ciudadanos porque algunos policías registran fotográficamente la infracción sin bajarse del vehículo policial, a bastante distancia, sin notificarla al conductor y sin comprobar las circunstancias, como puede ser parar a dejar o recoger a una persona.

El gobierno asegura que se denuncia igual que en otras épocas, aunque hay campañas específicas y el sentir ciudadano es otro

La Policía Local está sancionando más entre otras razones por la ampliación de zonas peatonales y la resistencia de algunos conductores a respetarlas. Como dato, en 26 días del mes de febrero, los agentes multaron a 68 conductores por estacionar en la Calzada da Ponte y la Calzada do Carme, entre otras vías peatonales.

En febrero, la Policía Local también empezó a sancionar a automovilistas que acceden sin motivo justificado al casco histórico. En un mes realizó más de cien denuncias.

La entrada al recinto amurallado lleva meses restringida —salvo para residentes, servicios y usuarios de párkings— con motivo de las obras de peatonalización y, hacia finales de año, el Concello decidió extremar el control ante las quejas por las molestias que ocasionan los vehículos que, de forma provisional, circulan por calles peatonales y, tras un periodo de vigilancia e información, pasó a la fase sancionadora.

En materia de tráfico también generan muchas denuncias los dispositivos de seguridad vial.  Entre enero y abril hubo 171 denuncias por circular superando la tasa de alcohol permitido y 44 bajo los efectos de drogas, además de otras, como hablar por teléfono móvil mientras se conduce sin el dispositivo de manos libres.

Pero la labor sancionadora de la Policía Local también responde a la necesidad de corregir conductas incívicas que algunos ciudadanos tienen interiorizadas y que generan malestar y protestas de muchos otros, explica el gobierno. La regularización de las terrazas tras la flexibilidad que se dio con el covid era una de esas demandas. Y desde que el 21 de abril entró en vigor la normativa que el Concello sacó de forma provisional, a la espera de una nueva ordenanza, fueron multados siete hosteleros.

Asimismo, la Policía Local inició en enero una campaña para evitar que se depositen residuos fuera de los contenedores. Fueron pillados in fraganti y sancionados al menos doce ciudadanos. La lucha contra los orines en la calle también es una constante, aunque las multas no resultan muy disuasorias, en parte porque, en alguna época, no siempre llegaron a tramitarse. En los cuatro primeros meses del año se realizaron 33 denuncias por este motivo.

Aunque hay otros ámbitos donde se sigue echando en falta más control, como el de los perros. Es fácil ver canes sueltos en parques y otros espacios públicos y propietarios que no recogen los excrementos.

La tramitación de las sanciones de tráfico está al día y de las restantes no hay datos

La labor de vigilancia y sanción de la Policía Local sirve para mejorar la seguridad y la convivencia ciudadana y para  contribuir a las arcas públicas. ¿Pero cuántas de las casi 5.500 sanciones impuestas en lo que va de año se han tramitado y cobrado?

Las multas de tráfico están al día, según asegura la unidad que las tramita. Las demás dependen fundamentalmente de Transportes e Mobilidade, que no ofrece datos. Asimismo, hay sanciones que van por otra vía, como algunas relativas a disciplina urbanística.

Entre enero y abril, la Policía Local realizó ocho denuncias de obras que no tenían permiso y cinco por ocupaciones de vía pública con andamios o grúas que también carecían de autorización. En el balance no figuran otras infracciones, como la falta de conservación de edificios y fincas.

Con todo, más de la mitad de las sanciones son de tráfico, como las 822 denuncias por aparcar sobre la acera o en zonas de paso de peatones, 650 en carga y descarga, 171 en pasos de peatones y 74 en doble fila sin conductor, entre otras.

Campaña de residuos

Contenedores. EP
Contenedores. EP

La Policía Local inició en enero una campaña para evitar que se depositen residuos fuera de los contenedores. Fueron pillados in fraganti y sancionados al menos doce ciudadanos.

Calle: lucha sin fin contra los orines 

Un joven orinando en la calle. AEP
Un joven orinando en la calle. AEP

Las multas a personas que orinan en la vía pública son una constante desde hace tiempo, aunque algún año no llegó a tramitarse ninguna, pero no son muy disuasorias.

Vía pública: regularización de terrazas

undefined
Terrazas en Lugo. EP

 El Concello se propuso regularizar las terrazas, asunto pendiente desde el covid, y desde que el 21 de abril entró en vigor la normativa (provisional) multó a siete hosteleros.