lunes. 18.01.2021 |
El tiempo
lunes. 18.01.2021
El tiempo

Condenado por hacerle "propuestas sexuales" a una menor por whatsapp

Juzgado de lo Penal número 1 de Lugo. GOOGLE MAPS
Juzgado de lo Penal número 1 de Lugo. GOOGLE MAPS
Le decía frases como: "¡Qué buenas estás!" o "ya me gustaría pillarte en la ducha", hasta que la madre de la niña lo descubrió. El hombre lo negó y dijo que los habría mandado su hija de 8 años

El juzgado de lo Penal número 1 de Lugo condenó a un hombre acusado de enviarle mensajes de whatsapp a una menor, de 15 años de edad, para hacerle "proposiciones sexuales". El hombre negó los hechos en el juicio e insinuó que pudo haberlos enviado su hija, que en aquel momento tenía 8 años. "Yo no me doy cuenta de haberle enviado esos mensajes. Pero mi hija era su amiga y a veces utilizaba mi móvil para hablar con ella. O eso, o yo se los quería enviar a otra persona y me equivoqué. Desde luego", declaró, "yo nunca quise enviarle esos mensajes a una menor".

La jueza, sin embargo, no creyó su versión y lo condenó como autor de un delito de abuso sexual. El ministerio fiscal solicitaba una condena de año y medio de prisión y dos años de alejamiento de la menor, pero, finalmente, la magistrada le impuso una multa de 2.160 euros, un año y seis meses de alejamiento y una indemnización de 1.000 euros para la víctima por daños morales.

La sentencia considera probado que el acusado le envió los mensajes de forma consciente a la niña. Según argumentó, los días 17 y 18 de octubre de 2015, el hombre le envió varios mensajes de whatsapp a la niña -a la que conocía porque eran vecinos del mismo inmueble-, todos ellos "de carácter sexual". Los mensajes contenían expresiones como: "¡Qué buena estás!", "Ya me gustaría pillarte en la ducha" o "si tuviéramos un desliz tú y yo no se iba a enterar nadie", entre otras frases de contenido aún más explícito. La fiscal alegó en el juicio que la hija del acusado, de 8 años, no pudo escribir este tipo de expresiones, por lo que consideró probado que lo hizo el hombre.

La víctima -que actualmente ya es mayor de edad, pero declaró en la vista tras un biombo para no ver al acusado- confirmó en el juicio que recibió los mensajes desde el móvil del hombre, que también la paraba a menudo por la calle para decirle piropos, la invitaba a tomar algo cuando estaba con sus amigas y, en una ocasión, llegó incluso a cogerla en el colo. "Me puse muy nerviosa cuando vi los mensajes, pero no sabía qué hacer. Me daba vergüenza contarlo. Pero empecé a tener miedo, no quería salir de casa y al final se lo conté a mi hermano, que se lo dijo a mi madre", explicó. La progenitora contó que veía a su hija "un poco rara", pero no se imaginó lo que estaba pasando. "Cuando me lo contó mi hijo le pedí el móvil a la niña. Al principio no me lo quería dar, pero lo cogí y vi los mensajes, así que fue inmediatamente a la Guardia Civil a denunciarlo". Según explicó la mujer, vivían de alquiler en un piso de la familia del acusado y a raíz de la denuncia los echaron.

El acusado recurrió la sentencia condenatoria ante la Audiencia alegando que "no hubo una verdadera propuesta sexual", pero el tribunal concluye que "las manifestaciones textuales vertidas por el acusado solo pueden tener una interpretación de pretensión de obtener favores sexuales de la menor, a la que indicaba que pretendía tocar en algunas de sus partes sexuales". De este modo, afirma que existe "prueba de cargo bastante" y confirma la condena impuesta por el juzgado de lo Penal número 1.

Condenado por hacerle "propuestas sexuales" a una menor por whatsapp