El Concello ordena el cierre del pub de Marina Española Doña Bella por varias irregularidades

La clausura se llevó a cabo tras varias denuncias de la Policía Local y eleva a 18 los locales cerrados en Lugo. Los residentes de Recatelo recuerdan que hay pubs con licencia que son "un infierno" para los vecinos y piden ayuda a la alcaldesa
Fachada del local Doña Bella, en Marina Española, cerrado por el Concello. SEBAS SENANDE/AEP
photo_camera Fachada del local Doña Bella, en Marina Española, cerrado por el Concello. SEBAS SENANDE/AEP

Las inspecciones realizadas por la Policía Local de Lugo en los establecimientos de ocio nocturno permitieron el cierre de otro local problemático en la Rúa Marina Española, el pub Doña Bella. El Concello decretó su cierre después de que los agentes detectasen varias infracciones graves en el establecimiento, como no ajustarse a la licencia municipal o incumplir la obligación de informar al público de acuerdo con lo establecido en la normativa de espectáculos públicos de la comunidad gallega.

El intendente jefe de la Policía Local de Lugo, Jesús Piñeiro, destacó este miércoles el intenso trabajo de inspección llevado a cabo por los agentes. De hecho, en los últimos años, el Concello ejecutó el cierre de 18 locales por incumplir la legalidad. Piñeiro hizo también hincapié en la importancia de la colaboración ciudadana para detectar posibles irregularidades en otros locales y señaló que el trabajo coordinado con otros cuerpos de seguridad contribuye a lograr el cierre de estos locales, que generan multitud de molestias a los vecinos. La presión ciudadana y el trabajo de los agentes lograron poner fin a la actividad de locales como Las Palmeras, en la Rúa Tui; Puro Teatro, en Doutor Fléming; Teteo, en Rúa Galicia, o Euforia, en la Ronda da Muralla. Este último ya retomó su actividad tras haber subsanado las deficiencias que presentaba. También se cerraron La Máquina, en Camiño Real, y La Barrica, en la Rúa Salvador de Madariaga.

Tras el cierre de otro local en Marina Española, la alcaldesa de Lugo, Paula Alvarellos, señaló que "o estrito control sobre o cumprimento da normativa vixente, coordinado cun intenso labor policial, está a traducirse na apertura de numerosos expedientes que en moitas ocasións finalizan co peche definitivo destes establecementos. Este é o xeito no que debemos actuar ante casuísticas onde non se concilia o dereito ao ocio dunha parte da poboación co necesario e lexítimo dereito ao descanso da cidadanía, ou cando o incumprimento da legalidade pon en perigo a integridade dos propios usuarios e usuarias destes locais".

Las quejas vecinales por las molestias que se generan en relación con el funcionamiento de los establecimientos de ocio nocturno se centran ahora en Amor Meilán y en la Rúa Recatelo, donde los residentes aseguran que el funcionamiento de un after ha convertido su vida en un calvario.

Los afectados explican que ya pidieron ayuda en el Concello, pero que la respuesta que reciben es que el local tiene los papeles en regla. "Hay pubs con licencia que son un infierno para los vecinos y no se hace nada. Tenemos que soportar gritos en la calle hasta que amanece, peleas, trapicheos de drogas, daños en los portales y suciedad por todas partes, pero el Concello dice que el local tiene licencia y mira hacia otro lado. El derecho de los vecinos a descansar no importa, prima más el derecho del propietario del local a lucrarse. Esperemos que esta alcaldesa haga algo", dicen.