"Cansa más bailar salsa que jugar al fútbol"

Aitor Castro, de 16 años, es un bailarín deportivo que, junto a Clara Lago, ha ganado el campeonato de España
Aitor Castro con su pareja de baile, Cristina Lago. SEBAS SENANDE
photo_camera Aitor Castro con su pareja de baile, Cristina Lago. SEBAS SENANDE

Dejó la natación y el fútbol para ponerse a bailar merengues, bachatas y salsa. Nunca lo había hecho pero cuando lo probó, no lo dejó y cambió un deporte por otro. De hecho, Aitor Castro, que tiene 16 años, acaba de participar —con su pareja de baile, Cristina Lago— en el Campeonato del Mundo celebrado en Macedonia del Norte.

¿Hace mucho tiempo que dejó el fútbol por los bailes de salón y el baile deportivo?
Hace cuatro años. Practicaba natación pero mi prima iba a clases de baile de salón. Yo no sabía ni que existía eso. Un día me animó a ir y me encantó y dejé la natación para ponerme a bailar.

¿Nunca había llegado a bailar lo que se dice un agarrado?
En las verbenas, pero no sabía y me reía mucho. El caso es que siempre me gustaba bailar. De niño, cuando jugaba al fútbol, me ponía a bailar en medio del campo en un partido. Y era porque me salía, sin un motivo.

Fueron sextos en salsa y bachata y cuartos en merengue. ¿Significa eso que se le da mejor este baile que los demás?
No, fue más bien casualidad. Nonos lo esperábamos. Mejor preparados íbamos en bachata. Lo más difícil es la salsa. El merengue es más rápido pero son pasos bastante más fáciles.

¿Cuántos premios ganó hasta el momento en el baile deportivo?
Fuimos campeones de España el año pasado (no me lo esperaba porque nos comimos varios pasos) y este año quedamos de terceros. El año pasado también fui, con Cristina, al Campeonato del Mundo a Polonia y quedamos cuartos, en bachata; quintos, en merengue, y novenos, en salsa.

¿Hace falta mucho entrenamiento para llegar a ese nivel?
Practico seis horas a la semana.

¿Qué supone para usted estar en un Campeonato del Mundo?
Mucha responsabilidad por querer darlo todo, pero es difícil. Se necesitan muchas horas de ensayo para ganar.

¿Quiénes son los mejores en la pista de baile?
Los italianos, sin duda.

¿Y por qué?
Principalmente, porque el baile deportivo nació allí.

¿Qué encontró en el baile que no lo tuviese la natación?
En natación disfrutaba pero no me llenaba del todo. El baile sí, bailando desconectas de todo.

¿Ser bailarín siendo hombre está bien aceptado entre los adolescentes o todavía hay prejuicios?
Algunos amigos se meten conmigo cuando saben que soy bailarín y la verdad es que hay pocos chicos de mi edad que hagan esto.

Y si fuese bailarín clásico, ¿sería lo mismo?
Sería peor, me imagino. ¡Sería, en cambio, diferente si bailase hip hop o break dance! Eso está bien visto siendo un chico.

¿Se plantea dedicarse profesionalmente al baile?
Vivir de ser bailarín, no. Como profesor de baile, compaginado con otro trabajo, quizás sí.

¿Qué quiere ser de mayor?
Me gustaría llegar a estudiar Magisterio, ser profesor.

¿Esto es, en realidad, un deporte?
Sí, no es igual de intenso que otros deportes pero te cansas más bailando salsa muy rápido que jugando un partido de fútbol. Si juegas los 90 minutos, no siempre estás corriendo a tope. En el baile, siempre bailas con la misma intensidad.