Roberto Verino: "Busco que la gente esté guapa con lo que se pone, no disfrazada"

Este miércoles, a las 19.30 horas, ofrece una conferencia en O Vello Cárcere sobre los 40 años de historia de su marca dentro del ciclo Encontros en El Progreso. El diseñador ourensano, con raíces en Pantón, será presentado por el periodista Lois Caeiro, que fue director de este diario

Roberto Verino. BRAIS LORENZO
photo_camera Roberto Verino. BRAIS LORENZO

Su marca cumple 40 años, ¿cómo han sido estas cuatro décadas?

A veces me planteo qué haría si empezase hoy de nuevo y haría lo mismo. Si algo me ha permitido llegar hasta aquí y poder decir que soy una persona afortunada y feliz es que todo lo que hice me ha complacido y permitido que a estas alturas siga teniendo ilusión, entusiasmo, ganas de seguir haciendo cosas y de apreciar que a veces en las pequeñas cosas está la gran diferencia, que es lo que quiero transmitir con el título de esta charla, Belleza serena.

Es una empresa familiar que tiene garantizada su sucesión con su hija Cristina...

Desde que terminó su carrera viene preparándose para conocer todo el entramado de una empresa de moda. Como solíamos decir cuando éramos jóvenes, a veces hace falta empezar barriendo, desde abajo, para conocer todos los entresijos. A mí no hay cosa que me pueda hacer más ilusión que ver que hay continuidad.

Cuenta con unos 400 trabajadores y 180 puntos de venta en España, Francia, Portugal y México, ¿cuáles son sus proyectos?

Hay proyectos que nos llevan a otros lugares, que todavía no están consolidados. Como buen gallego, creo que los proyectos y los sueños mejor no avanzarlos demasiado porque luego no se cumplen.

¿Cómo ha capeado la pandemia?

Nos ha roto un poco los proyectos que teníamos y nos ha hecho entender que primero hay que arreglar los despilfarros que originó.

¿Han sido más duros estos dos años o la crisis de 2008?

La del 2008 dependía más de nuestra capacidad de salir adelante y salimos fortalecidos. De esta esperemos que también, pero por si fuera poco surge la guerra de Ucrania. El mundo ha cambiado mucho. Tenemos que valorar lo que significa disfrutar del día a día. Ahí la moda tiene mucho que aportar. Como cada vez que salimos de casa nos vestimos, tenemos que disfrutar con lo que nos ponemos para que nuestra personalidad se evidencie.

Acaba de presentar su nueva colección de primavera-verano: Belleza serena, ¿la innovación sigue siendo una de sus señas de identidad?

Con la innovación pongo en valor los orígenes. No me invento nada. Procuro mostrar que lo más elemental, lo más sencillo, lo más cercano es tan trascendente e importante que si nos parásemos a pensar, a mirar, encontraríamos muchas ventajas que nos harían ser diferentes, entender que las prisas no nos llevan a nada, que ser felices cada día debería ser un objetivo de todos, porque al buscar el bien general todos saldríamos beneficiados. Busco que la gente esté guapa con lo que se pone, que no esté disfrazada, que no cambie su personalidad. Lo que quiero es que no cambie lo esencial sino solo el momento. El valor de la calidad, la extemporaneidad, la funcionalidad son las claves.

Usted viste a los demás, ¿pero cómo viste usted?

Soy el primero que ensayo lo que ofrezco. Intento vestir a la gente de una forma sencilla y me visto de una forma sencilla. Soy muy funcional. Entiendo que cada forma de vestir tiene que responder a la necesidad diaria de cada uno. Intento que nuestro armario se convierta en un formulismo fácil, entendible, razonable y, sobre todo, que nos llene de recuerdos. Yo conservo muchas prendas antiguas, incluso algunas de mi padre, porque creo que heredar prendas de tus antepasados te conecta, te siguen permitiendo disfrutarlos aunque no estén contigo. Ese concepto de un armario emocional, que como un diario, te cuente lo que ha ocurrido cada vez que te pones las prendas, te ayuda en el fondo en que tu día a día no sea tan aburrido ni convencional.

Roberto Verino. BRAIS LORENZO
Roberto Verino. BRAIS LORENZO

"Con cinco euros no se crea valor. Es una gran farsa, una gran mentira"

¿El futuro del sector pasa por el upcycling, por darle una segunda vida a la ropa, ya que la materia prima es limitada?

Nunca le hemos dado la importancia que hoy le estamos dando porque el consumismo del low cost, debido a que era más barato comprar una prenda nueva que ir a la tintorería, generó un despilfarro de materias primas que llegó un momento en que hubo que decir basta ya. Eso no se puede mantener. Hay que ser más consecuentes y entender que mal camino llevamos si no buscamos que las prendas duren, que tú puedas seguir poniéndote prendas de tu padre o de tu abuelo, porque están hechas con calidad, cariño, sencillez y, sobre todo, intentando resolver el problema de la usabilidad, de la funcionabilidad… Aun así sigue habiendo mucha gente que pasa de este tema y se compra algo por cinco euros. Con cinco euros no se crea valor. Es una gran farsa, una gran mentira. Bendito sea Dios que empezamos a entender que por ese camino no vamos a ningún lado.

"Mis padres y mis abuelos son de Ferreira de Pantón"

¿Influyó que sus padres tuviesen una fábrica de calzado?

No, pero sí me influyeron por su forma de ser, de educarnos y, sobre todo, yo que soy el tercero de siete hermanos, por su generosidad para que hiciésemos lo que queríamos. Incluso su inconformismo, su rigor, su compromiso con la sociedad… es una enseñanza que llevo a gala.

¿Fue determinante en su carrera su formación en la cuna de la moda mundial, en París?

Cuando me fui a París no pensaba que me iba a dedicar al mundo de la moda. Yo tenía la cabeza llena de pájaros, como se tiene con 18 años, de ilusión, de sueños… Me coincidió en un momento ideal que la alta costura se estaba incorporando a la sociedad a través del prêt-a-porter (listo para llevar). Fue una bendita suerte que me ha permitido hacer un trabajo que me entusiasma, que es más un hobby que un esfuerzo.

Tiene raíces lucenses.

Mi segunda patria está en Lugo. Mis padres y mis abuelos son de Ferreira de Pantón. Mi bisabuelo fue el que creó el primer salto para producir electricidad para el valle de Lemos. Cuando era un niño viví muchos veranos en un mundo mágico, la casa de mis abuelos, la biblioteca.

¿Por qué Galicia tiene tanto peso en la moda?

Cuando los gallegos estaban acostumbrados a irse fuera de Galicia, muchos decidimos que lo importante no era hacerlo fuera sino aquí. Necesitamos sentir orgullo de país, de lo que somos capaces, de nuestra historia... Tenemos tanta capacidad o más que ninguno para ser tan buenos o mejores. En Galicia hay más que decir. Es el caso de Amancio Ortega, que ha sido capaz de revolucionar el mundo del textil en todo el mundo.

¿Marida bien la moda y el vino, pues produce Gargalo?

No solo es por la herencia de vivir en la Ribeira Sacra y de que mis abuelos producían vino, sino que hay una vinculación entre el vino y la moda muy alta. Hablamos de colores y hay ciudades de vino que hasta le dan nombre al color, Burdeos; las texturas; los aromas… Están ligados desde el inicio de los tiempos. El primer vestido que se conoce, que aparece mencionado en los textos bíblicos, es el de Eva, que en el pecado original fue una hoja de parra.

comentarios