Iván González: "Baixei do autobús e tentei salvar o home, pero non puiden"

El conductor de la línea 10 y una pasajera intentaron reanimar sin éxito a un vecino desplomado en la calle
Iván González, conductor de autobús urbano. XESÚS PONTE
photo_camera Iván González, conductor de autobús urbano. XESÚS PONTE

El conductor de la línea 10 del bus urbano de Lugo, que conecta la ciudad, desde la Avenida de Ramón Ferreiro, con el cementerio, y dos de las pasajeras que llevaba vivieron esta semana un episodio que recordarán durante mucho tiempo. Iván González Fernández circulaba en dirección a la ciudad cuando, a la altura del cruce de la carretera de Portomarín, vio a un hombre tendido sobre la acera. No dudó en parar y en iniciar maniobras de reanimación cardiopulmonar, turnándose con una de las pasajeras del autocar y con asistencia telefónica de un médico del servicio de emergencias.

El personal sanitario que llegó al lugar a los pocos minutos tomó el relevo, pero no fue posible mantener con vida al hombre, un vecino de la parroquia de Soñar que solía caminar bastante, según pudo saber posteriormente el conductor del bus.

Este pudo actuar porque, periódicamente, el personal de la empresa para la que trabaja, Monbus, recibe formación en primeros auxilios. "Parece unha tontería, pero vale moito, porque cando te ves nunha situación así sabes que tes que facer e como o tes que facer. Empezamos nós -él y una de las pasajeras- mentres outra persoa chamaba ao 112 e cando xa puidemos falar cun médico confirmounos que o estabamos facendo ben", cuenta. Recuerda que en alguna otra ocasión tuvo que hacer frente a alguna indisposición de pasajeros, como mareos o desvanecimientos, pero nunca como la que vivió esta vez. "En quente fas o que haxa que facer, pero despois en frío dáslle moitas voltas, pensas que estás neste mundo e nun minuto xa non estás. Por iso eu diríalle á xente que deixe de facer mal e se deixe de tonterías, porque dende o covid eu vexo que a xente está moi irritada e que non valora o que temos", reflexiona.

Con los servicios sanitarios ya en el escenario, el conductor reanudó el viaje. En el siguiente trayecto de regreso, familiares del fallecido que se habían desplazado al lugar del suceso le pararon para darle las gracias por su intervención. González Fernández conduce buses urbanos desde hace cerca de cuatro años. Desde hace más de dos se ocupa de la línea 10.

Comentarios