El área creó y reconvirtió 70 plazas de enfermeras generalistas a especialistas

Diez graduadas se incorporan este año para hacer la residencia en la provincia dentro de las cinco especialidades que se ofrecen. El Hula es actualmente el único hospital gallego que forma a estas profesionales en Geriatría
María Soledad García Atalaya y Ángeles Dono Díaz, responsables de subcomisiones de docencia. SEBAS SENANDE
photo_camera María Soledad García Atalaya y Ángeles Dono Díaz, responsables de subcomisiones de docencia. SEBAS SENANDE

El área sanitaria de Lugo sumará en breve diez nuevas enfermeras residentes para formarse en las cinco especialidades que ofrece, todas las disponibles hoy en día: Familiar y Comunitaria, Pediatría, Matrona, Salud Mental y Geriatría. En el caso de esa última, es el único hospital gallego que la ofrece.

La especialización de la Enfermería comenzó con las matronas y, en 2020, se sumaron las otras cuatro. Las dos responsables de las subcomisiones de formación de Enfermería: Ángeles Dono, en la de Familiar y Comunitaria, y María Soledad García, en la Hospitalaria, están convencidas de que el futuro de su profesión pasa por la especialización. De hecho, en muchos de los casos de jubilaciones se tiende al reemplazo de plazas que antes ocupaban enfermeras generalistas por otras específicas para enfermeras especialistas. Igualmente algunas de las de nueva creación son para ese perfil profesional.

Es el caso de al menos 70 plazas en el área sanitaria. En los centros de salud de la provincia se reemplazaron 34: 25 de Enfermería Familiar y Comunitaria y otras 9 para Enfermería de Pediatría. Dentro del hospital, se crearon o modificaron 22 de Salud Mental y 14 de Pediatría. Por otra parte, hay puestos de Enfermería especialista en Ginecología y Obstetricia también en paritorios, Centro de Orientación Familiar y centros de salud.

La residencia de las enfermeras comienza tras su graduación y tiene una duración de dos años. Si bien, en el caso de todas las especialidades se comparte ese plazo temporal, ya se empieza a reivindicar por el sector que, en alguna de ellas se incremente a un año más. Ocurre ya, por ejemplo, con la residencia de los médicos, que oscila entre los 4 y 6 años en función de la especialidad de la que se trate.

Proseguir la formación, una vez que se ha acabado la carrera, es una salida que cada vez se plantean más enfermeras. Al contrario que las de médicos –que tardan más en ocuparse y que, en casos como Familia, suelen quedan vacantes en los últimos años–, el área sanitaria cubre enseguida todas sus plazas de enfermeras residentes, fundamentalmente con profesionales gallegas pero también de comunidades próximas como Asturias, Cantabria o Castilla y León.

Las residentes de Familiar y Comunitaria eligen centro y tutor, que les supervisarán durante los dos años del período formativo, en los que irán adquiriendo progresiva autonomía. Inicialmente, acompañarán al tutor y simplemente observarán su labor, luego podrán realizar distintas técnicas en presencia del tutor y guiadas por él o ella y, finalmente, se pasará a la supervisión a demanda, en la que la residente ya es capaz de asumir tareas de forma independiente aunque recurriendo siempre que lo precise a consultar con su tutor. Rotan también por las urgencias hospitalarias y las de Primaria, donde hacen guardias, entre otros servicios.

Ese acompañamiento no se reproduce de la misma manera en el caso de las especialidades hospitalarias. No es un único tutor el que está con la residente en todo momento, sino que va contando con la supervisión de distintos profesionales de Enfermería en función del servicio sanitario en el que se encuentre. Por ejemplo, una enfermera que se quiera especializar como matrona rotará por distintos dispositivos: estará en paritorios, en consulta de Obstetricia, en el Centro de Orientación Familiar...

En todos los casos posibles la supervisión se hace por enfermeras especialistas, aunque no siempre es viable. Entonces lo hacen enfermeras generalistas con experiencia en el servicio con la esperanza de que las residentes puedan formar a su vez a otras especialistas una vez acaben su estadía.

El aula de simulación avanzada del hospital es un lugar por el que pasan las enfermeras especialistas para practicar determinadas técnicas o escenarios a los que se van a tener que enfrentar en la práctica de su trabajo.

Rotación externa. Gestoras del paciente crónico

Al Hula también llegan enfermeras residentes de otras comunidades autónomas, a hacer rotaciones externas. Específicamente tiene mucha demanda la rotación de enfermera gestora de casos de pacientes crónicos.

El trabajo de esas profesionales supone que sean las personas de referencia para pacientes y sus familiares. Cuentan con un teléfono de contacto y sirven de enlace con los distintos profesionales que atienden a un enfermo.

Comentarios