La afasia que sufre Willis es poco frecuente y hace "perder la capacidad de expresarse"

El jefe de Neurología del Hula, Robustiano Pego, explica que en Lugo hay muy pocos casos de ese tipo concreto ► Se trata de una enfermedad neurodegenerativa que aparece de manera progresiva y que no se puede revertir
Robustiano Pego. SEBAS SENANDE (AEP)
photo_camera Robustiano Pego. SEBAS SENANDE (AEP)

Después de que la familia de Bruce Willis comunicara que se retiraba a causa de una afasia se pudo saber que el tipo concreto que tenía el actor era una afasia progresiva primaria no fluente, una enfermedad "poco frecuente", según explica el jefe de Neurología del Hula, Robustiano Pego.

Es una de las formas de degeneración lobular frontotemporal; es decir, es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta inicialmente por un trastorno del lenguaje. "El paciente va perdiendo de forma progresiva la capacidad de expresarse y de comprender lo que le dicen. Tiene una idea en la cabeza pero no le sale la palabra", apunta el doctor Pego.

No es una enfermedad muy común. Explica que, se dan entre 5 y 15 casos por cada cien mil habitantes, según muestran algunos epidemiológicos, y puntualiza que la sustancial diferencia se basa en el lugar en el que se hace el estudio. "En Lugo no sabría decir cuántos casos tenemos, pero pocos", dice, y admite que no tiene ni diez pacientes con ese diagnóstico, que detecta a un ritmo de uno al año.

Esta afasia se distribuye de forma equitativa por sexos, pero sí suele afectar a personas más jóvenes que otras demencias. Tiende a manifestarse más o menos una década antes.

No se puede revertir y no tiene tratamiento porque ningún fármaco detiene su progresión y la hace mejorar.

Afasia por alzhéimer, ictus, traumatismo o tumor

Aunque también hay un tipo de afasia que aparece en el contexto de un alzhéimer, la afasia logopédica, lo más frecuente es que la afasia sea fruto de un ictus, ya sea isquémico o hemorrágico. Si se ocluye la arteria o se produce un sangrado en una zona del cerebro que afecta al lenguaje el paciente puede tener problemas para expresarse, para dar con la palabra precisa o para comprender bien lo que se le dice, pero a diferencia de la afasia progresiva primaria no fluente su aparición es brusca y ligada al accidente cerebrovascular. En ese caso, puede llegar a recuperar por completo o parcialmente la capacidad de comunicarse.

También un traumatismo craneal o un tumor cerebral puede hacer que un enfermo sufra ese trastorno del lenguaje.

El doctor Pego explica que las medidas preventivas son las mismas que para todas las enfermedades neurodegenerativas: práctica regular de ejercicio físico, dieta saludable, interacción social y estímulos cognitivos. El aislamiento perjudica a este tipo de enfermos y acelera la progresión.

comentarios