El acceso a los bailes de Frigsa se limita a lucenses y enfada a asiduos de otros lugares

El control en los bailes de Frigsa empezó este sábado y soliviantó a los asistentes, ya que ven excesiva la limitación de aforo y no comparten el veto a vecinos de otros concellos de la provincia de Lugo
Asistentes al baile de Frigsa. CARLOS CASTRO
photo_camera Asistentes al baile de Frigsa celebrado este sábado. CARLOS CASTRO

Prometía ser una animada y sudorosa tarde de baile en el centro social de Frigsa, como tantas otras de los fines de semana, pero los ánimos se caldearon por otro motivo. El Concello pretendía poner en marcha este sábado las nuevas normas de funcionamiento de esta actividad, con una limitación de aforo a 55 personas y el veto a ciudadanos que no estén empadronados en Lugo. Sin embargo, tuvo que dar marcha atrás en parte de los cambios, al menos el primer día, ante las protestas.

Los bailes que ofrece el Concello en varios centros sociales reúnen cada sábado y domingo a muchas personas, especialmente el de Frigsa, al que acuden vecinos de lugares tan distantes de la provincia como Meira, Chantada, Sarria y A Fonsagrada, según reconoce una asistente.

Esta circunstancia llevó a la concejalía de Benestar Social e Maiores a tomar la decisión de ordenar la actividad, ya que no considera adecuado que asistan ciudadanos de otros concellos, lo que contribuía a que algunas veces se juntase mucha gente en un espacio limitado. 

Los asiduos al baile se encontraron ayer con que se les pedía que mostrasen el DNI y dejaran sus datos. En un principio se les informó también de que no podrían entrar más de 55 personas, aunque al ser el primer día hubo flexibilidad. Este sábado pudo entrar todo el mundo, aunque el espacio destinado al baile también se acotó —por seguridad, aclaró el Concello—, otro de los motivos que provocó malestar. "Non sei a onde imos chegar, nin que pretenden con isto", señalaba una asidua.

Los usuarios temen un nuevo recorte de la actividad o incluso su desaparición. Recuerdan que ya se suprimieron los bailes en festivos y se acortó el horario. La edil de Benestar Social, Olga López Racamonde, aclaró que es solo una medida para ordenar y hacer más seguro el baile que solo se aplicará en Frigsa, donde se detectó el problema. "Isto é unha actividade de animación sociocultural do Concello de Lugo, non unha discoteca á que pode vir todo o mundo. Ás veces viñan ata en autobuses", explicó la concejala.