La Justicia andorrana tumba la demanda del streamer The Grefg y da la razón a la anciana que iba a ser desahuciada

El Tribunal Superior de Justicia de Andorra rechaza el fallo que le había dado la razón en primera instancia a David Cánovas
David Cánovas, The Grefg. EP
photo_camera David Cánovas, The Grefg. EP

El Tribunal Superior de Justicia de Andorra ha desestimado la demanda presentada por Grefito SLU, la empresa inmobiliaria del streamer The Grefg, para desahuciar a una anciana de 80 años, única inquilina que quedaba en un bloque de edificios ubicado en Escaldes.

De esta manera, el máximo órgano judicial de Andorra rechaza el fallo que dictó un juez a favor de la empresa de The Grefg, paralizando así el proceso de desahucio de la mujer, residente en el edificio que adquirió la sociedad en verano de 2020.

David Cánovas, conocido en las redes sociales como The Grefg, tendrá que pagar las costas procesales de la pugna judicial que mantenía con la anciana.

Un polémico intento de desahucio

El murciano adquirió a través de Grefito SLU el citado bloque de pisos en Escaldes hace más de tres años con la intención de renovarlo para su posterior arrendamiento. Para ello era necesario desocupar el inmueble y todos sus inquilinos fueron abandonándolo excepto una mujer de 80 años. 

Desde entonces, la firma, que el propio Cánovas asegura en redes sociales que no administra ni gestiona, inició un procedimiento judicial de desahucio para obligar a la anciana a abandonar lo que el mismo youtuber define como una "ocupación abusiva". 

Según The Grefg, se trata de dos pisos conjuntos de 130 metros cuadrados habitables, dos boxes de un total de 90 metros cuadrados y un trastero de veinte metros cuadrados más, que la vecina utiliza "con pretensiones fuera de lugar".

Acoso y amenazas contra la anciana

Cánovas habló de todo ello a mediados de enero a través de sus cuentas de las redes sociales después de que el diario andorrano Altaveu destapara el caso publicando que la mujer, según denunciaba ella misma en el medio, sufría acoso inmobiliario por parte del youtuber.

En el mencionado rotativo andorrano, la anciana aseguró que llevaba cuatro años viviendo en un piso sin sistema de climatización, sufriendo amenazas constantes, y denunciaba que la firma inmobiliaria inició el proceso de desmantelamiento del edificio sin tener en cuenta su presencia allí.

Obviando las condiciones en que reside la anciana, David Cánovas aseguró en su comunicado del pasado mes que la mujer "no vive en esa propiedad, sino con uno de sus hijos en otra Parroquia (distrito) de Andorra" y que "lo que se está publicando no se corresponde en absoluto con la realidad".

En cualquier caso, según la firma inmobiliaria, la inquilina no pagó ningún alquiler durante más de tres años y recordó que los jueces estimaron en su momento la demanda de desahucio.

Sin embargo, el proceso siguió abierto en segunda instancia porque la mujer recurrió, venciendo finalmente este mediático proceso judicial