Daniel Sancho se siente "culpable y arrepentido" por la muerte de Arrieta, pero no pide perdón

El chef español reiteró en el juicio en Tailandia que la muerte del cirujano colombiano fue por una pelea cuando este quería violarlo. El acusado respondió este miércoles a las preguntas de la Fiscalía y la coacusación
El padre de Daniel, Rodolfo Sancho, a su llegada al tribunal de Samui este miércoles. SITTHIPONG CHAROENJAI (EFE)
photo_camera El padre de Daniel, Rodolfo Sancho, a su llegada al tribunal de Samui este miércoles. SITTHIPONG CHAROENJAI (EFE)

El español Daniel Sancho mostró durante su testimonio ante el juez su arrepentimiento tras la pelea que, según su versión, causó la muerte al cirujano colombiano Edwin Arrieta, pero no llegó a pedir perdón a la familia de la víctima.

Sancho comenzó a testificar en el Tribunal Provincial de Samui y contestó a las preguntas de su abogado, a quien relató su descripción de lo sucedido el pasado 2 de agosto en la isla tailandesa de Phangan, donde tuvo lugar el supuesto crimen. El español afirmó ante el juez que se sintió "arrepentido y culpable" tras ver el estado en el que quedó Arrieta tras la pelea de ambos en la habitación de hotel de Sancho en Phangan, que provocó, según el acusado, que el cirujano colombiano convulsionara tras golpearse la cabeza contra el lavabo.

La declaración de Sancho, que está acusado del asesinato premeditado y el descuartizamiento de Edwin Arrieta, se celebró a puerta cerrada como el resto de juicio y duró unas 3 horas y media.

"Desde luego, Daniel mostró su arrepentimiento porque era algo que no tenía intención de que ocurriera. Pero ante lo sucedido y tras la presentación del grave cargo contra él (el asesinato premeditado) ha tenido que defenderse", dijo el abogado de Sancho, Apichart Srinual.

Sancho, de 29 años, reiteró en las preguntas realizadas por su abogado que la muerte de Arrieta se produjo debido a una pelea en defensa propia después de que el cirujano colombiano intentara "violarle" y amenazara a él y a su familia. Su declaración, rodeada de una alta expectación mediática, fue en línea con su declaraciones desde noviembre, cuando en la fase preliminar del juicio se declaró no culpable de haber planeado la muerte de Arrieta y sostuvo que fue un accidente.

Daniel Sancho, acorralado por las preguntas del fiscal

En la jornada de este miércoles, Daniel Sancho se centró en responder a las preguntas de la acusación. En la sesión de la mañana, que comenzó alrededor de las 10.30 hora local (03.30 GMT) y se extendió durante más de tres horas, se dio por concluido el testimonio de Sancho.

Sancho declaró principalmente en español, aunque también en inglés, con la ayuda de un intérprete al tailandés. El interrogatorio de la Fiscalía fue incisivo, y en él también participó la coacusación, que representa a la familia de Arrieta, y cuyos abogado, Mettapon Suwancarer, pudo hacerle preguntas. En ambos casos, las partes trataron de mostrar las contradicciones del relato del acusado.

Al abogado defensor de Sancho, Apichart Srinual, también se le permitió este miércoles formular preguntas a su cliente.

La Fiscalía acusa a Sancho de tres delitos: asesinato premeditado, que Tailandia castiga hasta con la pena de muerte, si bien apenas la aplica; ocultación del cadáver, por el descuartizamiento de Arrieta; y destrucción de documentación ajena, por el pasaporte del cirujano.

Sancho se ha declarado hasta la fecha no culpable tanto del asesinato como del delito de destrucción de documentación ajena, y ha aceptado únicamente el de ocultación del cadáver, cuyos restos fueron esparcidos por varios lugares de la isla tailandesa de Phangan, incluido el mar, tras el supuesto crimen el pasado 2 de agosto.

Los peritos del caso Sancho, a la palestra

Tras la declaración de Sancho se produjo un receso de la vista, después de la cual testificarán el médico forense Manuel Carrillo, que ratificará un informe que ha realizado sobre la muerte de la víctima, en concreto sobre un golpe en el occipital, y el psicólogo forense Pedro Mateo, que analizará el comportamiento y reacciones del acusado en relación al descuartizamiento.

También declarará un tercer testigo de la defensa, el psicólogo Iván Velasco.

El acusado confesó en un primer momento el crimen frente a la Policía tailandesa el pasado agosto, pero luego afirmó que se trató de un accidente, insistiendo en que la muerte del cirujano, a quien conocía desde hacía un año y con quien quedó en Phangan, se produjo durante una pelea y que actuó en defensa propia.

El español se encuentra en prisión provisional en Samui, isla cercana a Phangan, desde el pasado 7 de agosto, desde donde se desplaza al tribunal para cada sesión, con la última prevista en principio el 3 de mayo.