Nuevo protocolo para prevenir el riesgo suicida en la infancia

Se crea una vía rápida de derivación a salud mental para que, una vez ratificada la sospecha, el joven acuda a los servicios especializados en un máximo de siete días
Presentación del nuevo protocolo de prevención del suicidio en la infancia. EP
photo_camera Presentación del nuevo protocolo de prevención del suicidio en la infancia. EP

La Consellería de Sanidade y la Consellería de Cultura, Educación, FP e Universidades han presentado este lunes el nuevo protocolo de prevención y actuación ante el riesgo suicida en la infancia que, entre otras cosas, crea una vía rápida de derivación a salud mental coordinada entre los centros escolares, el 061, Atención Primaria y Salud Mental, tanto en lo que se refiere a cómo actuar en casos de urgencia como cuando ya estén en seguimiento. 

En un acto celebrado en el auditorio del Edifico Fontán de la Cidade da Cultura, en Santiago, el coordinador de programas de prevención y promoción de la Salud Mental del Sergas, Xandre García Caballero, ha asegurado que la problemática del suicidio en la infancia debe abordarse "de manera multimodal" desde el sistema sanitario, educativo, política social y, en definitiva, "con la sociedad entera". "El suicidio puede que sea prevalente a nivel social y que nos haga pensar que esto es simplemente una moda, pero que sea tan prevalente lo hace más peligroso", ha expuesto García Caballero. 

La jefa de servicio de Salud Mental del Sergas, María Tajes, ha indicado que "la gravedad del fenómeno" requiere de una actuación "lo más rápida posible". Por eso, ha continuado, con este nuevo protocolo "se estructura una vía rápida de actuación que permite que una vez que se lleva a cabo esta valoración en el ámbito educativo, se dibuja cuál es la situación que se puede identificar y se pone a las familias y jóvenes con los servicios sanitarios". 

Con esta vía rápida, el protocolo establece que "una vez que se ratifique la sospecha", el joven acuda a los servicios de salud mental "en un tiempo máximo de siete días". 

Asimismo, el psiquiatra coordinador de programas de prevención del Sergas, ha explicado que en los últimos tiempos ha habido cambios en cuanto al riesgo social, puesto que también los ha habido "en el ámbito familiar". En este sentido, García Caballero ha señalado que las familias "cambiaron en su composición, estructura y hábitos", lo que ha hecho que "se pase menos tiempo con los niños". 

Ante estos "cambios en el estilo de vida", el ponente ha lamentado que hayan hecho que los niños "duerman menos, hagan menos ejercicio físico y haya aumentado el consumo de sustancias, así como los trastornos mentales en los progenitores", algo que, ha añadido, ha contribuido también a un "aumento de la desigualdad y de la pobreza".

ENCUESTAS 

En cuanto otras cuestiones que establece el protocolo presentado este lunes, García Caballero ha especificado que se hará una encuesta de salud entre los jóvenes. Empezarán "poco a poco" y, según ha detallado posteriormente el jefe de servicio de conductas aditivas de la Dirección Xeral de Saúde Pública, Jaime Fraga, se realizarán 2.000 encuestas previas y otras 2.000 de control durante el curso 2023/2024 para "valorar la eficacia del programa YAM y para saber cómo está la salud mental de la juventud". 

La previsión es que en el año 2026 se llegue a las 20.000 encuestas. Fraga también ha especificado que el alumnado mayor de 14 años podrá responder a este sondeo, mientras que a los menores de 14 años la respuesta tendrá que llegar de mano de los padres. Además, se coordinarán los ámbitos educativos con el 061, Atención Primaria y los servicios de salud mental para "trabajar todos con el mismo lenguaje y con los mismos instrumentos de evaluación". 

Para el coordinador de programas de prevención del Sergas, los objetivos más destacados de este protocolo son "incorporar un modelo de prevención universal, identificar los factores de riesgo del alumnado por medio de una encuesta y crear una vía rápida de derivación", entre otras cuestiones. 

Por otra parte, además de incluir teléfonos y páginas webs de interés, también incorpora el desarrollo de círculos de diálogo y recomendaciones para familiares, compañeros y para el propio paciente que "hacen énfasis en la dificultad para abordar estos casos".

CENTROS EDUCATIVOS 

La jefa de servicio de Inclusión, Orientación y Convivencia de la Consellería de Educación, Ana María Alzate, ha indicado que los centros educativos son "lugares idóneos" para detectar "determinadas conductas que puedan ir en contra del bienestar emocional del alumnado". 

"Los jóvenes pasan mucho tiempo en los centros educativos. La mayor parte de su jornada viven en los centros y es ahí donde pueden manifestar sus inquietudes y problemáticas", ha detallado Alzate. 

Ana María Alzate también ha expuesto que los departamentos de orientación van a jugar un papel "muy importante", ya que "van a canalizar la intervención desde los centro educativos con el objetivo de dar una respuesta más ágil y eficaz ante una situación de riesgo". 

Así, ha resumido que una primera actuación que recoge este protocolo sería hacer una valoración, que incluiría entrevista con el alumnado, así como con su familia, tutores o representantes legales. Para ayudar en esta valoración, se introduce como novedad la actualización de la escala 'Mini', que "va a categorizar los diferentes niveles entre leve, moderado o alto".  "Toda esta valoración tiene que recogerse en un informe que será elaborado por los responsables de los departamentos de orientación, cuyo modelo también va a estar reflejado en este protocolo", ha avanzado. 

Con todo, ha explicado que el trabajo de los orientadores no es realizar "una valoración clínica", una cuestión que "queda en manos de los profesionales sanitarios".

"NECESARIO, AMBICIOSO Y COMPROMETIDO" 

El director xeral de Asistencia Sanitaria, Jorge Aboal, ha considerado que se trata de un protocolo "necesario, ambicioso y comprometido", mientras que la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán, ha augurado que será "un éxito" porque "ha contado con todos los sectores". 

En representación de la Consellería de Educación, ha estado presente en el acto la directora xeral de Ordenación e Innovación educativa, Judith Fernández Novoa, que ha subrayado que este nuevo protocolo se trata de "una revisión y actualización importante en relación al anterior" ante la "necesidad de dar una respuesta mejor a los jóvenes de los centros educativos".  En esta misma línea, Fernández Novoa ha expresado que se trata de actuar "en prevención" y de detectar, de este modo, "la falta de competencias emocionales entre el alumnado". 

El acto de presentación ha sido clausurado por el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, que ha destacado que se trata de un proyecto que conecta con las líneas estratégicas del Plan de Prevención del Suicidio en Galicia, con el Plan de Saúde Mental 2020-2024 y la Estratexia de Convivencia Escolar. 

El titular de Sanidade también ha puesto en valor que todos los equipos, educativos y sanitarios, trabajarán a partir de ahora "con los mismos instrumentos de evaluación del riesgo" y tendrán "formación especializada para evaluar esas conductas suicidas". "Las respuestas no pueden ser simplistas y deben ser abordadas conjuntamente", ha reconocido. 

comentarios