miércoles. 25.05.2022 |
El tiempo
miércoles. 25.05.2022
El tiempo

El mayor seísmo en 25 años sacude media Galicia desde una falla desconocida en el mar

El epicentro del terremoto se localizó en el océano Atlántico. EP
El epicentro del terremoto se localizó en el océano Atlántico. EP
Supera los registros del ocurrido en octubre frente a Ortegal al alcanzar una magnitud de 4,6, la más alta desde el de Triacastela de 1997. Los expertos consideran improbable que vayan a producirse episodios más graves, pero avanzan que le seguirán réplicas menores

Galicia sintió este jueves el mayor terremoto registrado en la comunidad en lo que va de siglo. De magnitud 4,6, tuvo su epicentro en el Atlántico, a unos kilómetros de Ribeira, en el borde de la plataforma gallega. Superó en un par de décimas al ocurrido frente a Ortegal en octubre, también en otro punto del límite de la plataforma continental, aunque en el Cantábrico. De hecho, hay que remontarse al de Triacastela del 22 de mayo de 1997, que rebasó los 5 puntos, para encontrar uno superior. Mar adentro, no se había visto cosa igual en medio siglo.

El director de la Red Sísmica Nacional, Juan Vicente Cantavella, confirmó que se trata de la sacudida de mayor magnitud de la que se tiene constancia en esta zona marina. Sus efectos se hicieron notar en tierra firme, incluida la provincia, donde se recibieron avisos desde Lugo y Monforte. De acuerdo con los datos del Instituto Geográfico Nacional (IGN), que recopiló cientos de informes de gallegos que habían notado el sismo, la intensidad máxima se percibió en Porto do Son, Fisterra y Teo, donde se le asignó un nivel IV. Dentro de la escala de doce tramos que va desde un temblor desapercibido a un terremoto completamente devastador, esto significa que fue sentido dentro de los edificios por muchas personas y por algunas pocas en el exterior, con una vibración moderada y con leve temblor o cimbreo de algunos inmuebles, golpeteo de vajillas y oscilación de los objetos colgados. En cualquier caso, no se comunicaron daños personales ni materiales.

"Ahí habrá alguna falla que no se conoce porque son zonas difícilmente accesibles y, por otro lado, donde no hay terremotos frecuentemente", explicó Cantavella acerca del área en la que, a las 15.44 horas, se detectó el temblor, que además estuvo precedido, menos de una hora antes, por otro próximo de 3,7. Con todo, el experto consideró que no tiene por qué haber siquiera una gran estructura geológica en este punto. "Una falla pequeña, de en torno a un kilómetro, puede producir terremotos de esta magnitud", indicó.

Juan Vicente Cantavella. Red Sísmica Nacional
"La peligrosidad sísmica es baja; no hay constancia de terremotos grandes a lo largo de la historia en esta zona"

Ahora, tras este suceso relativamente anómalo, las previsiones no son particularmente preocupantes. "Lo más probable es que en esta zona no sucedan terremotos de magnitud mayor", pronostica el responsable de la Red Sísmica Nacional, que avanzó que sí hay más papeletas de que un episodio de este tipo venga seguido de réplicas inferiores. "Ya han ocurrido dos en el entorno y es probable que ocurran más", señaló Cantavella en referencia a los casos registrados en menos de cuarto de hora a escasos kilómetros del lugar –de magnitud 2,5– y algo más cerca de Ribeira –de apenas de 1,9–. "No podemos predecir los terremotos o saber si va a ocurrir uno mayor en ningún sitio, pero las probabilidades de que así sea son muy bajas", concluyó. Además, otro factor que invita a hablar de una "peligrosidad sísmica baja" es que se trata de un sector "donde no hay constancia terremotos grandes a lo largo de la historia".

Sea como fuere, sí se descarta que un terremoto así, aun de carácter "superficial", con epicentro a tres kilómetros bajo el mar, pueda generar un tsunami o una ola catastrófica: no se forman por debajo de los 6 puntos de magnitud.

FALTA DE DATOS. La profesora del departamento de Geología de la Universidad de Oviedo Gabriela Fernández Viejo coincidió en que no hay fallas cartografiadas en este área de los mapas geomorfológicos disponibles del fondo marino. En esta línea, entre las "suposiciones" que maneja su equipo, que ya estudia el terremoto, apuntó a que en este entorno se localizan formaciones como el Cañón de Muros y el de Muxía, que quizás puedan relacionarse con alguna falla "infraestudiada".

Gabriela Fernández Viejo. Universidad de Oviedo
"Por ahora, las hipótesis son que hay una falla no conocida allí o hubo un gran deslizamiento de tierra en el talud"

Para la científica, el de este jueves fue un terremoto "extraño", dado que fue "bastante grande" y, además, contó con algún precursor cercano por encima de la magnitud 3. Por el momento, a falta de análisis en mayor detalle, indicó como hipótesis iniciales esa posibilidad de que exista "una falla no conocida" o se produjese "un gran deslizamiento de tierra en el talud". También recordó, con las debidas prevenciones, una teoría "atrevida" pero que "está cobrando más peso" con el tiempo: la de que en este entorno "se está empezando a formar una zona de subducción", que es el hundimiento de una placa tectónica bajo el borde de otra.

FUERA DEL ENJAMBRE. En paralelo, el director de la Red Sísmica Nacional afirmó que, "en principio", no se ve "ninguna relación" entre el terremeto de 4,6 del jueves con las decenas de temblores que se han registrado en la provincia de Pontevedra, la mayoría en el concello de Covelo, desde la semana pasada. "Se trata de terremotos pequeños" y que es difícil que tengan una repercusión a tantos kilómetros de distancia", argumentó.

Este enjambre sísmico está asociado a fallas "todavía de menor entidad, de cientos de metros", como las que "hay en cualquier punto del país" y de las que surgen temblores "continuamente" sin repercusiones destacables.

Reclaman crear una red sísmica
Gabriela Fernández Viejo hizo hincapié en la necesidad de que la comunidad gallega cuente con una red sísmica que complemente los seis sismógrafos de la Red Sísmica Nacional que hay en Galicia "precisamente para esto, para saber decir por qué ocurren ahí" los movimientos de tierra. El equipo de la Universidad de Oviedo ha trasladado a la Xunta en repetidas ocasiones esta petición, la última "la semana pasada", cuando le remitieron un nuevo informe al respecto.

La profesora destacó que los gráficos elaborados por sus compañeros muestran que las estaciones sísmicas disponibles están "bastante lejos" del epicentro de este jueves, a unos 59 kilómetros la más próxima. "Para poder saber algo más sobre el origen de un sismo así necesitaríamos alguna más, y más cerca", recalcó, antes de insistir en que sin estos elementos de medición "no podemos responder las preguntas" planteadas en las hipótesis "de una manera adecuada ni mucho menos convincente".

Dar respuesta
En noviembre, días después del terremoto de magnitud 4,4 frente a las costas de A Mariña, los investigadores, que habían monitorizado durante meses la actividad sísmica en la falla cantábrica, enviaron una carta a la Xunta para proponerle crear esta red en vista de la "elevada" actividad detectada en Galicia en las últimas décadas.

"En los últimos 40 años se han registrado más de 5.000 terremotos", de los cuales "una veintena" alcanzaron una magnitud superior a 4, razonaban sobre una herramienta de estudio que "permitiría disponer de una imagen mucho más certera de los orígenes de la sismicidad y, en consecuencia, estar preparados a medio y largo plazo para dar respuesta informada a futuros eventos geológicos", así como para "establecer su potencial impacto social".

El mayor seísmo en 25 años sacude media Galicia desde una falla...
comentarios