6 inventos gallegos que son una absoluta genialidad

Los inventores gallegos han sido artífices de genialidades que dejado huella en la historia. Los seis inventos gallegos que mostramos a continuación son la prueba
inventos-gallegos
photo_camera Fotos: Facebook

Galicia también se erige como cuna de ingenio. De hecho, los inventores gallegos, con su astucia y creatividad, han dado vida a innovaciones que brillan con luz propia en el escenario mundial.

Desde el futbolín, que conquistó salones de juego en todo el mundo, hasta la calculadora, pasando por el precursor del libro electrónico. Estos inventos gallegos, con más de un siglo de legado, han trascendido fronteras, demostrando que su genialidad no conoce límites geográficos.

Acompáñanos en un fascinante recorrido por seis inventos gallegos que han dejado huella en la evolución tecnológica y cultural.

  1. Futbolín
  2. Abrelatas multiusos
  3. Calculadora
  4. E-book
  5. Robot limpiacristales
  6. Convertir motores gasolina a diésel

Futbolín

Alexandre Campos Ramírez, también conocido como Alejandro Finisterre o Alexandre de Fisterra, fue el inventor del futbolín, una creación que ideó durante su convalecencia en el hospital durante la Guerra Civil Española. Patentó el "fútbol de mesa" en 1937 en Barcelona y construyó el primer futbolín con la ayuda de un carpintero vasco.

A pesar de sus esfuerzos, en medio de la guerra, no logró que ninguna empresa fabricara su invento. Años después, Finisterre descubrió con sorpresa que su creación se había extendido por Europa, aunque él no recibió reconocimiento alguno, ya que la patente la había registrado un antiguo compañero de hospital. A pesar de este revés, con el tiempo su contribución al futbolín fue reconocida.

Además del futbolín, Finisterre también inventó otro juego popular, "Hundir la Flota", aunque este logro es menos conocido. Su convalecencia resultó en la creación de dos entretenimientos que han perdurado a lo largo de generaciones.

Abrelatas multiusos

El abrelatas multiuso, conocido cariñosamente como "el explorador español" es una creación del intrépido José Valle Armesto, nativo de Negueira de Muñiz, Lugo. Este  emprendedor, tras su traslado a Gijón, decidió dar vida a su visión en un taller que se convertiría en el epicentro de la revolución en el diseño industrial.

Este pequeño dispositivo, no solo abre botellas con estilo y se desenvuelve como un destornillador hábil, sino que también despliega su cuchilla puntiaguda con maestría para abrir latas de todo tipo, desde las de refrescos hasta las de deliciosas conservas.

La genialidad de Valle Armesto no pasó desapercibida. Con una estrategia publicitaria audaz, construyó no solo un invento, sino una sólida reputación que lo catapultó a la cima. Prueba de ello es que, en 1918, su taller estaba en pleno apogeo, produciendo unas asombrosas ciento cincuenta mil "llaves de alambre para abrir latas de conservas".

Calculadora

Ramón Silvestre Verea de Aguiar y García, un genio de A Estrada, ingeniero, periodista y escritor fue el cerebro que ideó la primera calculadora mecánica.

En 1878, se llevó a casa la medalla de oro en la Exposición Mundial de Inventos y hasta consiguió la patente en EE.UU. para su ingeniosa "máquina de calcular".

Imagina una calculadora de hierro y acero, no precisamente ligera con sus 26 kilos, pero con un tamaño de 14 pulgadas de largo, 12 de ancho y 8 de alto.

Lo asombroso es que esta maravilla podía sumar, restar, multiplicar y dividir directamente con números de hasta nueve cifras... ¡en tan solo veinte segundos! Nada de encadenar sumas como antes.

Ah, y el primer modelo de esta calculadora está guardado en los almacenes de la sede principal de IBM en Nueva York, formando parte de la colección que comenzó en 1930 el fundador de la empresa. ¡Qué genialidad!

E-book

La increíble historia de la precursora del libro electrónico nos lleva a una figura poco reconocida pero verdaderamente destacada: Ángela Ruiz Robles, una maestra gallega en Ferrol. En el año 1949, esta mente creativa dio forma a lo que sería el preludio del libro electrónico con su fascinante creación, la enciclopedia mecánica.

Equipado con circuitos eléctricos y bobinas automáticas, este ingenioso dispositivo iba más allá de la mera transmisión de conocimientos al permitir la generación de textos en varios idiomas, abriendo así la puerta a la lectura en formato digital.

La visión de Ángela Ruiz Robles sentó las bases para una revolución literaria y tecnológica. Más de medio siglo después, su genialidad siguió reverberando en el tiempo, sirviendo de inspiración para el desarrollo del primer libro electrónico.

Este evento significativo marcó un hito crucial en la evolución de la lectura y la tecnología, demostrando cómo una mente visionaria puede dar forma al futuro y transformar la forma en que interactuamos con la información.

Robot limpiacristales

La idea del primer robot limpiacristales no es de origen gallego. Pero sí la creación de este tipo de robots tal y como lo conocemos hoy día. Concretamente la compañía Smartek, una empresa con sede en Betanzos, es la responsable.

Este ingenioso invento, que puede manejarse a distancia, no solo representa un salto gigante en la automatización, sino que también redefine la manera en que mantenemos impecables las superficies acristaladas en nuestros hogares.

La creatividad de Smartek ha introducido una solución innovadora que va más allá de la simple limpieza, ofreciendo una alternativa eficiente y cómoda para los dueños de casa modernos. Así, Smartek se erige como un ejemplo de cómo la innovación puede hacer que nuestras vidas diarias sean más prácticas, eficientes y, sobre todo, agradables.

La prueba de que es un éxito es que prácticamente todas las marcas tecnológicas de renombre, cuentan con un robot limpiacristales en su catálogo de productos claramente inspirado en la creación de Smartek.

Convertir motores gasolina a diésel

Eduardo Barreiros, originario de Nogueira de Ramuín, Ourense, se sumergió en el mundo de los motores desde joven. Su brillante idea de convertir motores de gasolina a diésel, más económicos y accesibles, pronto se convirtió en un éxito rotundo, dando origen a la influyente fábrica Barreiros Diésel.

Este emprendedor gallego se destacó en la industria automotriz, fabricando el 40% de los vehículos pesados en España y colaborando con Chrysler para producir modelos icónicos como el Simca 1000 y el Dodge Dart.

¿Cuál será el próximo invento espectacular que salga de Galicia? Lo cierto es que la llama de la creatividad sigue ardiendo en esta tierra, y el futuro podría reservarnos algunas sorpresas emocionantes.