El fuego se acerca a viviendas en Arbo y arrasa 230 hectáreas

En el municipio pontevedrés se ha declarado la situación dos por la proximidad de las llamas a As Searas ► Hallada una pastilla de encendido en un pequeño conato

Humo provocado por el incendio en Arbo. CEDIDA
photo_camera Humo provocado por el incendio en Arbo. CEDIDA

El fuego no acaba de dar tregua en Galicia, que afronta un fin de semana con varias localidades en alerta amarilla por las elevadas temperaturas. Si en la noche del viernes las llamas volvieron al municipio ourensano de Oímbra, este sábado han obligado a declarar como medida preventiva la situación dos en el concello pontevedrés de Arbo, ante la proximidad del núcleo de As Searas.

Este incendio se originó algo después de las tres de la madrugada en la parroquia de Mourentán, y ha calcinado por el momento unas 230 hectáreas, según las primeras estimaciones de la Xunta. Además de la cercanía de As Searas, informa de que está próximo el núcleo de Covas.

En declaraciones a Europa Press, el alcalde del municipio, Horacio Gil, ha asegurado que las condiciones meteorológicas en estos momentos son "muy adversas" con "mucho viento y altas temperaturas". Además, ha señalado que están apareciendo focos en distintos puntos "seguramente por el efecto del viento".

El regidor ha confirmado que por el momento no ha sido necesario evacuar a los vecinos de As Searas, donde el fuego se encuentra más próximo. 

La activación de la alerta implica la incorporación al operativo de medios procedentes del parque de bomberos de O Baixo Miño, el GES de Ponteareas y el de Mos, además de agentes de las fuerzas de seguridad.

Humo causado por el incendio en Arbo. CEDIDA
Humo causado por el incendio en Arbo. CEDIDA

En Oímbra, entre tanto, el fuego volvió sobre las once de la noche del viernes, momento desde el que han arrasado unas 20 hectáreas en el lugar de As Chás, atendiendo a la información provisional aportada por  la Consellería do Medio Rural este sábado. A media mañana se dio por estabilizado.

Ese municipio ya fue uno de los afectados por la ola de incendios registrada en Galicia desde hace dos semanas, que deja un balance histórico de más de 33.000 hectáreas quemadas. Y es que entre ellas están las afectadas por tres fuegos en Oímbra, en las parroquias de Rabal (2.100 hectáreas), San Cibrao (370 hectáreas) y Videferre (919 hectáreas). 

Mientras, en Castrelo de Miño, también en Ourense, se ha dado por controlado el incendio iniciado en Barral, con un saldo de 200 hectáreas afectadas.

Fuegos "más tradicionales"

En una entrevista con la TVG, el director xeral de Defensa do Monte, Manuel Rodríguez, ha señalado que, tras una ola de fuegos hace dos semanas provocada por rayos, en la última semana han vuelto los incendios de una "tipología más tradicional", ya que apunta a su "intencionalidad". 

Al respecto, se refiere a un fuego registrado el pasado viernes en el municipio de Maside con una "clara intencionalidad". De hecho, indica que no se puede hablar de un incendio "estrictamente forestal" porque se produjo "a 100 metros de las casas", en lo que identifica con "intentar buscar alguna víctima mortal".

Hallada una pastilla de encendido en un pequeño conato

Agentes ambientales de la Xunta adscritos a Medio Rural han localizado, mientras refrescaban un pequeño conato de incendio registrado en el distrito forestal III (Santiago-Meseta Interior), una pastilla de encendido, por lo que se presumen indicios de intencionalidad.

Ahora los especialistas de la Unidad de Investigación de Incendios Forestales (UIFO) están realizando las pesquisas oportunas para tratar de identificar a la persona responsable, según informa la Xunta a través de un comunicado.

La localización de este indicio se suma a otros encontrados recientemente en los distritos forestales XVIII (Vigo-Baixo Miño), una colilla provista de un sistema de ignición; y en el XIX (Caldas-O Salnés), en ese caso montones de papel de periódico amontonados y colocados en el punto de origen de las llamas. 

La Consellería de Medio Rural de la Xunta de Galicia recuerda que está a disposición de la ciudadanía el número de teléfono gratuito 085, al que deben llamar en caso de detectar algún fuego forestal. Además, existe un teléfono anónimo y gratuito, el 900 815 085, para denunciar cualquier actividad delictiva incendiaria de la que se tenga sospecha o conocimiento.

comentarios