Equipos de extinción y vecinos plantan cara al fuego en Moaña: "Me caían las lágrimas"

Las llamas causaron gran tensión en los residentes por su proximidad a las viviendas ▶La actuación conjunta por tierra y aire posibilitó el control del fuego, que se reavivó más tarde
Los vecinos ayudando en los trabajos. ANXO LORENZO
photo_camera Los vecinos ayudando en los trabajos. ANXO LORENZO

Alrededor de las 15.30 horas del lunes fue el momento en el que los vecinos de O Caeiro, en la localidad moañesa de Meira, empezaron a salir de las casas al notar un fuerte olor a quemado. El foco que, según los primeros datos del Concello, se habría originado durante labores de desbroce en una finca privada, se extendió rápidamente por el monte próximo a las casas. El vecindario se apresuró a volcarse en los trabajos de extinción ante el temor de que las llamas alcanzan las viviendas.

Tras horas de preocupación y alerta, la Xunta ha dado el fuego por controlado en la tarde de este martes, tras dañar más de 20 hectáreas. También el de Ponteareas, que ha calcinado unas 25 hectáreas.

Hasta el lugar se desplazaron tres aviones anfibios y cuatro helicópteros que realizaron la tarea principal de extinción durante las primeras horas de la tarde. Los bomberos tuvieron problemas de acceso a la zona debido a la difícil situación de los caminos, obstruidos por los coches de los particulares, al tratarse de una zona residencial. De hecho, no consiguieron llegar a la zona media hasta pasadas las 19:30 horas, momento en el que se reavivaban las llamas.

Según informó José González Vázquez, conselleiro de Medio Rural de la Xunta de Galicia, que también se desplazó hasta allí, la situación se valoró como de "nivel dos de alerta, debido a su proximidad a las casas", lo que requiere un despliegue importante de medios "tanto aéreos como terrestres". Por ello, se movilizó a bomberos de apoyo desde Pontevedra y Ribadumia, y también acudieron miembros de Protección Civil de Soutomaior.

Esta situación 2 de alerta permaneció activa hasta alrededor de las 21:00 horas del lunes, cuando remitió ya el peligro para las casas después de que el fuego arrasase más de 20 hectáreas de terreno. Además, las llamas alcanzaron la Autovía do Morrazo (AG-46), lo que obligó a cortar dos carriles durante algunas horas.

 

La alcaldesa de Moaña, Leticia Santos, señaló que "gracias a la rápida intervención de los medios no hay viviendas afectadas". Tampoco fue necesario efectuar ningún desalojo, según informó Santos. Del mismo modo quiso agradecer la solidaridad de los vecinos que con "cubos y mangueras ayudaron a los efectivos a pararlo a tiempo", contándose por cientos los moañeses que decidieron acudir a echar una mano.

En las inmediaciones la conmoción era palpable. "Ya sea con ramas o simplemente llevando agua para la gente que está intentando ayudar", destacan varios vecinos sobre las formas en que arrimaron el hombro. "Yo estaba con una rama y me caían las lágrimas de verlo", relata otra vecina que descansaba cerca de su casa tras varias horas de trabajo.

Ante esta situación González Vázquez recordó la importancia de "extremar las precauciones" en trabajos con riesgo de incendio, que se deben hacer con bajas temperaturas y pidió a la ciudadanía "responsabilidad".

Testimonios Iago y Daniel: "Cuando vimos el humo fuimos a ayudar en lo que hiciese falta"

Cientos de vecinos de Moaña colaborando para extinguir el fuego en O Caeiro. ANXO LORENZO
Cientos de vecinos de Moaña colaborando para extinguir el fuego en O Caeiro. ANXO LORENZO

Algunos vecinos permanecían pendientes de las llamas que acechaban sus casas. Éste fue el caso de Iago Juncal y Daniel Martínez, dos amigos de Moaña. "Cerca de las cuatro y diez ya vimos el fuego acercándose a la vía rápida" comentaron.

Daniel se encontraba comiendo cuando empezó a ver el humo y habló con su amigo para, juntos, acercarse al lugar "a ayudar en lo que hiciese falta". Afirmaron que "los bomberos y los vecinos estuvieron extinguiendo y controlando el fuego como podían, con cubos, mangueras, ramas de eucaliptos... Todo para que las llamas no llegasen a ninguna casa".

Operarios luchando contra las llamas. ANXO LORENZO
Operarios luchando contra las llamas. ANXO LORENZO

comentarios