jueves. 21.10.2021 |
El tiempo
jueves. 21.10.2021
El tiempo

La lava del volcán alcanza el mar

El volcán podría estar alimentándose de un reservorio de magma más profundo ► La lava quemó el plástico de invernaderos y generó una nube tóxica, ya diluida

LA LAVA CAE POR UN ACANTILADO AL MAR

La lava del volcán de Cumbre Vieja ha seguido avanzando en las últimas horas hasta llegar finalmente a la costa, diez días después de que entrase en erupción. La colada está cayendo —comenzó pocos minutos después de las 23.00 (hora canaria)— por un acantilado de cien metros sobre el agua en las cercanías de la playa El Guirre, en Tazacorte.

La lava ha ido cayendo de forma lenta y lo único que se ha podido ver a lo lejos son piedras candentes que caen al mar, según la retransmisión que realiza la Televisión Canaria desde un barco y las imágenes facilitadas desde el buque del Instituto Español de Oceanografía Ramón Margalef. 

La oscuridad de la noche no permite ver las columnas de vapor de agua que supuestamente se han debido formar por el choque térmico de la lava con el mar, columnas que llevan unos gases que pueden resultar tóxicos para los ojos, los pulmones y la piel.

Sí se constata un humo negro, que forma parte del proceso que se produce cuando la lava cae al mar. 
La lava ha caído al mar desde una altura de unos cien metros por un acantilado.

Momentos antes de que la lava llegara al mar, pasadas las 11 de la noche hora local, se había evacuado la zona del puerto de Tazacorte, en el que se congregaban, entre otros, numerosos periodistas, que se han desplazado hasta el mirador de la montaña El Time.

Desde allí se divisa desde la lejanía la caída de la lava por el acantilado situado ligeramente al norte del lugar donde cayeron las coladas de lava del volcán de San Juan en 1949.

Tras el parón este lunes en la erupción volcánica, el magma, según han explicado los especialistas, ha emergido de zonas más profundas por lo que la lava está más caliente y se ha desplazado con mayor rapidez, especialmente en los últimos metros.

La llegada de la lava se produce en el décimo día de la erupción volcánica de Cumbre Vieja y el impulso definitivo una colada de lava que se formó hace 28 horas.

Los vulcanólogos han advertido estos días a la población de que no se acerque al río de lava cuando entre en contacto con el agua del mar porque pueden producirse nuevas explosiones y también intensificarse el humo que lleva sustancias tóxicas para los ojos, los pulmones y la piel. No obstante, han aclarado que la afección se produce dentro de la zona de exclusión de dos kilómetros y los cuatro núcleos poblacionales más cercanos están confinados. 

El Centro coordinador de emergencias de Canarias, Cecoes-112, ha incidido en que ahora que "la lava ya ha llegado al mar" todo aquel que esté cerca debería, "si se encuentra en el exterior", buscar "un lugar seguro" donde refugiarse. 

LA ERUPCIÓN MÁS CORTA EN 500 AÑOS DURÓ 24 DÍAS

El nuevo volcán de La Palma podría estarse realimentando de un reservorio de lava más profundo, como sucedió con el volcán submarino de El Hierro, según indica Carmen López, responsable de alerta volcánica del Instituto Geográfico Nacional (IGN). López explica que la sismicidad profunda localizada en las últimas horas en la zona de Fuencaliente, con terremotos de magnitudes de entre 3.3 y 3.4, son indicativas de un reajuste del reservorio en la corteza a medida que el magma va saliendo en forma de lava, cenizas y piroclastos.

Antes de la erupción, esa fuerte sismicidad dibujó la gemoetría de la intrusión del magma desde la corteza a la superficie y "guió" a los expertos a predecir dónde podría producirse la erupción. Ahora, en esta nueva fase de alta sismicidad durante la erupción, el IGN baraja la posibilidad de que el reservorio más superficial se esté realimentando y que debajo de éste pueda haber otro más profundo.

López indica que este es un mecanismo para ajustar la salida del magma a la superficie, igual que las deformaciones del suelo, y añade que la erupción del nuevo volcán de La Palma concluirá cuando se iguale con la presión exterior y se acabe cerrando el cráter.

Esta experta considera que es "demasiado pronto" para prever un periodo de estabilización, pues "se necesitan más días de sismicidad" para completar el proceso de reajuste.

El único dato del que disponen los expertos, que "no es científico" pero que puede "servir de guía", es la serie histórica de erupciones en La Palma en los últimos 500 años, seis en total. La más corta duró 24 días, por lo que "aún es pronto" para prever el final, y la más larga, 84.

Tampoco saben los científicos cuánto podría durar la actual fase hawaiana, en la que el volcán emite lava más fluida y a mayor velocidad, en torno a los 300 metros por hora en la zona más próxima a la boca abierta en un flanco del cono principal, que mantiene un mecanismo estromboliano.

Carmen López entiende que esta fase efusiva se puede prolongar, como también volver el volcán a una fase de reposo, y recuerda que las anteriores erupciones en La Palma hubo también una fluctuación de intensidad.

La erupción volcánica de La Palma continúa activa este martes. ÁNGEL MEDINA G. (EFE)

LA LAVA ENTRA EN ZONA DE PLATANERAS

La lava del volcán de La Palma, que avanza hacia el mar, ha entrado en zona de plataneras y ha quemado plásticos de invernaderos y fertilizantes, con lo que se ha creado a primera hora de la tarde una nube tóxica, ya diluida, que no ha supuesto ni daño ni peligro para las personas, pues se ha mantenido dentro de la zona de exclusión.

También preocupa la dirección del viento y la que tome la nube de cenizas en las próximas horas, ya que podría acabar afectando al tráfico aéreo en La Palma, La Gomera y el oeste de Tenerife, ha advertido la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco.

Este organismo, tras el incremento de la actividad eruptiva explosiva en la mañana de este martes, ha emitido un nuevo aviso VONA para la aviación civil (Volcano Observatory Notice for Aviation), por el aumento en la emisión de cenizas, así como el incremento de la altura de la nube de cenizas, que ha alcanzado los 7.000 metros.

La lava de las últimas horas que ha arrojado el volcán desde que se reactivó en la tarde del lunes ha seguido las coladas anteriores, aunque tuvo un ensanchamiento significativo, y aún se desconoce si va a llegar al mar y, en caso de que así sea, cuándo ocurrirá.

La colada ha atravesado el centro de Todoque y se ha situado en El Pampillo, a una distancia aproximada de 2 kilómetros de la costa, no en línea recta, sino siguiendo el trazado de los modelos de predicción que apuntan la zona donde pudiera acabar cayendo al mar.

El director técnico del Plan de Emergencia de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, ha informado de que la nube tóxica que emanó de la zona de plataneras, en la que había amoniaco y tricloruro de boro, entre otros componentes que han sido analizados por la Unidad Militar de Emergencias (UME), obligó a evacuar a las personas que estaban en las inmediaciones que habían sido autorizadas a retirar enseres y productos perecederos.

Morcuende ha señalado que el episodio registrado con "la pequeña" nube tóxica se puede volver a repetir debido al material que puede quemar la lava, pero ha insistido en que no tendrá afección más allá de la zona de exclusión.


ZONA CATASTRÓFICA

El Gobierno concederá 10,5 millones de euros para ayudar a los afectados por la erupción del volcán de La Palma, declarada zona catastrófica, de los cuales 5,5 millones irán destinados a la compra de 107 viviendas y el resto a la adquisición de enseres de primera necesidad.

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, lo ha anunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que ha declarado la isla de La Palma como ZAEPC (zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil, la antigua zona catastrófica) y ha aprobado estas ayudas.

Estas se canalizarán a través de dos comisiones destinadas a "garantizar el seguimiento, la agilidad y la inmediatez" en la gestión de los fondos.


NUEVA FASE ERUPTIVA HAWAIANA

María José Blanco ha explicado que, tras una fase de práctica inactividad que se prolongó más de diez horas, el volcán comenzó a emitir en la tarde de este lunes abundante lava desde un "salidero" en el flanco norte del centro emisor que avanzó con rapidez por encima de anteriores coladas, también gracias a su mayor fluidez.

Es por este "salidero" por el que está manando la lava, aunque sigue habiendo actividad estromboliana en el cráter principal.

Así pues, en estos momentos predomina la fase hawaiana o efusiva, en la que el volcán solo emite lava, en un contexto en el que, ha recalcado Blanco, es normal que se alternen periodos de incremento y descenso de la actividad eruptiva.

También ha advertido de que se pueden volver a producir explosiones bruscas.

La directora del IGN en Canarias ha indicado que el volumen estimado, mediante medidas termográficas, del cono generado hasta ahora es de 10 millones de metros cúbicos y que la morfología del mismo sigue cambiando constantemente, con sucesivos procesos de crecimiento y reconfiguración.

En cuanto a la sismicidad registrada en las últimas horas, se ha localizado a una profundidad de unos 10 kilómetros en el entorno de Fuencaliente, además de algunos superficiales en las proximidades del cono.

Las deformaciones del suelo se siguen estabilizando en los componentes horizontales y ha habido una disminución en el vertical.

La tasa de emisión de dióxido de azufre registró en la jornada del lunes "un decrecimiento marcado", en torno a las 567 toneladas diarias.


258 HECTÁREAS Y 686 EDIFICACIONES

La lava del volcán ha cubierto 258 hectáreas y ha afectado a 686 edificaciones, de las cuales 589 están destruidas, según el último recuento del sistema europeo de observación terrestre Copernicus.

Son 76 edificaciones más las destruidas en comparación con la medición anterior, realizada 19 horas antes, y 20,5 hectáreas más afectadas.


Este último mapa de situación de Copernicus corresponde a las 06.50 horas del 27 de diciembre, de manera que no incluye la superficie cubierta por la lava a partir de la reactivación del volcán ese día por la tarde.

Según los datos obtenidos a partir de los satélites de Copernicus, el volcán ha afectado a 22,2 kilómetros de carreteras, de los que 21 están destruidos. 

LLUVIA DE CRISTALES

La colada de lava que emerge del volcán de La Palma "es probable" que llegue a la costa, de la que se encuentra a unos 800 o 1.000 metros en línea recta, pero no hay seguridad ni certeza al respecto dado que se ha producido una significativa ralentización en la velocidad del material magmático, que bordea la montaña de Todoque.

La colada que el pasado domingo bajaba con rapidez por el norte del cono eruptivo y que avanzó sobre Todoque se ha dividido ahora en "dos dedos". Uno de esos dedos se ha encontrado con una pronunciada pendiente y es previsible que acabe uniéndose al otro, que se mueve lentamente hacia la zona sur de la montaña.

VOLCANES

"La colada ahora mismo está muy frenada", alertan los expertos, al mismo tiempo que advierten que el contacto de la lava con el mar es muy peligroso para la población más cercana. En primer lugar por la toxicidad de la mezcla de gases pero, además, porque "esta podría vitrificarse, ser incorporada a la nube y caer en un entorno cercano en forma de esquirlas".

Así lo explicó ayer el experto en vulcanología del Ilustre Colegio de Geólogos (ICOG), José Luis Barrera, en declaraciones a los medios de comunicación tras la parada puntual de la actividad exterior del volcán de Cumbre Vieja, que lleva en plena erupción desde el pasado domingo, 19 de septiembre.

El técnico avanzó además que no se descarta que la actividad volcánica pueda abrir por otro punto de la isla, aunque admitió que esa posibilidad, de momento, no se puede confirmar.

Así, recalcó que la erupción está provocada por los gases que son los que arrastran el magma, pero si falta suministro en la cava magmática, entonces éste no podrá salir al exterior.

"No se puede descartar que se abra otro punto en la isla porque el magma está buscando otra salida, pero tampoco se puede saber cuánto tiempo estará activo el volcán", indicó Barrera.

"No hay ningún elemento nuevo para pensar que la erupción ha terminado. No se puede saber y no habrá indicio de ello hasta que empiece a apagarse la chimenea entera y desaparezca por completo la sismicidad", aseguró.

Así, recordó como las semanas previas al inicio de la erupción la actividad sísmica comenzó más al sur y desde allí fue migrando al norte, para abrir definitivamente en Cumbre Vieja.

UN KILÓMETRO DE ANCHO. Respecto a la posible llegada de la colada volcánica al mar, José Luis Barrera señaló que "la anchura del frente de lava es de un kilómetro, una vez que se han unido las dos vías, pero en la parte central está embalsada y hasta que no supere ese ahondamiento, no recuperará más velocidad".

Erupción en La Palma. INFOGRAFÍA

Una vez llegue al mar, alertó de los "efectos peligrosos" para la población porque los propios gases del volcán se unirán al vapor de agua del mar, que a veces incluye compuestos de cloro y de flúor, además de la propia salinidad del medio.

Pero lo más significativo es que la lava, que está a mil grados centígrados al llegar al agua, a unos 24 grados, se enfriará y si este enfriamiento se produce muy rápido —según el aporte de lava— la colada no se cristalizará, sino que se vitrificará. "Este proceso de vitrificación retraerá el cuerpo de lava, que se romperá en esquirlas que saltarán desde la superficie y se mezclarán con la columna de gases", detalló Barrera.

ZONA ACOTADA. El experto en vulcanología explicó también que esa es la razón por la que se ha acotado la zona prevista de la llegada de la lava, para que los barcos no se acerquen a menos de dos kilómetros de la costa de La Palma, ni tampoco la población, aunque este área de exclusión podría ampliarse en función de cómo varíen los vientos.

"Sería un fenómeno similar a si llovieran cristales", comparó. Otro de los efectos nocivos de la llegada de la colada volcánica al mar será la destrucción de parte de la fauna y la flora allí donde ésta se deposite, pero confía en que pasado un tiempo todo vuelva a su sitio.

"Eso lo vimos claramente en el volcán submarino de La Restinga, donde al poco tiempo volvió la flora y la fauna", concluyó el experto.

La lava del volcán alcanza el mar
comentarios