sábado. 04.04.2020 |
El tiempo
sábado. 04.04.2020
El tiempo

El futuro normativo del sector fintech

Pixabay
Pixabay

El sector fintech, que agrupa a todas las empresas que ofrecen soluciones tecnofinancieras, se encuentra en plena fase de maduración. Hace apenas unos años, nacía esta nueva industria resultado de la fusión entre tecnología y finanzas. Surgían así las primeras startups fintech, con el objetivo de ofrecer servicios útiles y fáciles de usar para desbancar a los productos financieros ofrecidos por los agentes financieros tradicionales como los bancos. Hoy asistimos a una verdadera eclosión de iniciativas empresariales fintech que abarcan de manera transversal a muchos segmentos financieros. Y todo ello plantea grandes desafíos regulatorios, cuya resolución resulta necesaria para la consolidación definitiva de este sector. Este nuevo ecosistema está en constante cambio y los nuevos actores deben colaborar con las instituciones para resolver cualquier incertidumbre y ambigüedad existente en torno a los procesos de regulación y estandarización.

Un proceso que avanza poco a poco en todo el mundo

La revolución fintech presenta importantes retos a nivel transnacional, porque la propia naturaleza de las soluciones fintech complica la regulación nacional de estas iniciativas empresariales novedosas. A mediados de 2018, la Autoridad Bancaria Europea y la Comisión Europea presentaron sus programas de acción con una hoja de ruta definida. Por su parte, en el continente americano, las autoridades mexicanas aprobaron su Ley Fintech, quizá uno de los marcos regulatorios más avanzados del mundo hasta la fecha. Parece que, poco a poco, se avanza a paso firme hacia la soñada armonización normativa.

Dentro del sector fintech, destaca la regulación existente a día de hoy en el sector de los brókeres online y que puede servir de modelo para la regulación de otros segmentos más incipientes del ecosistema tecnofinanciero. Podemos ejemplificar esta realidad mencionando el ejemplo del bróker eToro, una de las empresas fintech más importantes dedicada a ofrecer servicios de trading online. Cuenta con la aprobación normativa de los principales organismos reguladores mundiales, como la Autoridad de Conducta Financiera británica (FCA) o la Comisión del Mercado de Valores de Chipre (CySEC). Esta seguridad normativa se traduce en millones de usuarios que confían en una solución fintech pionera. ¡Y de esta confianza depende el éxito en última instancia de la revolución fintech en su conjunto!

InfografíaLa regulación fintech en España

España está comenzando a dar pasos importantes para convertirse en una potencia fintech, pero el bloqueo político español está lastrando la adopción de regulaciones efectivas que permitan el florecimiento definitivo de este sector. A finales de febrero se publicaba la noticia de la aprobación por parte del Consejo de Ministros del anteproyecto de ley para la creación del modelo sandbox, un marco regulatorio que crea un espacio de pruebas controlado y no desregulado en el que las empresas fintech pueden probar la viabilidad de sus soluciones sin poner en peligro a los usuarios. Es decir, las empresas tecnofinancieras podrían probar así sus pruebas de concepto en modalidad de exención: aquellas actividades que cuenten con protección normativa existente se acogerían a ellas y aquellas que no podrían desarrollarse sin sujeción normativa por su naturaleza innovadora. Así se posibilitaría la creación de una normativa específica para cubrir actividades que ahora cuentan con grandes trabas porque tienen que someterse a regulaciones obsoletas que ahogan la innovación.

EspañaSegún el criterio de la Asociación Fintech española, la aprobación de la normativa Sandbox pondría a España en la vanguardia mundial en la industria tecnofinanciera, ya que dibujaría líneas claras para que los agentes económicos (inversores de capital riesgo, bancos, etc.) puedan participar sin miedo en el desarrollo del sector. En definitiva, aportaría una seguridad jurídica inexistente a día de hoy.

Los principales desafíos de la regulación fintech

Acabar con cualquier iniciativa fraudulenta, garantizar la seguridad de los datos y preservar la privacidad de los clientes son los principales retos que afronta la regulación fintech. Uno de los segmentos fintech que mejor ejemplifican estos retos es el de las criptomonedas. La revolución tecnológica que han supuesto para todo el mundo ha puesto de manifiesto la gran necesidad de certidumbres normativas que son necesarias para el crecimiento y la madurez de cualquier sector. En los últimos años, se han podido leer infinidad de artículos hablando del enésimo caso de filtración de datos personales de usuarios, de brókeres que desaparecían de la noche a la mañana con el dinero de los inversores o de graves problemas de seguridad. 

También tenemos el caso de las fintech dedicadas a ofrecer financiación online rápida, a veces con unas condiciones abusivas para los usuarios y que han generado malestar entre la población. Al no contar con una regulación que controle cualquier tipo de abuso, es todo el segmento de la financiación online el que ve manchada su reputación. 

Todos estos efectos negativos no hacen más que empañar la credibilidad de la industria fintech y deben ser abordados con prontitud por las autoridades tanto nacionales como supranacionales. La clave está en una regulación que garantice el buen funcionamiento de todas estas nuevas iniciativas sin llegar a estrangularlas. No es tarea fácil, pero el precedente de la regulación de internet, si bien no exento de polémica, puede ser un buen modelo sobre el que guiarse.

Pixabay

En conclusión, todavía existe una distancia considerable entre regulación e innovación en el ecosistema fintech, tanto a escala nacional como internacional pero es indudable que se está avanzando en la buena dirección. Si bien este avance no está siendo todo lo rápido que les gustaría a algunas partes interesadas, lo cierto es que la enorme complejidad de las nuevas soluciones tecnofinancieras justifican el paso lento pero seguro que las entidades normativas están adoptando. Son muchos los desafíos que deben resolverse y apurar el paso puede terminar ralentizando el tan deseado avance de esta nueva industria llamada a revolucionar la década que vamos a comenzar.

El futuro normativo del sector fintech