Un regreso exigente

El Lugo jugará este mes tres de sus cuatro partidos como visitante y le esperan rivales como el enrachado Cádiz o un Spórting que cambió de entrenador y está obligado a subir

Un lance del Lugo-Zaragoza. XESÚS PONTE
photo_camera Un lance del Lugo-Zaragoza. XESÚS PONTE

El Club Deportivo Lugo inicia el año 2017 con un calendario exigente y una hoja de ruta que le marca cuatro encuentros en los que quiere recuperar las sensaciones perdidas con las derrotas ante el Huesca y el Rayo Vallecano, además de mantenerse en los puestos de privilegio después de una temporada realmente positiva y con unos números que invitan al optimismo.

Una de las circunstancias más destacadas del calendario de los rojiblancos en este mes tiene que ver con el hecho de que tres de los cuatro partidos los va a jugar a domicilio, lo que siempre entraña, a priori, una dificultad en una categoría que es muy igualada y en la que a todos les cuesta mucho ganar como visitante.

El primer partido para los rojiblancos será este domingo en el campo del Almería, un conjunto que ha cambiado de entrenador y que comenzaba la campaña en esa larga lista de equipos que anhelan subir de categoría, pero que ha mostrado una gran irregularidad en lo que va de temporada. Con 22 puntos, el conjunto andaluz está fuera de los puestos de descenso, pero solo con dos puntos de ventaja y se mantiene con esa amenza constante. El Almería ya se vio obligado a cambiar de entrenador por los malos resultados y ahora es Lucas Alcaraz el que tomó las riendas del conjunto almeriense.

Después de la visita a Almería, que cierra la primera vuelta, al Lugo le tocará iniciar la segunda parte del campeonato y lo hará a domicilio ante el Reus. El conjunto catalán se mueve en la zona media con 25 puntos, fue capaz de empatar sin goles en el Ángel Carro y se muestra bastante sólido en los encuentros que juega ante sus aficionados.

La tercera estación para el equipo que entrena Francisco Rodríguez será el Spórting de Gijón, un conjunto que también cambió de técnico y que no termina de engancharse a la lucha por las primeras posiciones. Suma 27 puntos y los malos resultados provocaron la salida de Paco Herrera y el cambio por Rubén Baraja. El conjunto asturiano visitará el estadio Ángel Carro en una prueba exigente para los lucenses porque eran y son un conjunto que no ha escondido nunca que su único objetivo es regresar a la Primera División.

El mes de enero lo va a cerrar el Lugo con una visita a uno de los conjuntos más en forma del campeonato y que no es otro que el Cádiz. Los rojiblancos jugarán en el estadio Ramón de Carranza ante un rival que acabó el año con una racha de resultados muy brillante y ahora mismo ocupa la segunda plaza en la clasificación. Toda una prueba de fuego.

Más en Deporte Local Lugo
comentarios