jueves. 13.05.2021 |
El tiempo
jueves. 13.05.2021
El tiempo

Media vida en juego en un día señalado en rojo

Alende y Boateng. EP
Alende y Boateng. EP
El Lugo recibirá este sábado al Alcorcón en un duelo a vida o muerte en el Ángel Carro. Los rojiblancos evitarán entrar en descenso con un triunfo que cortaría la racha de doce partidos sin ganar

Vivir o comenzar a agonizar. Respirar profundo o boquear encima del césped. Avanzar o mantenerse con el freno puesto mientras el resto pasa de largo. El Lugo vivirá este sábado (14.00 horas) un duelo a vida o muerte, como si estuviera en O.K. Corral ante un Alcorcón que lucha por lo mismo, por la mera supervivencia en ese desierto inhóspito que es la zona baja de Segunda División.

Como Gary Cooper en Solo ante el peligro, el reloj fue el protagonista de una semana que finalizará en sábado para los aficionados del Lugo. Desde la derrota ante el Mallorca, el partido ante los alfareros tomó el cariz de un encuentro vital, en el que cada bala tendrá un valor extra y cada disparo producirá una taquicardia en el salón de cada casa rojiblanca.

Aguardó seis días el club lucense en O Ceao como el sheriff Will Kane sufría en Hadleyville, esperando a que pasaran un tiempo inacabable. El personaje en la película de Cooper lo hacía con la angustia de la llegada del forajido Frank Miller. El Lugo lo hizo con el Alcorcón de Juan Antonio Anquela como enemigo a batir en el Ángel Carro. Es el partido señalado en el almanaque. El duelo que no se puede perder para jugar una temporada más en Segunda División.

Ganar significará seguir fuera de los puestos de descenso y mantener a raya a un rival directo. Vencer significará quitarse el peso muerto de los doce partidos sin ganar, de las cuatro derrotas seguidas en la Liga, de las dudas, de la falta de confianza, del tufo de la crisis de resultados, de dar el primer paso para recuperar el buen juego que dio alas a los aficionados para soñar con una temporada tranquila.

Ese Lugo fuerte, aguerrido, indomable, con la inspiración para sobreponerse a cualquier desgracia en los noventa minutos y anular al rival es lo que se desea en una grada vacía al lado del Miño pero llena en la ciudad y la provincia.

Recuperar la solidez del otoño es el objetivo de un grupo de jugadores que están a la espera de exorcizar sus miedos y su mala fortuna, de sentar las bases de un final de Liga tranquilo por primera vez en tres temporadas.

Son baja segura Iriome y el Puma Rodríguez, mientras que Djaló retornará al banquillo tras su ausencia en Mallorca por indisciplina

Enfrente estará el Alcorcón. Un equipo siempre duro y hábil para sacar buenos resultados en el Ángel Carro. Más aún con su entrenador, Juan Antonio Anquela, un veterano de los banquillos, uno de esos técnicos con el sobrenombre de perro viejo, de los que se saben todos los trucos para desarmar a cualquiera.

El armazón alfarero y su capacidad para hacer daño con sus puntas, Marc Gual y Xisco, o con futbolistas de la calidad de Boateng o Dani Ojeda, obligará a los rojiblancos a dar lo mejor de sí mismos para no acabar tragando polvo, con un tiro en el pecho y el enterrador tomando medidas del cuerpo.

DUDAS POR LAS BAJAS. El estado físico de jugadores como Xavi Torres, Manu Barreiro y Gerard Valentín condicionarán el once inicial del técnico, Luis César Sampedro. Los tres son seria duda para el partido de este sábado, con lo que parece improbable que salgan de inicio, aunque alguno podría entrar en la convocatoria. Son baja segura Iriome y el Puma Rodríguez, mientras que Djaló retornará al banquillo tras su ausencia en Mallorca por indisciplina.

Parece fija la parte de atrás, con Cantero bajo palos y una defensa de cuatro hombres formada por Campabadal y Canella en los laterales y Venancio y Alende en el centro de la zaga.

Por delante parece fijo Juanpe, que es uno de los hombres fuertes de Luis César Sampedro. El Hacen adelantaría a Pita y Seoane para acompañar al andaluz en el círculo central. En la derecha, con los problemas físicos de Gerard, parece fijo Appiah, mientras Chris Ramos y Cristian Herrera se jugarán el puesto en la izquierda. Hugo Rama o el propio Cristian ocuparían un sitio en la mediapunta para surtir de balones a Carrillo o llegar desde la segunda línea.

En el Alcorcón será baja el mediapunta Hugo Fraile, que cumplirá su segundo partido de sanción, mientras que Laure, ex del Deportivo, será duda por problemas físicos.

Media vida en juego en un día señalado en rojo
comentarios