Seis jornadas, seis finales para el Lugo

El Lugo afronta este domingo ante el Barça B el primero de los partidos que disputará en la recta final de la Liga. Los de Trashorras necesitan sumar para alejarse de la zona de descenso.
Antoñín, presionado por Héctor Fort, del Barça B. SEBAS SENANDE
photo_camera Antoñín, presionado por Héctor Fort, del Barça B. SEBAS SENANDE

El objetivo del CD Lugo en esta temporada ha cambiado su rumbo en las últimas semanas. Si cuando llegó Roberto Trashorras al banquillo el reto todavía era sumar puntos para acercarse a los puestos de ascenso, los malos resultados de las últimas jornadas han rebajado al máximo las expectativas para este curso y el reto ya se limita a no caer en los puestos de descenso, un riesgo que existe a tenor del rendimiento del equipo lucense en los últimos partidos.

Esta y no otra es la realidad del Lugo. Distanciado a seis puntos del descenso y a 16 de los puestos de play off, los albivermellos solo piensan ya en lograr victorias para no caer en la zona peligrosa de la clasificación. Este y no otro es el objetivo de un equipo que ha sufrido a lo largo de toda la temporada y cuya trayectoria ha ido claramente de más a menos con el paso de las jornadas.

El primero de los retos que afronta el equipo de Roberto Trashorras será contra el actual segundo clasificado del grupo 1 de Primera REFF: el Barcelona B. La buena noticia es que de todos los partidos que afrontará el equipo rojiblanco, el del filial catalán será, a priori, el más complicado. El conjunto que dirige Rafa Márquez es una de las grandes revelaciones de la temporada y mantiene la segunda posición pese a la estrepitosa derrota que encajó el pasado fin de semana en el campo del Unionistas (4-1), un partido que puso fin a una racha de doce encuentros sin perder.

El equipo azulgrana es el tercer mejor anfitrión de la temporada. Ha sumado 32 puntos en los 16 encuentros que ha disputado en el Johan Cruyff, donde tan solo ha cedido dos derrotas en este curso. Sin duda una auténtica piedra de toque para un Lugo que, aunque empezó la temporada con buenas actuaciones a domicilio, ha bajado su rendimiento lejos del Anxo Carro en la segunda vuelta.

La segunda de las finales que le esperan al equipo lucense será en el Anxo Carro ante el Rayo Majadahonda, equipo al que superó en la primera vuelta (1-2). Actualmente en la penúltima posición, es uno de esos partidos que el Lugo necesita sumar los tres puntos sí o sí si no quiere complicarse la vida en las últimas cuatro jornadas de la competición. La dinámica del equipo madrileño es completamente opuesta a la del Barcelona B: ganó su último partido el pasado fin de semana ante el Fuenlabrada (0-1) y puso fin a una racha de once jornadas sin sumar los tres puntos.

El Arenteiro, en Espiñedo, será otra difícil prueba para los rojiblancos. Otro de los derbis gallegos que se vivirán en Primera RFEF ante un equipo ourensano que marcha por encima del Lugo y que todavía tiene opciones de entrar en el play off por el ascenso. De hecho, el Arenteiro superó a los lucenses en la ida (0-1) y llegará al Anxo Carro con el cuchillo entre los dientes y con el ánimo de alcanzar su objetivo.

Tras Barça B, Rayo y Arenteiro, el Lugo afrontará las últimas tres jornadas, dos de ellas en el Anxo Carro, contra el Cornellá, el Logroñés y el Sabadell. Tres de los cinco equipos que actualmente ocupan puestos de descenso, una circunstancia que invita al optimismo rojiblanco.

El primero que visitará el estadio lucense será el Cornellá, actualmente decimosexto y a solo dos puntos de la permanencia. El equipo catalán trae malos recuerdos al lucense, puesto que su victoria en la primera vuelta provocó el despido de Munitis (1-0).

La visita al campo del Logroñés será la última de la temporada, en una penúltima jornada en la que el Lugo debería tener los deberes hechos. Si no es así, todavía tendría una última bala, en el Anxo Carro ante el Sabadell, para conseguir una permanencia que hace meses no parecía tan compleja.

Comentarios