miércoles. 08.04.2020 |
El tiempo
miércoles. 08.04.2020
El tiempo

El futuro en juego ante el líder

Nurger sujeta el balón ante Dos Anjos, del Palencia. SEBAS SENANDE
Nurger sujeta el balón ante Dos Anjos, del Palencia. SEBAS SENANDE
El Breogán busca este sábado una victoria necesaria ante el Valladolid para mejorar su imagen de Alicante y avanzar en la zona de play off

Leche Río Breogán y Carramimbre Valladolid se enfrentan este sábado (18.00 horas, Pazo dos Deportes de Lugo) en un partido entre dos equipos que han tenido que variar, por causas muy distintas, el punto de mira con el que partieron al inicio de la competición en la LEB Oro.

Los vallisoletanos, muy probablemente habrían firmado con estar a estas alturas de la Liga entre los equipos que tienen asegurado su presencia en el play off de clasificación pero ahora están inmersos, y en una magnífica situación, en la lucha por mantener la primera posición de la tabla que ocupan. El caso del conjunto lucense es contrario. El Breogán se ha visto de forma muy prematura, y debido a su exasperante irregularidad, fuera de la lucha por el ascenso directo, que era su objetivo prioritario esta temporada. Esto ha obligado a los jugadores de Diego Epifanio a replantearse la temporada, o lo que queda de ella. Se trata de recuperar anímicamente a un equipo lleno de dudas, de lograr cuanto antes la integración del nuevo, o nuevos, jugadores que aún se esperan y, en definitiva, de llegar en la mejor forma posible para afrontar los play off y la posterior final a cuatro.

Pero todo esto no tiene nada que ver, aunque lo parezca, con una especie de minipretemporada. Y esto es así porque los breoganistas no pueden descuidarse lo más mínimo y tendrán que apretar, y mucho, para recuperar una posición entre los cinco primeros para afrontar con ciertas garantías la eliminatoria.

Por esto, aunque ahora mismo los objetivos de Breogán y Valladolid no coincidan, el triunfo es igual de valioso para ambos conjuntos. Los lucenses, además de lo dicho a nivel clasificatorio y su importancia, también necesitan compensar, aunque sea en parte, la pésima imagen ofrecida el pasado fin de semana en Alicante y, como suele decir su técnico, Diego Epifanio, recuperar cuanto antes las mejores sensaciones. Por su parte, los jugadores de Hugo López lo tienen en su mano. Con un triunfo de ventaja sobre el Delteco Gipuzkoa y dos ante el Leyma, ganar en Lugo sería un paso importante que le confirmaría como un serio favorito al ascenso directo.

CUATRO DERROTAS. No va a ser una tarea fácil ni mucho menos para el Leche Río Breogán. El Valladolid tiene, como equipo, todo aquello que le falta al de Epifanio. Es decir, regularidad, intensidad, solidez y ritmo. Además, ha demostrado a lo largo de la temporada que con más o menos acierto siempre ha sido competitivo porque sabe compensar con sacrificio y mucha actividad defensiva lo que le puede faltar en ataque. Y esto es lo que explica que de las cuatro derrotas sufridas en lo que va de temporada, una haya sido por dos puntos, otra por tres y las otras dos, en Mallorca y Melilla, después de una prórroga. Es decir, en todos los encuentros han tenido opciones de victoria hasta los segundos finales.

Ante esto, el Breogán tendrá que mejorar su rendimiento habitual. Está por ver si los jugadores del equipo lucense son capaces, en primer lugar, de igualar al menos la intensidad de su rival. El trabajo para compensar la solidez general, pero sobre todo dentro de las zonas de los pucelanos, será otro reto más que importante porque es un aspecto en el que el Breogán está siendo claramente deficitario. Ocurre lo mismo con la mentalidad como equipo del Breogán, que en pocas ocasiones ha sido capaz de superar un mal inicio de partido o un parcial más o menos importante del rival. Jugar con el marcador en contra es otra asignatura pendiente que este sábado deberá ser necesario aprobar por los celestes, si se quieren aspirar a una necesaria victoria, fundamental para mantener ciertas esperanzas de futuro.

El futuro en juego ante el líder
Comentarios