miércoles. 08.07.2020 |
El tiempo
miércoles. 08.07.2020
El tiempo

Diego Epifanio: "Quiero acabar lo que empecé, tengo mucha ilusión por seguir"

Diego Epifanio. XESÚS PONTE
Diego Epifanio. XESÚS PONTE
El técnico del conjunto lucense siente que su trabajo no se ha terminado y no niega que le queda "un mal sabor de boca" porque el trabajo de los jugadores fue "bueno" y el club siempre estuvo ahí

DIEGO EPIFANIO no pudo finalizar como quería su primera temporada al frente del Leche Río Breogán y considera que lo más justo hubiese sido decidir los ascensos en el campo. El técnico reconoce errores y dice haber quedado con "mal sabor de boca" al no haber cubierto unos objetivos que para él no estaban, ni mucho menos, descartados, "solo hay que ver mi historial, mis equipos siempre llegan bien al final", recuerda. Su continuidad en Lugo no está asegurada porque su contrato contiene una cláusula de corte en caso de que, como sucedió, el equipo no consiguiese el ascenso o no lograra la clasificación para la final a cuatro.

¿Qué valoración hace de la decisión de la FEB de dar por finalizada la LEB Oro?
Me imagino que la FEB habrá tenido en cuenta a todas las partes y sobre todo la seguridad sanitaria de todos. De cualquier forma, me resulta chocante que en otro deportes y en categorías menos profesionales que la LEB, como la Tercera División de fútbol vayan a jugar y nosotros no. Es su decisión y hay que acatarla. A mí me hubiese gustado jugar y acabar en la pista. Hay que felicitar al Valladolid y al Gipuzkoa y que tengan suerte en su nueva andadura. No es que me parezca justo, pero si la FEB lo determina yo no lo voy a contradecir, ya dije que por mí se hubiese decidido jugando.

Por su pasado en el Tizona tiene experiencia de lo que representa enfrentarse a la ACB. ¿Cree que Valladolid y Gipuzkoa acabarán por consumar el ascenso?
Creo que tal y como está la situación hubiese ayudado el jugar la fase de ascenso. Les deseo suerte pero el escenario es complicado. Para el baloncesto está claro que es bueno que haya ascensos y descensos, pero insisto lo veo complicado.

El análisis tiene que ser más profundo que quedarse con la octava posición. Una canasta ante el Cáceres nos hubiera permitido ser terceros

La realidad lo que indica es que el Leche Río Breogán acabó en la octava posición. ¿Cuál es su valoración?
Efectivamente en la clasificación acabamos octavos, pero teniendo en cuenta que aún teníamos pendientes partidos con los equipos con los que estamos igualados y que les superamos en el average general, en realidad, seríamos quintos y a una victoria del Leyma y del Alicante. Una canasta más, por ejemplo, en el partido de Cáceres, nos hubiera permitido acabar en la tercera plaza. Por eso digo que el análisis tiene que ser más profundo que quedarse con la octava posición. No voy a negar que cometimos errores pero también nos lastraron mucho las lesiones. Aún así, podríamos ser terceros perfectamente. No voy a negar que me quedó un mal sabor de boca porque el trabajo de los jugadores fue bueno y el club nos ayudó en todo lo que pudo. Con respecto al juego, tuvimos varios niveles, cuando tuvimos a toda la gente fueron nuestros mejores momentos. Nuestra mejor versión se pudo ver en Navidades, cuatro triunfos consecutivos, dos buenos partidos ante Leyma y Ourense… nos faltó continuidad y luego la historia del Covid-19. No quiero excusas, pero a veces una canasta no hace justicia al trabajo realizado.

Mis equipos, y ahí está mi historial, llegan bien al final y siempre lograron los objetivos

Las críticas más comunes a su equipo fueron dirigidas hacia el juego interior y a la irregularidad en el juego...
No fuimos regulares porque en muchos momentos no tuvimos continuidad en el trabajo. No pretendo ponerlo de excusa, pero sufrimos lesiones de larga duración de tres jugadores, esto al margen de que Marcius ya no pudo empezar la temporada al no superar el reconocimiento médico. Además, otros jugadores como Dago Peña y Mo Soluade tuvieron en distintas fases del año problemas que les hicieron perder algún partido y entrenamientos. Empezamos la Liga con cuatro ganados y cuatro perdidos que para el entorno del club no era lo esperado, luego mejoramos y alcanzamos un buen nivel y vino la baja de Ahonen. Mi forma de trabajar no es fácil de implantar, mis inicios nunca, en ningún equipo, fueron buenos y no estoy orgulloso de ello, pero es así. Mis equipos, y ahí está mi historial, llegan bien al final y siempre he conseguido los objetivos.

¿Qué cambiaría de lo hecho?
Este es un proyecto que viene de un descenso, con muchos cambios en todos los ámbitos del club y también en la plantilla. El consejo de administración cambia con la Liga iniciada y esto no repercute directamente en nuestro trabajo, pero influye. La situación de venir de un descenso es lo que menos ayuda, pero esto no se puede cambiar y es la realidad del club. Son demasiadas cosas y lo bueno es que esto ya está superado. Por ejemplo, cuando perdimos el primer partido en casa, dos jugadores entraron llorando en el vestuario por la tensión, ahora ya están más preparados. Todo fue un proceso al que nos fuímos adaptando.

La situación de venir de un descenso es lo que menos ayuda, pero ahora ya está superado

Usted a su llegada habló de un proyecto a dos años.
Sin embargo no tiene asegurada la continuidad para la próxima temporada... Tengo contrato hasta junio de 2021. Esto es lo que pone en el encabezamiento de mi contrato, pero es cierto que hay una clausula en la que se indica que si el equipo no juega la final a cuatro o no consigue el ascenso, el club puede romper el acuerdo. El club a día de hoy no me ha notificado nada. He hablado con Tito Díaz y le he comentado que tengo muchas ganas de volver porque tengo una espina clavada y Lugo y el Breogán apostaron por mí y quiero devolver esa confianza. No tengo ninguna duda, yo quiero seguir. Con mis aciertos y mis errores, creo que he demostrado que me hacia mucha ilusión venir a Lugo. Me siento muy a gusto con mi grupo de trabajo y repito, necesito devolver a la gente su cariño y también al club. Además, siento que no he podido acabar mi trabajo.

Dadas las circunstancias, el Breogán ya anunció que afrontará la próxima temporada con un presupuesto más modesto al que hubo en esta campaña…
Creo que ya lo dejé claro. Quiero acabar lo que empecé, tengo mucha ilusión y el dinero no será un impedimento ni un condicionante. Sé que la realidad económica general va a afectar a la Liga, a los equipos y el que mejor gestione esta situación tendrá una clara ventaja.

"Siempre hubo una buena sintonía con Tito Díaz"
El técnico del Breogán muestra su respeto hacia Tito Díaz y dice estarle "agradecido".

Tito Díaz y usted han sido los dos pesos pesados de la entidad breoganista, ¿cómo es su relación?
A Tito le tengo un gran respeto. Su currículum hablar por sí solo. Es la persona que el club entendió que debía de llevar la dirección en todos los aspectos y personalmente no puedo más que estarle agradecido. Me presentó un proyecto interesante y a nivel personal siempre se portó muy bien, siempre tuve muy buena sintonía con él. Veníamos de situaciones muy distintas, él de dejar el banquillo y yo en una ciudad y un equipo nuevo. Hubo matices en nuestro trabajo, pero nos acoplamos bien en el trabajo y tengo que insistir en que se portó realmente bien.

¿Algo que le haya sorprendido de su estancia en Lugo?
El paso de la ACB a la LEB le cuesta superarlo a todo el mundo. Y esto lo noté al principio de temporada. El Pazo nos ayudó muchísimo, por número y por sentir sus colores los aficionados del Breogán se merecen que su equipo siempre esté lo más arriba posible. El club tiene mucho potencial y ofrece unas posibilidades enormes para poder trabajar. En la ciudad me sentí muy a gusto, es una ciudad pequeña y acogedora con gente que me trató con mucha cercanía.

Diego Epifanio: "Quiero acabar lo que empecé, tengo mucha ilusión...
comentarios