jueves. 02.04.2020 |
El tiempo
jueves. 02.04.2020
El tiempo

85-52. El Breogán se decide por la contundencia

Uno de los momentos del encuentro entre Breogán y Ourense. VICTORIA RODRÍGUEZ
Uno de los momentos del encuentro entre Breogán y Ourense. VICTORIA RODRÍGUEZ
El equipo lucense convence a su afición con una clara victoria sobre el Ourense y, sobre todo, por la mejoría en todos los conceptos de un duelo que dominó de cabo a rabo en el Pazo

El Leche Río Breogán solventó el segundo derbi consecutivo en el Pazo con la misma contundencia que el primero, el que hace una semana le enfrentó con el Leyma Coruña. El Ourense Baloncesto no fue rival para un Breogán superior, que dominó desde el primer minuto y que demostró que la evolución de su juego como equipo es un hecho evidente.

Los jugadores de Diego Epifanio volvieron a empezar el duelo con una notable diferencia de intensidad con respecto a su rival. Antes de que los jugadores de Gonzalo García pudieran darse cuenta, el parcial de los locales ya era importante (10-0, minuto 4). Pero, además, ahora el Breogán ya es capaz de mantener un alto nivel de actividad durante la mayor parte del encuentro lo que es inalcanzable para la mayor parte de los rivales, como le sucedió este sábado al Ourense.

Rebote ► Por segundo encuentro consecutivo, los celestes se impusieron de forma absoluta a su rival

La defensa del Breogán no tiene que ver con la que hace algunas jornadas permitía, prácticamente a cualquier rival, a los rivales acribillar el aro celeste. A la intensidad antes citada, se une un buen trabajo en conjunto. Este sábado, Darko Balaban, el eje sobre el que gira todo el juego del Ourense, fue una pieza inofensiva. Los dos contra uno impidieron su habitual juego en el poste bajo y además los pívots locales remataron el trabajo bajo el aro. Sin el serbio, la capacidad ofensiva de su equipo se reduce de forma notable pero el Ourense queda totalmente desarmado si además su tripleta de tiradores, Edu Martínez, Alfredo Ott y Connor Wood — entre los tres anotaron cinco puntos, todos del estadounidense— no encontraron la forma de zafarse de sus marcajes.

Una de las principales deficiencias del Breogán en gran parte de la primera vuelta estuvo en el rebote. Por segundo encuentro consecutivo, los celestes se impusieron de forma absoluta a su rival. Y esto contribuye, igual que las recuperaciones en el buen trabajo defensivo, a un mayor número de transiciones que son canastas fáciles y rápidas y ayuda también a mantener el alto ritmo de juego que busca el conjunto lucense, además de disponer de segundas opciones de lanzamiento, este sábado fueron doce, que son generalmente bien aprovechadas.

Con este triunfo, el Breogán despide el año con cinco triunfos en los últimos seis encuentros

El ataque está ahora mismo a un nivel altísimo. Las canastas de dos puntos quedan prácticamente reservadas para las acciones en contraataque o para los rebotes ofensivos. En el ataque estático es mucho más rentable recurrir al lanzamiento triple donde el Breogán está mostrando un gran acierto. Este sábado, los de Epi anotaron más canastas de tres puntos (16) que de dos (15), producto de una circulación de balón rápida acompañado de un muy buen criterio para escoger la mejor opción. El porcentaje de aciertos — 16/40, un 40%— lo dice todo con una especial mención a los cinco triples de Ahonen de siete lanzamientos o los seis triples anotados por Gavrilovic y Powell para lo que solo necesitaron once tiros.

Con estos condicionantes, el encuentro no tuvo recorrido. Dominio local de principio a fin. Tras el ya aludido primer parcial de 10- 0, el Ourense, sobre gracias a un arranque de rabia de Kevin Van Wijk que anotó seis puntos consecutivos, fue capaz de endosar un parcial de (0-8) que situaba en el marcador un mínima diferencia (12-10) y obligaba a Diego Epifanio a solicitar un tiempo muerto. Fueron momentos, junto con los primeros del segundo cuarto, en los que al ataque del conjunto local estuvo más romo, en gran medida porque el ritmo del juego se hizo más lento. El Breogán, aún así, siempre mantuvo el mando en este tramo del encuentro apoyados casi exclusivamente en el acierto en el triple lo que le permitió llegar al descanso con diez puntos de ventaja, (41-31).

El encuentro ya no cambió de rumbo y los últimos diez minutos fueron ya de exhibición local

Fue el punto máximo de resistencia ourensana. Tras el descanso, el Breogán volvió a desplegar su mejor juego. La defensa agobiaba a sus rivales, los rebotes solo tenían un dueño y en ataque los celestes resolvían con facilidad. Por lo tanto las diferencias se fueron alargando y en el minuto 28, tras una canasta triple de Ahonen, ya se rondaban los veinte puntos de diferencia (55-36). Ni relajación local ni reacción visitante. El encuentro ya no cambió de rumbo y los últimos diez minutos fueron ya de exhibición local. Del (66-45) del minuto 34 se pasó a los treinta de diferencia (78-48) sólo tres minutos más tarde.

Con este triunfo, el Breogán despide el año con cinco triunfos en los últimos seis encuentros, aunque lo más reseñable es , sin duda, la mejoría experimentada en su juego. Eso sí, la única derrota sufrida en este tramo de calendario, en Mallorca, hace que inevitablemente se recurra al hecho objetivo de que el Breogán en la primera vuelta falló ante todos los que teóricamente son sus rivales directos. Y es una duda razonable, tanto como que la imagen de equipo es ahora más positiva y que la mejoría física de algunos jugadores es un paso adelante.

85-52. El Breogán se decide por la contundencia
Comentarios