jueves. 24.06.2021 |
El tiempo
jueves. 24.06.2021
El tiempo

EL ANÁLISIS

Europa busca su rey futbolístico

La plantilla de la selección, durante un entrenamiento. RFEF
La plantilla de la selección, durante un entrenamiento. RFEF
Un año más tarde de lo previsto, pero ya ha llegado por fin la Eurocopa más plural de toda su historia por su multitud de sedes y por la numerosa participación. La fiesta del fútbol de 2020 se disputa en 2021 condicionada, en gran parte, por la pandemia del coronavirus que todavía hace de las suyas

GRUPO E

España

Desde la flaqueza se han gestado los grandes campeones y, a pesar de estar lejos y de llegar bajo una nube de contaminación, España tiene futbolistas que pueden marcar la diferencia si Luis Enrique consigue que todo el esquema haga click con la idea general.

Un combinado con pocas certezas, capaz de marcarle seis goles a Alemania pero capaz también de empatar con Grecia y Georgia. Una convocatoria en la que prima más la idea, sobre la cual no se han visto demasiados avances, por encima de las individualidades. Sólo así se explicarían muchas de las ausencias.

A pesar de todo, España cuenta con una buena camada de jóvenes, Pedri, Olmo, Pau Torres…, y también varios especialistas de nivel, Marcos Llorente o Adama Traoré, que le permitirán a Luis Enrique en momentos determinados cambiar su conocido 4-3-3 por otros sistemas como la línea de 3 centrales y carrileros muy ofensivos, es decir, darle alternativas al asturiano. La principal duda de España reside en saber quién tendrá el papel de líder.

Mejor joven: Pedri y Pau Torres.

España cuenta con una buena camada de jóvenes, Pedri, Olmo... y también varios especialistas de nive

Polonia

Llega sin hacer mucho ruido pero el 4-2-3-1 de Paulo Sousa un bloque resistente, con un plan reactivo y un bloque medio que espera el error rival. En ataque, mucha movilidad entre líneas con Zielinski, Klich y Placheta y en el área Robert Lewandowski, el que es el mejor, o segundo mejor, delantero del mundo. Con Bednarek y Glik en el área defensiva y el delantero del Bayern en la parcela ofensiva, Polonia se asegura un dominio de las áreas que es un activo imprescindible, porque tener gol y evitar goles significa conseguir puntos. La pega más grande de la selección polaca es la falta de desborde, velocidad y peligro por fuera.

Mejor joven: Kacper Kozlowski.

Eslovaquia

Viejos rockeros, Vladimir Weiss o Marek Hamsik, y una banda de jugadores ya maduros dirigida por Milan Skriniar conforman un bloque sólido, reactivo, con capacidad para conseguir que a los rivales se les atragante el valor por causa de tener que reiniciar una y otra vez el juego.

Es un equipo que sin tener ninguna individualidad por encima de la media actualmente destila competitividad por todos los costados. Eso sí, cuando recibe gol le cuesta un mundo proponer y dejar atrás el ataque rápido tras robo. Huye de la necesidad.

Mejor joven: Robert Bozenik

Polonia llega sin hacer ruido, Suecia está sumida en un proceso de renovación y Eslovaquia es un bloque sólido

Suecia

A pesar de ser uno de los combinados con mayor media de edad del torneo, Suecia está sumida en un proceso de renovación, en el que el relevo generacional deberá ser comandado por los jóvenes Isak o Kulusevski.

Desde un 4-4-2 que fue rústico en tiempos pretéritos, Suecia pretende ser un equipo de posesiones cortas y directas, con futbolistas verticales a la hora de correr. Con Forsberg y Claesson el conjunto escandinavo tiene buenos lanzadores de transiciones y con el veterano Marcus Berg, un receptor de todos los envíos bombeados en largo. No es tan atractivo su fútbol si se compara con el de otras selecciones que optan al premio de revelación, pero Suecia tiene el bagaje de cuartofinalista en el último mundial.

La disponibilidad de Granqvist, su líder y zaguero de referencia, dictará la forma en la que Suecia plantee sus partidos (replegada en área si está, presionante si se ausenta).

Mejor joven: Isak

GRUPO A

Gales

Mejorar las semifinales que alcanzó en 2016, en su primera Eurocopa, será una tarea imposible para una Gales que se ha ido renovando desde aquella fecha. Partirá desde un 3-4-3 compacto y que busque cerrar cualquier espacio interior desde el bloque medio-bajo. En ataque, la selección de las islas transita rápida y vertical gracias a los lanzamientos de Harry Wilson.

Mejor joven: Joe Rodon.

Italia

No llega con el cartel de favorita y bien es sabido que el país de la bota es un conjunto más de mundiales (ha ganado cinco) que de torneos continentales (salió campeón una vez) pero ha sido uno de los mejores combinados en la fase de clasificación. El bajo cartel de Italia viene de la mano de una convocatoria compuesta en su mayoría por futbolistas que participan en la Serie A.

Mejor joven: Chiesa/Bastoni.

Suiza

Una de las muchas selecciones que, para protegerse y potenciarse, ha echado mano de tres centrales. En este caso un 3-5-2 que funciona como un chicle, porque se estira y se contrae con facilidad y efectividad. Defensivamente, alzan la presión cuando el rival tiene que reciclar sus posesiones y son una roca a la hora de replegar y agazaparse.

Mejor joven: Jordan Lotomba.

Turquía

Con muchas papeletas para ser la revelación del torneo, Promete partidos muy divertidos, de frente a frente, porque es una selección de muchos goles. Su dominio de las áreas es imponente: en la propia y en la contraria. En el 4-1-4-1 de Senol Gunes, el pivote es Okay Yokuslu, director de una orquesta que toca fútbol-locura.

Mejor joven: Mert Müldür.

GRUPO B

Dinamarca

Dinamarca lleva años trabajando de manera vertical en la modernización y adecuación al fútbol más actual de sus categorías inferiores, con el buscado y conseguido reflejo en el combinado sénior. Dinamarca combina ese recién adquirido juego combinativo desde el primer tercio del campo, con las recepciones de Delaney y Hojbjerg en la medular, con proposiciones mucho más verticales, de las que se aprovechan los Mikkel Damsgaard o Skov-Olsen. Tienen jugadores muy buenos, de peso sin llegar a ser élite, en casi todas las líneas del 4-2-3-1. Les falta gol.

Mejor joven: Skov Olsen

Finlandia

Si no es la cenicienta de la competición, a priori, se queda cerca. Se estrenará en esta Euro 2020 y lo hará bajo un fuerte armazón de cinco defensas, tres mediocentros y dos puntas. Desde un bloque medio, presumiblemente bajo, intentará bombardear las posesiones rivales para verticalizar y salir al galope tras cada robo. La gran mayoría de sus futbolistas juegan en ligas menores, pero hay algunos con buen caché como Teemu Pukki, goleador de Premier League, Lucas Hradecky, portero del Bayer Leverkusen, o Glen Kamara, mediocentro indispensable del Rangers campeón de Escocia. Si pasan la fase de grupos será una epicidad.

Mejor joven: Marcus Forss

Bélgica

Roberto Martínez cumplirá su quinto año al frente de la selección belga, en el momento en el que la mayoría del combinado está en su apogeo futbolístico. Tras su tercer lugar en Rusia ‘18, el mejor puesto de su historia, ya nadie puede estar descubriendo a Bélgica. Cuelga de su cuello el cartel de candidata, incluso hay quien la sitúa en el escalón de favorita. En el 3-4-2-1 de Martínez hay hueco para el mejor portero del torneo, Courtois, para una línea defensiva compuesta por futbolistas envejecidos y para uno de los mejores mediocentros de la temporada en Europa, Yuri Tielemans. .

Mejor joven: Jeremy Doku

Rusia

Tras ser una más que aceptable anfitriona, Rusia mira a esta Euro multisede con la ambición de volver a dar alguna que otra sorpresa. Sin el potencial de aquella semifinalista de 2008, Cherchesov propone un juego directo hacia su hombre-boya Dzyuba.

Mejor joven: Maksim Mukhin

GRUPO C

Holanda

La selección que más y de peor manera ha sido castigada por las lesiones. Holanda tendrá en la del todopoderoso y omnipresente Virgil Van Djik la baja más importante del campeonato. Una baja que solventaba muchas de las dudas que arrastra la Oranje de De Boer, indefinida entre el 4-2-3-1 o una línea de cinco centrales que sería la opción más natural por los perfiles de jugadores convocados. A pesar de todo, Holanda es una selección de mucho ritmo y muchas conducciones poderosas (Frenkie de Jong, por encima de todos), con gran velocidad en los costados y con mucha llegada al área desde segunda línea. Es la selección de Memphis Depay, algo bueno y malo, y debe conseguir que su certeza más diferencial se sienta cómodo y pueda seguir produciendo como hacía en el Olympique de Lyon. La pega de esta selección holandesa es la falta de un ‘9’ consagrado en cuanto a cifras, porque Wout Weghorst y Donyell Malen aún están asomando la cabeza.

Mejor joven: Owen Winjdal/ Ryan Gravenberch.

Austria

Tras quedar apeada de Rusia, Austria buscará clasificarse a sus primeros octavos de final de una Eurocopa. Lo hace con el bloque dirigido por Franco Foda, que cuenta con varias caras muy conocidas como la de David Alaba. 22 de los 26 convocados juegan en la Bundesliga. El combinado centroeuropeo es un equipo muy solidario, cuyo 4-2-3-1 se expande por fuera con Lainer y Ulmer, que cuenta con el recorrido y trabajo por dentro de Sabitzer y Alaba y con la referencia de Kalajdzic, el futbolista que más goles anotó de cabeza en las cinco grandes ligas europeas en este curso. En la parcela defensiva, Austria tiende a la irregularidad y no es un combinado sumamente sólido. Eso sí, por arriba suma centímetros de valor en el juego aéreo.

Mejor joven: Baumgartner.

Ucrania

Una de las candidatas a selección revelación. Muchos de los integrantes del combinado que ganó el Mundial sub20 en 2019 estarán presentes en la cita europea. La Ucrania del mito Shevchenko parte de un 3-4-2-1 muy móvil, que transita con rapidez buscando siempre al hombre libre, de forma vertical y lo hace con la participación de muchos atacantes. En la divertida y atractiva propuesta no hay batallas individuales y todos los ataques suman muchos efectivos. Con Zinchenko y Saparenko tiene dos interiores de mucha calidad, más Malinovski en la mediapunta, un auténtico francotirador. El de la Atalanta es probablemente el futbolista que llega al torneo en mejor forma. Ucrania cuenta jóvenes muy interesantes, que ha sabido potenciar y proteger, como a Mikolenko, central, o a Marlos, extremo nacionalizado. La duda es si ese fútbol veloz y sin prejuicios permitirá demasiados espacios a sus rivales, con los que atacar una defensa que no es la mejor línea de la convocatoria.

Mejor joven: Illia Zabarnyi

Macedonia del Norte

A pesar de estrenar participación en un torneo de selecciones, el armazón correoso de Angelovski, otro que se protege a partir de una línea de 5 defensas, tres medios y dos centrales, podría permitirle pelear por algo más que una digna participación en fase de grupos. Macedonia del Norte es un colectivo solidario, que plantea los partidos siendo reactivo, esperando al rival, y que, cuando lo tiene, gestiona bien sus posesiones del balón. Goran Pandev (37 años), campeón nacional y continental con el Inter de Milán, debutó hace casi 20 años con la selección y ahora le llega su oportunidad en el gran escenario.

Mejor joven: Eljif Elmas.

Grupo D

Croacia

La finalista del pasado Mundial afronta la Euro en un periodo de reconstrucción, pues varios futbolistas clave en el éxito mundialista han dejado la selección (Subasic, Rakitic…). Zlatko Dalic pretende que su equipo no renuncie a la pelota desde un 4-2-3-1, sino que mande en los encuentros alrededor de la posesión, de los arrastres de Andrej Kramaric y de la velocidad de sus extremos. La línea principal, la diferencial en Croacia, es la del mediocampo: con Brozovic, Modric y Kovacic, que dirigen al equipo desde el pase y son los que marcan los momentos en los que se debe presionar al rival. Cuenta con grandes lanzadores, entre ellos Borna Barisic, lateral izquierdo del Rangers, y grandes mediapuntas/ extremos que combinan velocidad con amenaza interior y exterior como son Rebic, Orsic o Brekalo. La duda estará en saber cuán grande es la diferencia entre el medio del campo y el resto de líneas.

Mejor joven: Josko Gvardiol

Escocia

La Tartan Army vuelve a una Eurocopa tras su última participación en 1996. Sin perder la identidad característica del fútbol británico, en el 3-4-2-1 escocés hay mucho juego aéreo, directo y vertical, pero también la capacidad de mezclar con combinaciones a pocos toques entre McGinn, Arsmtrong, Christie o McTominay. Se suelen parar en bloque medio, en el que se cierran todos los espacios interiores y se obliga al rival a entrar por fuera y a centrar. En Escocia, comparado con el fútbol de clubes, vemos algún cambio de posición interesante. La reconversión de Kieran Tierney de lateral a central, igual que la de Scott McTominay de mediocentro a central. La pega más grande de una selección que peleará con Croacia y República Checa por el presumible segundo puesto es la falta de imaginación, que solo podría resolver David Turnbull.

Mejor joven: Billy Gilmour.

República Checa

Energía, movilidad, ritmo alto y juego directo son los preceptos básicos del librillo de Jindřich Trpišovsky, entrenador del Slavia de Praga, equipo del que provienen muchos de los futbolistas de la selección checa. Aprovechó Silhavy el buen hacer del equipo checo en Europa y compensó la falta de calidad de su selección con la introducción de los automatismos que estos jugadores aportarán desde el club a la selección. Sus dos estrellas, ambas salidas de Praga, Tomas Soucek y Vladimir Coufal, vienen de una muy buena temporada en Londres, con el West Ham, y serán determinantes para una República Checa que no va sobrado de ellos.

Mejor joven: Adam Hlozek.

Inglaterra

Los Three Lions buscarán acercarse al rendimiento del último torneo de selecciones. Gareth Southagte, seleccionador criticado de manera internacional por su inmovilismo y poca variabilidad pero con una fantástica capacidad de conexión entre futbolistas, aficionados y sentimiento patriótico, parece dispuesto a darle una vuelta de tuerca a una selección que cada vez suma más efectivos de valor a la causa. Es una de las mejores plantillas, la segunda más joven, de la competición, con el segundo mejor ataque, nombre por nombre. A pesar de que de Inglaterra uno nunca se debe esperar grandes cosas, este año, y quizá el Mundial de Qatar, parece el momento idóneo para hacer algo importante. Si parte de su correoso 5-2-3, Inglaterra se asegura mucho vuelo por fuera con Kieran Trippier y Ben CHilwell como carrileros y cemento armado por dentro con Henderson y Declan Rice, pero les faltarán activos para romper bloques bajos o, como se vio contra selecciones de su nivel, se verán obligados a la guerra de guerillas. por dentro con solo tres atacantes.

Mejor joven: Jadon Sancho/Phil Foden/Jude Belingham.

Grupo F

Francia

Francia es la favorita y la selección, línea por línea, más completa de todo el torneo. Una barbaridad de recursos que Didier Deschamps, sin dejar de ser un entrenador sumamente conservador, ha sabido potenciar al máximo. Futbolistas como Griezmann o Pogba, que no han tenido la mejor temporada de sus carreras, se transforman cuando se ponen el maillot azul de la selección francesa y su condición de estrellas coge aire de nuevo tras verse hundida en el día a día. Un combinado muy resultadista, con una línea defensiva conformada por cuatro centrales, con futbolistas físicamente imparables e incansables en la parcela central y con determinación absoluta en ataque. SI a esta constelación se le suma la Osa Mayor, Karim Benzema, la fiesta acaba de empezar.

Su 4-3-3 (4-4-2 en rombo si se prefiere) de siempre, que se repite de memoria: Lloris; Pavard, Varane, Kimpembe, Lucas Hernández; Kanté, Tolisso, Pogba y Griezmann (en ese rol de mediapunta); Mbappé, Benzema. Francia, en conjunto, es una selección aburrida en su búsqueda de la victoria, defensivamente férrea e impenetrable, establece su superioridad a través del físico y de la técnica en ataque, el grupo lo conforman jugadores que se conocen a la perfección. Es la mejor plantilla, tiene el mejor once y la mejor delantera. Sólo un exceso de pragmatismo podrá privar a Francia de coronarse campeona de Europa.

Mejor joven: Jules Koundé.

Portugal

Fernando Santos hizo posible lo imposible en la Euro 2016. Por difícil que parezca, ganar el torneo ahora es algo más factible para Portugal. Todo gira en torno a Cristiano Ronaldo. Antes, Portugal, que tenía menos recursos, demandaba mucho más de Cristiano porque el crack de Madeira podía hacerlo todo, o casi todo. Ahora, Ronaldo, entrado en años y reducidos sus servicios, ve como es Portugal la que ha crecido y puede llevarle el plato a la mesa para que él solo tenga que finalizar. Esa combinación de veteranos (Rui Patricio, Pepe, Fonte, Moutinho o el propio Ronaldo), jóvenes (Pote, Joao Félix, Rubén Dias) y jugadores que llegan en el mejor momento de su carrera (Cancelo, Jota, Bruno Fernandes...) convierte a Portugal en clara candidata.

Su pragmatismo fue lo que la llevó a ser campeona, y en el 4-3-3 de Fernando Santos esa es la idea principal. ¿Podría jugar de manera más atractiva? Podría, pero los resultados son innegables.

Mejor joven: P. Gonçalves ‘Pote’

Hungría

En un grupo en el que poco tendrá que decir o hacer, Hungría partirá desde un 3-5-2 muy físico, que en otros contextos buscaría imponer su ritmo, pero se verá obligada a replegarse en bloque bajo para aguantar las embestidas de sus potentes rivales. Cerrados los máximos espacios interiores posibles, Hungría buscará ganar duelos en la parcela central o provocar pérdidas que le permitan salir disparada hacia la lejana portería rival. Con Orban y Gulacsi, central y portero del RB Leipzig, la selección húngara gana empaque en área propia. Puntuar es una quimera, pasar la fase de grupos en su segunda Eurocopa consecutiva (no había participado en ninguna desde 1962) sería histórico. Busca ser una de las grandes sorpresas del torneo.

Mejor joven: András Schäfer

Alemania

Esta Eurocopa será el último torneo de uno de los entrenadores más importantes de la historia de la Mannschaft, Joachim Löw, campeón del mundo y finalista de la Euro 2008. Pero Alemania llega tras un viaje muy turbulento.

Tras la estrepitosa salida del Mundial de Rusia, Löw decidió que era el momento de dar paso a los más jóvenes y dejar de contar con los veteranos (Müller, Hummels, Boateng…), pero la idea, sustentada en una buena base, no salió como se esperaba. Tanto que Löw ha decidido recuperar a los dos primeros exiliados para la causa de la Euro de este verano. En esferas diferentes, hay más certezas y materia prima, Alemania, la situación de alemanes y españoles es similar, ambas están a un click de convertirse en equipos tremendamente competitivos, y candidatos.

Löw, que ha ido variando entre el 4-3-3 y el 3-5-2, cuenta con sólo dos certezas en la línea de zagueros (Rüdiger, uno de los mejores centrales de Europa en 2021, y Hummels) pero tiene al mejor mediocampo de la competición con Gündogan, Kroos, Kimmich, Goretzka y Neuhaus. Arriba, se podría decir que les falta potencia de fuego, un goleador voraz, pero tienen a una ristra de estrellas consolidadas muy importante con los Gnabry, Havertz, Werner, Sané o Múller.

Si Löw no halla la fórmula, siempre podrá utilizar la base de futbolistas del Bayern para generar automatismos y relaciones en todo el campo con las que progresar y ser peligroso.

La pega más importante de esta selección alemana es la transición defensiva, algo que debe ser solucionado por cualquier vía o el equipo se puede desangrar como vimos en el Mundial de Rusia o recientemente en el 6-1 contra España.

Mejor joven: Jamal Musiala

Europa busca su rey futbolístico
comentarios