'En agosto nos vemos' contra el deseo de Gabo

La obra póstuma del Nobel colombiano Gabriel García Márquez suscita  controversia entre quienes consideran que no debió publicarse y quienes estiman que sería  imperdonable dejarla en el olvido

 

García Márquez con su obra póstuma. EP
photo_camera García Márquez con su obra póstuma. EP

Aún con sus quebrantos de salud el Nobel de Literatura Gabriel García Márquez mantenía la alegría característica de los colombianos y el entusiasmo para seguir tanto leyendo como escribiendo, preservando la extraordinaria capacidad para procesar sus ideas y pensamientos y llevarlos a los textos.

'En  agosto nos  vemos' fue su último libro y estuvo casi una década bajo la rigurosa protección del Centro Harry Ransom de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, donde guardan con todo sigilo tanto borradores, apuntes, cartas y una serie  de  escritos a mano o a máquina y hasta fotografías inéditas del novelista que este 6 de marzo cumpliría 97 años de haber visto el cielo en Macondo, un pueblo imaginario que se volvió universal donde no solo pasó de todo, sino que además se hizo que pasara.

La escritora y portavoz de la Alzheimer’s Society, Wendy Mitchell, que cree que la demencia no privó al novelista de su creatividad, aseguró en The Guardian que Gabo "no quería que se publicara su último libro, pero la decisión de sus hijos de hacerlo es inspiradora para escritores como yo". Añadió que "tal vez el libro proporcione algo más, una pista de cómo su talento había cambiado o no con la demencia a cuestas. Todos tenemos talentos y no los perdemos de repente de la noche a la mañana cuando nos diagnostican. Entiendo perfectamente por qué Márquez siguió escribiendo".

Hay quien opina que fue una traición a la memoria. Al menos así lo considera Salman Rushdie, el autor de 'Los versos satánicos': "Él no quería que se publicara. La escribió mientras padecía demencia y me preocupa que llegue a las librerías. Yo digo desde ya que en la Universidad de Austin tengo algunos manuscritos algo agobiantes que no quiero que se difundan".

'En agosto nos vemos', de 122 paginas, de un cuento pasó a ser novela con el prólogo de Rodrigo y Gonzalo García Barcha, dos de los tres hijos del autor de 'Cien años de soledad', y narra las aventuras de una mujer que en la primera página del libro tiene 46 años y en la última los 50 recién cumplidos. Cada año ella viaja, el 16 de agosto, a una isla sin nombre a cumplirle una cita a su madre muerta y al destino. 

Desde el Instituto Cervantes se cumplió con la presentación de la obra en 25 países, desde Albania, Armenia o Bosnia hasta Corea, Japón o Taiwán.