Varsovia: una metrópoli europea a orillas del Vístula

Varsovia

La capital de Polonia es, por un lado, una aglomeración vibrante y moderna con espectaculares rascacielos, una rica variedad de opciones culturales y de entretenimiento y zonas urbanas de relajación. Por otro lado, ha sido un tesoro de conocimientos históricos y escenario de muchos acontecimientos dramáticos. Estas dos caras de la ciudad se entrelazan creando una mezcla única. Aprende cómo planificar un viaje a Varsovia, qué ver y a qué prestar atención.

Las atracciones imprescindibles de Varsovia

Hablar de Varsovia sin mencionar su destino durante la Segunda Guerra Mundial es difícil. Más del 80% de los edificios de la ciudad fueron destruidos durante el conflicto. Este conocimiento puede alterar significativamente la perspectiva de tu visita, haciéndote darte cuenta de que casi todas las estructuras clásicas han sido reconstruidas a partir de ruinas en las últimas décadas. Este entendimiento resalta el esfuerzo monumental para restaurar la capital a su antigua gloria.

Para conocer los vestigios históricos más antiguos de Varsovia, dirígete al casco antiguo. Uno de los monumentos más importantes aquí es el Castillo Real, que alguna vez fue la residencia de los monarcas polacos. Casi completamente destruido durante la Segunda Guerra Mundial, su reconstrucción se inició en la década de 1970 y concluyó en 1984. Hoy en día, el castillo funciona como museo y lugar de celebración de diversas ceremonias. Frente al edificio se encuentra la Columna de Segismundo, que representa a Segismundo III Vasa, el rey que trasladó la capital de Cracovia a Varsovia en 1596.

Cerca se encuentra la Plaza del Mercado de la Ciudad Vieja, uno de los logros más bellos de la arquitectura barroca y clasicista en Europa Central y del Este. Coloridas casas adosadas y numerosos cafés rodean la plaza. En el centro se encuentra la Estatua de la Sirena de Varsovia, el símbolo de la ciudad. En una de las calles laterales se encuentra la Catedral de San Juan, que data del siglo XIV. Impresionante su fachada gótica y su interior ricamente decorado. Cabe destacar que en 1980 todo el casco antiguo, junto con la plaza del mercado y el castillo, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Uno de los edificios más reconocibles de Varsovia es el Palacio de la Cultura y la Ciencia. Se remonta al período de posguerra, cuando Polonia estaba bajo influencia soviética y fue construido como un “regalo del pueblo soviético a la nación polaca”. Durante décadas fue el edificio más alto de la capital, con 237 metros. Perdió dicho título en 2022 ante la Torre Varso, que es 80 metros más alta. Merece la pena visitar el Palacio de la Cultura y la Ciencia para ver las exposiciones de sus museos y contemplar el panorama de la ciudad desde la terraza mirador de 114 metros de altura. El edificio también alberga teatros, instituciones educativas, gimnasios e incluso una piscina.

Varsovia: siguiendo la difícil historia del siglo XX

El aspecto actual de la capital de Polonia es resultado del impacto de dos regímenes totalitarios del siglo XX: el nazismo y el comunismo. Durante la Segunda Guerra Mundial, la gran comunidad judía que residía en Varsovia antes de 1939 quedó prácticamente eliminada. El antiguo barrio judío y el gueto fundado por los alemanes quedaron prácticamente arrasados. Hoy en día, sólo unos pocos restos conservados dan testimonio de la rica historia judía de la ciudad. Se recomienda visitar la plaza Grzybowski y la calle Próżna, cerca de la cual se encuentra la única sinagoga de antes de la guerra que sobrevivió: la sinagoga Nożyk. Para aprender más sobre la historia judía, no sólo en Varsovia sino en todo el país, el Museo POLIN de Historia de los Judíos Polacos es una visita obligada.

Otros museos relacionados con la historia del siglo XX que valen la pena visitar son el Museo del Levantamiento de Varsovia y el Museo de Katyń.

¿Explorando Varsovia? Sólo con un guía local

Varsovia es una de esas metrópolis bulliciosas que nunca duerme. Durante tu visita, te espera una gran cantidad de experiencias. La historia y la cultura de la ciudad se descubren mejor junto a un guía local que pueda compartir su pasión y amor por la ciudad. Entre las muchas ofertas disponibles destacan los llamados free tours guiados por guías locales de Walkative!. Se trata de personas conectadas a la ciudad desde hace años y que poseen conocimientos que no se encuentran en fuentes ampliamente disponibles. Una ventaja importante de estos paseos es la ausencia de un precio fijo. Simplemente reserva tu plaza, preséntate en el punto de encuentro y, al final, decide cuánto pagarle al guía por su arduo trabajo y dedicación.

https://freewalkingtour.com/es/warsaw/