jueves. 13.05.2021 |
El tiempo
jueves. 13.05.2021
El tiempo

Las cenas regresan a los restaurantes de forma tímida en el primer día

Una pareja disfruta este viernes en Lugo de una cena en un restaurante. XESÚS PONTE
Una pareja disfruta este viernes en Lugo de una cena en un restaurante. XESÚS PONTE
Muchos establecimientos no se animaron a abrir de noche por el apretado horario y otros esperan que este sábado haya más animación

Las once de la noche es desde este viernes la hora límite para mantener abiertas las puertas de los restaurantes, tiendas y gimnasios. El nuevo horario de apertura recogió respuestas dispares por toda la provincia, pese a había ganas de volver a cenar en restaurantes, lo que no se podía hacer desde el 15 de enero. 

Algunos de los establecimientos ni siquiera sopesaron la posibilidad de ampliar su horario en dos horas para servir cenas en el interior de sus negocios, y apostaron directamente por no abrir, por la escasa compensación económica. Aunque otros vieron en este nuevo anuncio, amparado en el Plan de Hostelería Segura avalado por la Xunta, la oportunidad de que sus cocinas retomasen el mayor protagonismo nocturno, hasta ahora vedado. 

El restaurante O Canedo ejemplifica uno de estos casos. Su gerente, Nardo Eiroa, apostó por la respuesta de sus clientes, que ya habían reservado más del 50% de las plazas del local. El restaurador lucense alaba la colaboración, en todo momento, de la clientela. "Facilitarnos los datos de cada uno de los comensales no fue ningún inconveniente para ellos". 

Eiroa espera que las reservas para este sábado lleguen también a una cifra aceptable de comensales, pese a que tener clientes de última hora era algo habitual para ellos. 

Por su parte, Pablo Fernández, propietario del restaurante La Rotonda experimentó la situación contraria, ya que el mayor número de reservas se acumulan para la noche de este sábado. Este viernes, cuenta, tuvo escasas llamadas. El estreno del nuevo horario de apertura cogió a más de uno desprevenido. 

El gerente del restaurante Louzao, en Viveiro, dice que a su local acudieron, sobre todo, grupos de amigos y gente más joven

A MARIÑA. En la zona de A Mariña, las ganas de salir a cenar y compartir una velada con los amigos motivaron que el viernes hubiese cierta animación a la hora de efectuar reservas. El gerente del Restaurante Louzao, enclavado en Area (Viveiro), Jesús Louzao, explica que la gente está animada. Dice que fueron, sobre todo, grupos de amigos. 

El hostelero reconoce que también están al tanto de que tenemos que "collerles o número de DNI e de teléfono. Todo lles parece ben, porque queren saír da casa, e logo haberá que irse ás dez e media ou ás once menos cuarto". 

VILALBA . Manuel Montero, responsable del restaurante Montero de Vilalba, reconoció no poder dar una opinión objetiva ni favorable porque de momento es muy pronto para valorar una ampliación del horario en este tipo de locales que en su primera jornada no se notó "absolutamente nada", explica el empresario chairego. 

"O cliente ten unha marxe moi pequena para poder retirarse á súa casa, non chega para nada". También señala que no tiene sentido que "pola noite hai que reservar e medir o CO2 e a mediodía non". 

SARRIA. Mientras, a media tarde viernes, en el restaurante Roma de Sarria no había reservas para la noche, algo que su propietario considera normal porque la nueva medida "é moi recente". En su opinión, habrá que esperar al próximo fin de semana para tener un margen suficiente que permita "valorar" la acogida entre la población de la posibilidad de salir a cenar. 

En otros establecimientos, como el Río Loyo de Paradela, dicen haber recibido unas ocho llamadas interesándose por reservas para el viernes y el sábado, lo que, a su modo de ver, apunta a que existe interés entre la ciudadanía. 

Los hosteleros consultados en Monforte señalaron que el margen horario no convenció a sus clientes, con excepciones como la del restaurante J.M.

MONFORTE. Allí fueron muy pocos los restaurantes que decidieron ofrecer cenas a sus clientes. Los hosteleros consultados, todos ellos situados en el centro de la ciudad, señalaron que el margen horario y las exigencias referidas a controlar a sus clientes no les convencieron para animarse a prolongar su horario. 

Otros, sin embargo, como el restaurante J.M., tenía doce reservas confirmadas, eso sí, todas en la terraza del local. 

GIMNASIOS. Los centros deportivos y los gimnasios locales, como el Club Fluvial, notaron la afluencia de socios, a última hora de la tarde, un horario que coincide con el fin de la jornada laboral. 

Las tiendas también vieron ayer ampliado su horario en hora y media, aunque los clientes prefirieron acudir, en su mayoría, a la luz del día.

Códigos QR ► Un sistema totalmente inútil 
El sistema de control de clientes bajo el sistema de códigos QR en los locales de hostelería implantado por la Xunta de Galicia, dentro del Plan de Hostelería Segura, se ha convertido en un rotundo fracaso, según confiesan varios de los empresarios de hostelería que instalaron obligatoriamente esta aplicación móvil, que los clientes no están obligados a usar para acceder a los locales 

Escaso éxito 
Nardo Eiroa, gerente del restaurante O Canedo y de Il Farabutto, aseguró que desde el momento en el que instaló este sistema de control "nadie lo utiliza. Fue un fracaso absoluto desde el primer día que nos obligaron a instalarlo en todos los establecimientos de hostelería".

Las cenas regresan a los restaurantes de forma tímida en el primer día
comentarios