jueves. 13.05.2021 |
El tiempo
jueves. 13.05.2021
El tiempo

Casi el 30% de los lucenses ya tiene una dosis de la vacuna

Vacunación en el Hula. XESÚS PONTE
Vacunación en el Hula. XESÚS PONTE
La próxima semana se pasará de cien mil con al menos una dosis y se acabará de poner la primera a mayores de 70

Un total de 92.075 lucenses pertenecen ya al club en el que todos querríamos estar: el de los vacunados con al menos una dosis. La percepción general de los que se encuentran en esa situación es que, aunque su vida diaria apenas haya cambiado, estar ya en camino de la inmunidad les ha aportado cierta tranquilidad

El suministro regular ha cambiado el panorama de la vacunación y, aún con los cambios de indicación de AstraZeneca y la interrupción de la de Janssen, esta es ahora verdaderamente masiva por lo que, cada día, miles de lucenses entran en ese club. 

Solo este fin de semana estaban citados 5.400 en los tres hospitales de la provincia: 2.200 de entre 60 y 65 el sábado y 3.200 de 70 a 79 el domingo. La semana acaba con un 28% de lucenses vacunados con al menos la primera dosis y acercándose mucho al momento de cambiar de grupo de edad al que citar. Muchos de los convocados estos últimos días tienen 73 o 72 años y está previsto que entre el martes y el miércoles se cite a otros 7.600. Para mediados de semana podría concluirse la administración de la vacuna de los de esa franja de edad. Empezaría acto seguido la campaña para un grupo que se ha visto aparentemente perjudicado por los cambios de indicación de vacunas: los de 65 a 69 años. Hasta ahora, se encontraba en una especie de limbo vacunal, el de los demasiado jóvenes para Pfizer y demasiado mayores para AstraZeneca, pero esto va a cambiar. 

La modificación de la indicación de la vacuna de Oxford supondrá que se les administre a ese grupo. Si se dedica a todos los que están en los 60 ese inyectable y, teniendo en cuenta que Pfizer es la única farmacéutica que realiza ahora un suministro semanal regular, podría simultanearse la vacunación de los de la sesentena con los que están en la cincuentena, que recibirían Pfizer o Moderna. 

Los vacunados en Galicia tienen disponible el certificado del Sergas

Esta pasada semana también ha dado comienzo la campaña para el grupo de mayores de 80 años que son grandes dependientes, tienen problemas de movilidad para trasladarse a los centros de salud o que, en el momento de ser citados, no pudieron recibir la vacuna por enfermedad, por ejemplo. Los grupos de vacunación se empezaron a trasladar a domicilios para administrar la primera dosis de Pfizer a aquellos que no pueden salir y, a los que sí pueden acudir a sus centros de salud, se les convocó en ellos. Ese era el grupo para el que Sanidade quería reservar Janssen, ya que al ser unidosis implicaba menos traslados, pero al haberse interrumpido se optó por la alternativa. La Xunta quiere que este mes todos los mayores de 80 tengan las dos dosis

Finalmente, el pasado viernes recibieron la segunda dosis el grupo de pacientes crónicos, oncológicos de determinados tumores y otros enfermos, un colectivo vulnerable que, pasadas dos semanas, también estará inmunizado. Falta ahora por decidir qué ocurrirá con los menores de 60 que tienen una dosis de AstraZeneca, trabajadores de colectivos esenciales. 

Todos los vacunados en Galicia contra el covid tienen ya disponible desde el jueves el certificado de vacunación en la aplicación É-Saúde y lo pueden descargar o tener en formato digital. 

Con él, según el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, la Xunta "se adelanta" al que establecerá la UE en junio. Por ahora, Sanidade contempla que sea una herramienta que recoja "información ágil y disponible" sobre la vacunación, aunque de momento no cuenta con usos prácticos. Está previsto, no obstante, que en breve incluya información sobre las pruebas microbiológicas hechas y sobre si la persona titular del certificado pasó el covid.

Estos son 14 de los lucenses que han recibido la vacuna y su experiencia.

Susana Agra, limpiadora de Uci 

"Coa vacina vou traballar máis tranquila"

Susana AgraComo trabajadora en una unidad que recibe a pacientes con covid-19, Susana Agra lleva ya tiempo vacunada. Admite que va a trabajar "máis tranquila", pero también reconoce que el paso del tiempo y la comprobación de que las medidas preventivas en el área de críticos son verdaderamente eficaces han contribuido a ese sosiego. 

"Non cambiei de hábitos. O meu marido ten a primeira dosis, visitamos aos nosos pais pero seguimos aplicando todas as medidas e aínda non quedamos para comer fóra cos amigos, por exemplo. Seguimos relacionándonos dentro do núcleo habitual", explica la limpiadora que dice que apenas tuvo reacción, si acaso una sensación "de maniotas".


Manuel Arias, policía 

"Iría mañana mismo a recibir la segunda dosis"

Manuel AriasLa rapidez con la que se desarrollaron las vacunas frente al covid colocaron al policía Manuel Arias, como a tantos, en una postura un tanto escéptica. "Sin embargo, cuando empezó la campaña de vacunación, vi lo que pasaba en países como Israel donde iba más avanzada o cómo empezaron a bajar los contagios y muertes en las residencias y se me pasó por completo. La verdad es que, al final, se me hacía tarde que me la pusieran", reconoce. 

"Si me llamaran para ponerme la segunda dosis iría mañana sin dudarlo", asegura y admite que, desde que le pusieron la primera, de Astrazeneca, "se trabaja mejor". Recuerda que las vacunas serán las que "nos saquen de esto".


Pilar García, profesora 

"Es lo que nos permitirá volver a la normalidad"

Pilar GarcíaPilar García cree que, cuando a alguien le convocan para vacunarse solo hay una respuesta posible. "Somos una familia grande que pasa las Navidades siempre en el extranjero. Estas pasadas fiestas nos quedamos en casa y sin movernos, fueron unas Navidades tristes. Así, si te dan la opción de elegir entre vacunarte o tener miedo de hacerlo, cómo no vas a elegir la vacuna, si es lo único que nos va a permitir recuperar la normalidad", explica. 

Ella no lo dudó y recibió la primera dosis de AstraZeneca. Dice que si la llamaran mañana para ponerse una segunda dosis de la misma, "iría sin miedo". Recuerda que tiene un riesgo mucho mayor de contagiarse de covid que de sufrir un trombo.


Elena Cabana, matrona

"Me siento una privilegiada. Da tranquilidad"

Elena Cabana"Me siento una privilegiada, estar vacunada da mucha tranquilidad. Soy muy afortunada", admite la matrona del Hula Elena Cabana, para quien, salvo esa percepción, nada ha cambiado. "En el trabajo, todo sigue igual, se aplican las mismas medidas y también ocurre así en la vida diaria. Por ejemplo, con mi padre y mi abuela, que son dos personas de riesgo, me sigo comportando como hice hasta ahora, los visito pero sigo tomando las mismas precauciones", dice. 

Recuerda que todavía no está descartado que las personas vacunadas sigan teniendo capacidad de transmitir el virus por lo que es necesario continuar aplicando escrupulosamente medidas preventivas.


Guillermo Almoina, jubilado de 64 años 

"Aconsejo vacunarse por seguridad"

Guillermo AlmoinaEl vivariense no tuvo miedo ni duda de ponerse la vacuna. "Son más las probabilidades de contraer el covid que de tener un trombo. Aconsejo vacunarse por seguridad". 

Él es partidario de ponerse la segunda dosis de la misma vacuna que la primera. "No hay estudios que avalen que el cambio favorezca, amén que las otras también provocan reacciones. Se ha sembrado confusión y ahora estamos en el limbo. Soy de la idea de que las farmacias tendrían que vacunar, los ambulatorios y habilitar puestos, porque al paso que vamos en 2022 estaremos igual. Hay falta de conciencia de la gente, que sigue muriendo pero perdemos la perspectiva. Se siembra miedo y así vamos a la ruina".


José Manuel Rozas, funcionario 

"Tengo que admitir que duermo mejor"

José Manuel Rozas"Tengo familiares y amigos sanitarios y no me han dejado ir con dudas a vacunarme", explica José Manuel Rozas, que alaba la campaña de vacunación. "La verdad es que está muy bien organizada, tardan poquísimo tiempo en ponerte la vacuna y los sanitarios son muy profesionales y agradables", dice. 

No esperaba que hubiera disponibles vacunas tan pronto tras la aparición de la enfermedad, pero cree que eso prueba que "cuando hay voluntad y se destinan fondos se puede conseguir". Tras la primera dosis reconoce que sigue haciendo la misma vida que hasta ahora, pese a lo cual algo sí parece haber cambiado. "Sí tengo que decir que duermo mejor", admite.


Natalie Dorado, servicio de ayuda a domicilio 

"Sería voluntaria para la otra dosis con AstraZeneca"

Natalie Dorado y su hija damaris Carballo posan cerca del varadero de barcos de Burela - foto: jm alvezComo personal del servicio de ayuda a domicilio de Burela, Natalie Dorado recibió la primera dosis de AstraZeneca el 17 de febrero y tendrían que ponerle la segunda en mayo, así que es de esas personas que viven en la incertidumbre de no saber que pasará. "No sabemos que harán con nosotros, pero yo tengo claro que quiero la segunda dosis de AstraZeneca, no quiero que me pinchen con otra vacuna y tampoco quedarme con una sola dosis", asegura y subraya que si tiene que "ser voluntaria para ponerme AstraZeneca, lo soy y firmo donde haya que firmar". 

Reconoce que no tiene miedo a la vacuna, a pesar de que la reacción a la primera dosis fue bastante fuerte.


José Franco Criado, Protección Civil 

"Pasé el covid y aún así tuve claro vacunarme"

José Franco"La solución a esto, nuestra única esperanza, es la vacuna, para alcanzar una inmunidad de rebaño que nos permita restablecer la vida normal", asegura el presidente de la agrupación provincial de voluntarios de Protección Civil y de la de Vilalba, José Franco, que ya recibió su primera dosis pese a haber pasado ya la enfermedad. "Pasé el covid y a lo mejor no tenía necesidad de vacunarme, pero lo tuve claro desde el principio", señala. 

La oportunidad le llegó al ser miembro de un colectivo considerado esencial. "Hicimos muchos servicios a domicilios de positivos. Aunque tenemos un protocolo que funciona, ya que solo yo me contagié, así vamos un poco más protegidos", dice.


María Jesús Rodríguez, médica 

"Esta vacuna es una alegría y una esperanza"

María Jesús Rodríguez"La vacuna era algo muy esperado y deseado. Todos aquí estábamos pendientes del inicio de la campaña, tanto trabajadores como usuarios", explica María Jesús Rodríguez, médica de la residencia de As Gándaras. 

Si la población general contempla la vacunación como una posibilidad de regreso a la vida normal, no es de extrañar que en una residencia cuando llegó el momento se viera "como una alegría y una esperanza", admite la doctora Rodríguez. Al margen de la tranquilidad que da para trabajar en un centro así, reconoce que en su vida diaria poco ha cambiado el hecho de haberse vacunado. "A mi madre sigo visitándola con mascarilla", apunta.


Amador Amaro Cendán, jubilado 

"No tuve ningún efecto. Es como la de la gripe"

Amador AmaroAmador Amaro Cendán vive en la residencia de As Gándaras y cumplirá 90 años en unos meses. Tuvo muy claro que se quería vacunar. "Es como la vacuna de la gripe. No tuve ningún efecto. De la misma manera que cada año me pongo la vacuna de la gripe me puse esta, igual", explica. 

Cuenta que en el centro se vacunaron "todos". "Sí que tenía ganas de que nos pusieran la vacuna, por no sufrir, ni yo ni la familia". 

Aunque poco a poco se van aumentando las salidas en las residencias, explica que el comportamiento de trabajadores y usuarios no ha variado después de la vacunación. Se siguen manteniendo todas las medidas preventivas como hasta entonces.


Mª Inés López González, residencia de Sarria 

"La esperanza que tenemos es la vacuna"

Inés LópezMaría Inés López González, de 87 años y usuaria de la residencia de Sarria, no tuvo ninguna duda en ponerse la vacuna. "No he sentido nada, solo el pinchazo, como si fuera el de la gripe. La esperanza que tenemos, por mí, por mi familia, por mis nietos y por todos, es la vacuna", afirma. 

La residencia, en la que María Inés ingresó en septiembre y donde dice estar "muy contenta", sufrió a principios de año un brote de covid que también le afectó. En su caso, no tuvo sintomatología y estuvo "más preocupada de los demás que de mí", cuenta la sarriana, quien "aconsejaría a todos los mayores" la vacunación.


Leticia Reboredo Bonilla, auxiliar de clínica Álvarez 

"Prefiero que la segunda dosis sea de AstraZeneca"

Leticia ReboredoComo asistente sanitaria en la clínica de cirugía plástica Álvarez y Asociados, Leticia Reboredo Bonilla, de 25 años, sabía que se vacunaría mucho antes que la mayoría de jóvenes de su edad. "Tenía muy claro que me pondrían Astra-Zeneca, y aunque al principio eso me preocupaba un poco, después ya vi que las reacciones adversas se dan en casos muy excepcionales, por lo que cuando me llamaron para pincharme no me lo pensé". 

Leticia está ahora a la espera de la segunda dosis. "No sé que estrategia seguirán, pero yo prefiero que me la pongan de la misma marca que la primera. Creo que es lo mejor".


José Manuel Moure, bodeguero de O Saviñao 

"Falamos de solidaridade e de seguridade"

José Manuel MoureJosé Manuel Moure, de 64 años, es uno de los propietarios de Adegas Moure, una empresa vitivinícola enclavada en O Saviñao. Hace dos semanas que se puso la primera dosis de AstraZeneca. Dice mostrarse encantado de haber participado en la vacunación como "un exercizo de solidaridade para aumentar a seguridade e acabar con esta lacra". 

Añadió que está a la espera de que lo llamen para darle la segunda dosis, pues no tiene miedo ninguno a esos efectos secundarios "que non paran de meternos polos oídos, cando os beneficios son maiores que os riscos", destacó.


Piedad Iglesias, SAF de Guitiriz

"Mantemos as medidas, pero tes tranquilidade"

Piedad IglesiasPiedad Iglesias, trabajadora del SAF de Guitiriz, recibió la primera dosis de AstraZeneca y aún nos sabe si recibirá una segunda de otro laboratorio o se queda solo con esa. Pese a los temores y suspicacias que tuvo inicialmente, y a sufrir efectos secundarios como fiebre o cansancio, "nada grave", está "moi contenta" de estar vacunada. 

"Traballo con maiores e seguimos usando as medidas de protección, pero vas con máis tranquilidade e con máis seguridade", dice, asegurando que "pensar individualmente é egoísta", ya que "canta máis xente se inmunice antes poderemos volver á normalidade".

Casi el 30% de los lucenses ya tiene una dosis de la vacuna
comentarios