Las amenazas de los falsos rusos de una firma de morosos se hacen virales

Al vídeo intimidatorio publicado en la web de El Progreso, con gran eco en la red y en medios nacionales, se suma un audio en el que se habla de violar a la mujer y a la madre del cliente
Amenazas

AmenazasLas amenazas de imitadores de mafiosos rusos vinculados a una firma de cobro de morosos contra la madre y la mujer de un cliente se hicieron virales. El vídeo remitido a la persona que denunció a El Buda del Moroso por amenazas, publicado en la página web de El Progreso, tuvo una amplia repercusión en las redes, al igual que en televisiones y radio de alcance autonómico y nacional. A esta truculenta grabación se unió un mensaje de audio en el que dos personas amenazan con agredir sexualmente a la mujer y a la madre del denunciante, con palabras muy soeces y despectivas hacia ellas, mientras dan a entender que se dirigen a sus domicilios.

-"¿Dónde estás hombre?. ¡Búscalo ahí, Borislaf", dice uno de los autores del audio. -"Voy a busca este hijoputo", responde su cómplice. -"Espera tú en casa de su mamá que voy yo A Corrruña", afirma el primero. La conversación continúa, con más insultos y aberrantes comentarios dirigidos a la esposa y a la progenitora del amenazado.

El contenido del audio va en la línea del vídeo en el que los delincuentes graban su llegada a un municipio del norte de Lugo donde reside la madre del profesional de origen lucense, afincado en A Coruña, que interpuso cuatro denuncias por coacciones y amenazas contra Gestión Reina de Galicia, responsable de la marca El Buda del Moroso. Tres de ellas fueron registradas ante la Guardia Civil en la provincia de Lugo y otra, por destrozos en un despacho de su propiedad, en la comisaría de la Zona Sur de A Coruña.

Desde El Buda del Moroso señalaron a este periódico que la empresa pretende cobrar sus honorarios por la anulación del contrato por parte de la persona que requirió sus servicios. Reprochan el envío del vídeo por parte de un empleado, que fue despedido tras admitir el hecho. También insisten en que las noticias que se suceden en los medios, a raíz de las exclusivas publicadas por este diario basadas en denuncias presentadas ante la Guardia Civil, "no tienen nada que ver con los modos y maneras de proceder de esta empresa", a la que consideran víctima de una "campaña de desprestigio".

"Sabemos que nuestro trabajo no es agradable, pero no podemos permitir que se nos tache de delincuentes", indican desde Gestión Reina Galicia.

MODUS OPERANDI. La opinión del bufete que defiende al autor de las denuncias es radicalmente distinta. "Hay pruebas más que suficientes que evidencian que nos encontramos ante un modus operandi de este tipo de empresas. No es un caso de amenazas aislado, producto de la agresividad de una sola persona, sino una serie de acciones que siguen una pauta intimidatoria", según explica la letrada encargada del caso.

Y esa forma de actuar se extendió más allá del entorno familiar del cliente y llegó a alcanzar a sus abogados.

Esta letrada precisa que el despido de un trabajador es una forma de reconocer que se actuó de una "forma agresiva e inadmisible" en las grabaciones contra familiares del denunciante, "aunque está claro que en la grabación intervienen dos personas, y no solo una". Pero a la vez, la abogada entiende que "echarle la culpa a un único individuo constituye un intento de encubrir una sucesión de actuaciones denunciables".

La abogada del denunciante aclara que, a raíz de que comerciales de El Buda del Moroso amenazasen a la persona que le debía 8.500 euros, "nuestro cliente decidió prescindir de sus servicios porque estaba en desacuerdo con su proceder y entendemos que está en su derecho".

El pago de honorarios tras la rescisión del contrato es una cuestión negociable, pero que en este caso se añade la gravedad de las formas de exigirlo, que provocaron que el denunciante y su madre precisasen de atención médica por ansiedad.