Vecinos de O Corgo piden arreglar la vieja vía del tren de Maceda a A Pobra

El antiguo trazado del ferrocarril tiene todavía el balasto y está cubierto por la maleza, por lo que es impracticable. El Concello dice estar abierto a su acondicionamiento si se lo cede Adif
Uno de los tramos de la antigua vía del tren, a su paso por O Corgo. EP
photo_camera Uno de los tramos de la antigua vía del tren, a su paso por O Corgo. EP

Vecinos de O Corgo y colectivos de ciclistas demandan que se acondicione la antigua vía del tren entre Maceda y A Pobra de San Xiao, en Láncara. Apenas tres kilómetros que quedaron liberados del uso ferroviario en 2018, cuando se puso en marcha la variante, y que, desde entonces, están abandonados e impracticables.

El tramo tiene todavía el balasto, ya que solamente se extrajeron las traviesas y los raíles, lo que dificulta cualquier intento de limpieza más allá de los márgenes, tal y como reconoce el regidor de O Corgo, Felipe Labrada. "O Concello se ten que limpar, limpará algunha zona puntual á beira das casas, pero non na propia vía", añade.

En A Pobra de San Xiao se logró la desafección de 21.000 metros cuadrados de vía, estación y almacén

Los vecinos instan a retomar las conversaciones con Adif para buscar una cesión o una expropiación de los terrenos que le permita al gobierno local actuar sobre la antigua línea férrea y así, en un futuro, convertirla en una vía verde como la que se proyecta en A Pobra de San Xiao tras la desafección de los 21.000 metros cuadrados de trecho urbano —entre los dos pasos a nivel—, la estación y almacén. Aunque todavía no está rematada, ya se emplea para pasear y circular en bicicleta.

Felipe Labrada recuerda que hace años hubo contactos telefónicos con Adif para abordar el uso y gestión de esta zona, pero "solicitábannos unhas taxas anuais por quilómetro moi importantes, inasumibles para as arcas municipais. E non me parece de recibo ter que pagar unha renda e, ademais, asumir a limpeza e o arranxo para facela vía verde". Con todo, admite que "está aberto a que Adif nos ceda eses terreos, ou incluso a unha expropiación, aínda que a propiedade non a precisamos".

En 2018, los alcaldes de Láncara, O Corgo y O Páramo trataron de lograr los terrenos y financiación para su acondicionamiento

Los intentos de rehabilitar este trecho se remontan a hace seis años, coincidiendo con el arranque de la variante que, tras una inversión de 90 millones y más de una década de obras, permitió eliminar 14 pasos a nivel y sacar el tránsito ferroviario de A Pobra. En aquel momento, los por entonces alcaldes de Láncara, O Corgo y O Páramo, Darío Piñeiro, José Antonio Ferreiro y Gumersindo Rodríguez, se unieron para tratar de conseguir los terrenos y la financiación para su arreglo, pero las negociaciones solo dieron fruto en el tramo urbano lancarés.

Dar valor al entorno

Los vecinos y ciclistas insisten en que acondicionar ese trazado no solo prestaría "un gran servizo" a la parroquia de Maceda, ya que la comunicaría mediante una senda con A Pobra de San Xiao, sino que implicaría una revalorización del entorno. Recuerdan que el tramo tiene un "interese especial", ya que la vieja vía del tren cruzaba tres ríos, el Neira, el Tórdea y el Maceda a través de unos puentes que "superan amplamente os cen anos".

Comentarios