jueves. 15.04.2021 |
El tiempo
jueves. 15.04.2021
El tiempo

Ubaldo de Azpiazú Artazu

Ubaldo_Azpiazu_Artazu_CROMO

Ubaldo de Azpiazú, introductor en España de la Carta Magnética 

Diputado radical, dio el empujón para que se aprobasen las Casas Baratas

El Progreso 03/03/2021

LOS AZPIAZÚ SON de Santander. Ubaldo senior, tío de nuestro personaje, era gobernador interino de Zamora hasta ser nombrado secretario del Gobierno Civil de Lugo en 1879, pero Ubaldo junior, de Azpiazú Artazu (Lugo, 1875), nace y se cría aquí. 

El chaval estudia en el Instituto lucense con buenas notas y se hace ingeniero militar. Muy joven será elegido con otros tres colegas _ Cisneros, Fort y Gil _, para estudiar por Europa adelante los sistemas para crear las Cartas magnéticas. Escogen y adoptan en España el del prusiano Max Eschenhagen. 

Lo reencontramos en Lugo el año 1910. Está al frente de trabajos geodésicos como ingeniero geógrafo. Tres años después solicita sin éxito la concesión del servicio de un tranvía eléctrico entre Algeciras y la Línea de la Concepción. Ya en 1919 es el ingeniero contratado por el Ayuntamiento de Lugo para que resuelva el atolladero del alumbrado público que se reduce a contratar 300 caballos a la compañía Electra del Tronceda. Visto así no parece un gran problema, pero lo que allí hubo fue de órdago. La cosa acaba bien porque al año siguiente le ofrecen un homenaje a orillas del Miño, “en el pintoresco lugar de la Aceña de Castro Romay”.

Ubaldo será el padrino de Antonio Azpiazú Tato, hijo de un hermano y de Adela Tato, que será militar como él.

Siendo ya coronel de Ingenieros, ayuda a una presidiaria que acaba de dar a luz en la cárcel y obsequia con un almuerzo a los niños y niñas de la Casa de Beneficencia cuando se encuentra en Lugo o en el balneario de Guitiriz, donde el año 1923 imparte su conferencia sobre Magnetismo terrestre a petición de los agüistas.

El Círculo das Artes de Lugo le pide que repita la conferencia en sus salones y cuando acepta, hace un comentario que hoy le costaría las orejas, pues anuncia que será ameno sabiendo que asistirán mujeres y niños, para que no se aburran.

Lo introduce Antonio de Cora, el presidente, y entre el público están Aranguren Roldán, el protagonista del libro de Lorenzo Silva; el padre de Bal y Gay, Pepe Benito, Neira Pedrosa... el todo Lugo.

En 1927 es nombrado miembro de la Junta de Investigaciones Científicas. En Lugo lo tratan de “hijo predilecto”, sin que hayamos localizado tal nombramiento. También asciende un año después a inspector general del Cuerpo de Ingenieros.

Cuando el Teatro Real cierra por obras, Primo de   Rivera, encarga a varios melómanos como él la organización de unas temporadas de ópera en los   teatros Apolo y Zarzuela.

El día en que se proclama la república se encuentra, primero en casa de su amigo Miguel Maura, y luego en la del general Sanjurjo, director general de la Guardia Civil y también amigo. Después se verá acusado de participar en la sanjurjada.

Secretario de Lerroux, se presenta a las Constituyentes del 31 con los radicales Recasens Siches y Lladó Vallés y es elegido. Luis de Armiñán escribe de él que siendo feo, bueno, caballero, activo e inteligente, “basta serle presentado para que se haga amo del cotarro”. “Tiene en Madrid  tal número de amigos que si él se propone reunirlos puede que sacase más votos que los que ha logrado en Lugo”. A Azaña no le hace tanta gracia.

Como diputado se preocupa por los regadíos y la ganadería gallega, de hecho es autor del proyecto de conducción de aguas del Alto Guadiana a la provincia de Alicante. Vuelve a ser elegido en 1933, pero fallece en marzo de 1934.

Una de sus últimas gestiones a favor de Lugo es ayudar a que salga adelante el proyecto de las Casas Baratas.

Ubaldo de Azpiazú Artazu
comentarios