¿Qué fue de... Abilio Alves, fundador del pub Atalaia

A los siete años ya estaba vendiendo helados en Los Lobos, el bar de sus padres. Tiempo después creó un pub que hizo historia en Ferreira
Abilio Alves, delante del Pub Atalaia. J Mª ÁLVEZ
photo_camera Abilio Alves, delante del Pub Atalaia. J Mª ÁLVEZ

Abilio Alves tiene problemas de salud pero buena memoria. Recuerda muy bien cómo fue la historia del pub Atalaia de Ferreira, que él abrió "no boom dos pubs, e foinos moi ben". Y tanto que les fue bien. Él cree que hay varios motivos para haber conseguido el éxito. Uno es que "daquela, abrimos en novembro do 1989, saíase moito máis que agora e había máis xente. Entre Alfoz e Ferreira eramos máis de seis mil persoas e agora seremos catro mil. Pero los que había tenían dos cosas en más abundancia que ahora: "Diñeiro e alegría no ambiente". Cuenta que había más dinero circulando, con Alúmina a todo meter y el mar dando dividendos, "e así foinos ben moito tempo".

Pero también se lo trabajó, porque cuenta que hicieron "moitas festas". "E fomos probando cousas como maratóns de futbolín, aos que viñeron os campións de España, ligas de tute, dominó, festas do pixama, bailes de disfraces... Tamén tivemos un equipo de fútbol sala moi bo co que iamos por toda A Mariña", asegura. Y música y actuaciones en directo, claro: "Aquí veu A Fuga, Carlos Blanco, Quico Cadaval... Moita xente".

Eran épocas de compadreo como muestra que el " de septiembre, con las fiestas de Ribadeo finiquitadas, "viña aquí bastante xente, como os do pub Ribanzo, que ese día pechaban". Todo ello lo recuerda con cariño Abilio porque está convencido de que "eran moi bos tempos" y concede que "a min sempre me gustou máis a noite que o día, así que o levei ben. Pero hai que dicir que isto de levar un pub, a hostelería en xeral, ténche que gustar. Supoño que como todos os traballos, pero este máis, porque che esixe moito. Pero eu estaba encantado porque me gustaba moito e levámolo pasado moi ben". En aquellos tiempos detectó un cambio de tendencia: "Cando abrimos había máis xente os domingos, pero enseguida vimos que pouco a pouco había menos, pero máis os venres. Eso foi cambiando, os venres subiron moitísimo".

Además, su pub era el punto de partida para mucha gente "que ía saír á movida que había en Burela e antes tomaban algo aquí. Logo, cando volvían, era raro que non pararan aquí outra vez". Y cuenta muy orgulloso que en el Atalaia inventaron algo que acaba de cumplir 25 anos: a concentración de motos". "Ocurréusenos a Andrés de Vilas, Hermes, Roberto e a min. Eles tiñan moto e fomos ver a de Mondoñedo. Pensamos entón que por que non facela aquí. Puxémonos a iso e saíu ben, pero porque esta xente fai un gran traballo. E dá gusto ver a Ferreira cando se celebra a concentración. Acórdome de que nos acusaban de que só levabamos a Ferreira ruído, e agora mira en que se converteu. Pero si, é a base do traballo que fan, que é extraordinario e agardo que siga así".

comentarios