martes. 02.03.2021 |
El tiempo
martes. 02.03.2021
El tiempo

A Pontenova mantiene el pulso pero teme un futuro con incertidumbres

Horno restaurado recientemente en A Pontenova, en el marco de un proyecto turístico . D.V.
Horno restaurado recientemente en A Pontenova, en el marco de un proyecto turístico . D.V.
El único concello mariñano que no ha sufrido cierres perimetrales tras el confinamiento también ha visto afectado su ritmo de vida. El regidor ve menos alegría entre sus convecinos

La pandemia ha alterado el ritmo de vida en todas las localidades, incluso en aquellas más pequeñas que no han sufrido ningún tipo de restricción especial desde el inicio del desconfinamiento. Este es el caso de A Pontenova, un concello que también se libró del cierre perimetral de A Mariña en julio al pertenecer al distrito sanitario de Lugo capital.

Pese a que la incidencia se ha mantenido baja en el municipio pontenovés, los efectos del covid también se han dejado notar en los hábitos de la gente. "Aínda que non houbo moito problema de contaxios, si que influiu bastante e hai menos movemento", apunta el regidor, Darío Campos.

Todo el mundo ha visto cómo su día a día ha ido cambiando: "Si que houbo un cambio de vida, sobre todo no tema do ocio e de saír a tomar algo. A xente agora queda moito máis na casa e iso nótase na hostalería e no ambiente".

El alcalde pontenovés alaba el comportamiento de sus vecinos. "O comportamento da xente foi bo e estoulle agradecido á poboación porque iso axudou a que non houbera que impoñer ningunha medida máis drástica", destaca.

A Campos le preocupa la situación que están atravesando los autónomos del municipio, en un lugar que con el paso de los años y el aumento de la despoblación ha ido perdiendo servicios

Desde el Concello también se amoldaron para evitar actos que pudiesen generar aglomeraciones y contagios. "Por responsabilidade cancelamos case todas as actividades culturais e deportivas. Cremos que o máis importante agora mesmo é a saúde e que sen estas actividades podemos vivir durante un tempo. Apostamos por non facer demasiadas cousas para que non houbera perigo de que se converteran en fontes de contaxio. As consecuencias que está provocando o que pasou no Nadal é unha boa mostra e temos que aprender dos erros". "Seguramente non estibo ben abrir tanto a man, porque todo o mundo sabía o que ía pasar e agora imos estar case cerrados varias semanas", sostiene.

A Campos le preocupa la situación que están atravesando los autónomos del municipio, en un lugar que con el paso de los años y el aumento de la despoblación ha ido perdiendo servicios. "Non tivemos peches de empresas nin de locais, pero algúns están traballando a medio gas e, aínda que o paro non aumentou moito, é posible que o acabe facendo se a situación se alonga moito. Se isto pasa, a xente terá que buscarse a vida e non sería boa noticia que perdéramos máis poboación", teme.

ÁNIMO TOCADO. El regidor detecta el ánimo cada vez más bajo entre algunos de sus convecinos. "A xente está parada, triste e sen moito ánimo porque non ten esa alegría de poder saír á rúa con liberdade. Os contactos redúcense e hai persoas con problemas de estrés, ansiedade ou para durmir. A xente pensa na economía e en que apenas pode saír da casa e non é fácil. E logo están os rapaces, que o están levando bastante ben, pero é un pouco triste que non poidan ir de festa, practicar deporte en equipo ou facer cousas propias da súa idade. Supoño que tamén lles pode estar afectando a nivel de estudos e demais", analiza.

Campos considera que esta pandemia va a traer grandes cambios en el consumo. "A xente está gastando menos porque apenas hai eventos. O maior gasto está sendo en comida e bebida, dado que estamos consumindo menos nos bares. E logo cambian as formas de compra, coa entrada de internet. Sobre todo está comprando aí a xente nova, pero tamén xa empeza a haber maiores. Un dos grandes cambios que se vai producir será no comercio", vaticina.

A Pontenova mantiene el pulso pero teme un futuro con incertidumbres
comentarios